Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas

Carta de una desconocida, de Stefan Zweig

6/17/2015 1 Comment

Leí este librito casi por casualidad, puesto que vino a reemplazar a otro que tenía previsto leer dentro de una serie de lecturas programadas y que fue descartado colectivamente ante el temor de tener que enfrentarnos a un pestiño. Y luego lo leí en medio de otra lectura, esta vez de un libro que fue un aburrimiento confirmado. Así es que esta 'Carta de una desconocida' es como un remedio ante el tedio, previsto o real, pero en todo caso, un buen remedio.

Zweig es una garantía, siempre. Se trata de un escritor ameno, elegante, que te atrapa tanto si te cuenta una biografía como las novelas y relatos, tanto si narra sus memorias como en un ensayo. Tiene esa capacidad, no muy corriente, de tratar al lector con respeto, de no marearle con artificios, de contarle las cosas con sencillez pero sin descuidar la estética y sin olvidar el compromiso literario. Sus historias siempre contienen una reflexión previa, o al menos esa es mi sensación, porque los personajes y los relatos tienen un carácter marcado, observado, y se advierte un cierto gusto por el retrato psicológico.

'Carta de una desconocida' cuenta, en poco menos de 60 páginas, la historia de una mujer enamorada de un escritor, casi obsesiva, que guarda una extraordinaria fidelidad a su amado en secreto, en la sombra, en silencio, sin dejarse ver ni manifestarle su amor cuando aún puede, que es mientras está viva. Sólo cuando sabe que va a morir, le escribe una larga carta en la que le advierte que sólo la leerá si ella, finalmente, ha muerto. Y en esa carta, ella le confiesa su amor y sus encuentros a lo largo de la vida. “Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez...”, pero en realidad, sólo es ella la que habla. En silencio, escondiéndose, ha amado al escritor desde que era una niña. Su silencio sólo puede interpretarse como un acto de generosidad, una mezcla de inseguridad y de fascinación, la voluntad de no perturbarle para que él pueda continuar siendo como siempre ha sido, para que él no cambie “su vida luminosa” y no rompa el hechizo que la ha enamorado a lo largo de toda su vida. Para no hacerle daño con su ausencia, ni con su abandono, ni con su muerte.

'Carta de una desconocida' es una larguísima carta de amor, y es también el resumen de una vida. Pero es también un libro muy interesante. Léanlo si se lo encuentran.

Carta de una desconocida. Stefan Zweig, Editorial Juventud. ISBN: 978-84-261-0946-0. Barcelona, 2013. 72 páginas. 8 euros. COMPRAR 'Carta de una desconocida' en Amazon.

Yo también creo en los fantasmas, de José María García García

3/16/2015 1 Comment
—Si usted hubiera visto, como yo he visto en una sala de terapia día tras día, que los pensamientos negativos de una persona son entidades fantasmales que los dañan.
—¿Fantasmas?
—No, como entidades fantasmales. Usted no puede entender la importancia que para la persona tendría imaginárselos como tales. Visualizándolos, sabiendo e imaginando que están ahí, podría combatirlos con más fuerza, podría erradicarlos. Cada vez que tuviera un pensamiento negativo podría imaginar cómo éste le acompaña martirizándolo, apuñalándolo, matándolo poco a poco. No se imagina cómo la persona podría ganar en distanciamiento para dejarse succionar por sus ansiedades, pensamientos tóxicos. Podría vencerlos si los viera, si los imaginara como yo. El mundo tiene que saberlo, ayúdeme a denunciarlos, a llevarlo a los medios de comunicación. No es una conspiración, es producto de la ignorancia.
La grandeza de José María García García como terapeuta no conoce limitaciones. Esa magnífica sensibilidad y entrega es la que le ha granjeado el conocimiento para presentarnos otra maravillosa obra con la que acerca su idea de terapia; de cómo puede darse la transformación de los miedos en luces para nuestra vida; de cómo él cree firmemente en la grandeza del ser humano para eliminar sus fantasmas y sacar lo mejor de él mismo.

Tal y como se aprecia en el fragmento inicial destacado, en nuestro interior habitan fantasmas. Y todos creemos en ellos. En lo que nos dicen, en cómo nos lo advierten, en los límites que nos marcan. Y por ello, el primer paso, como reza el título de la obra, es reconocer que uno les tiene fe, y que nuestra vida muchas veces está controlada por estos seres semipresenciales, que parecen hibernar en ocasiones para despertarse luego enfurecidos reclamando pleitesía. Estos fantasmas tienen su origen en las experiencias de la vida; en temores de la infancia avalados por regímenes educacionales exentos de amor y comprensión; en la falta de apoyo a cada uno de nuestros intereses y la ridiculización de los mismos por parte de aquellos que nosotros amamos y pensamos que nos avalan.

Pero en este libro, como en su anterior obra —'Lo fácil es sufrir', Alegoría, 2013— José Mª García nos enseña que la salida existe, y va acompañada de luz. El primer paso, como ya se ha comentado, es el reconocimiento pero —y éste es el gran acierto del leitmotiv del libro— también la asunción del carácter incorpóreo de los personajes. Desde este estado puede apreciarse mejor su potencial desintegración. El trabajo corporal —la línea bioenergética es la trabajada por García—, la conexión desde los afectos con el presente y su incardinación en lo real; la toma de conciencia del poder de nuestros afectos para salvarse, para saber de la validez de sí mismos y encontrar la manera de salir a flote y demandarlo, son las claves terapéuticas propuestas por el autor. Respirar el miedo para respirar confianza en su descomposición.

Todo ello va acompañado de la interconexión conceptual, no sólo con la psicología, sino también con las nociones básicas de la filosofía y la religión; el amparo de los grandes maestros para hablar del amor y la fe —en el ser humano, en la vida— como claves salvíficas de nuestra existencia. Y, magistralmente, con la misma fuerza con la que su palabra sabe transmitirlo, vertebrado en la creencia de que una vida feliz es posible y merecida por cada uno de nosotros.

El mercado está fatal, de Alena Kh

11/26/2014 2 Comments

Creo en los portazos, en los encuentros inesperados, en las copias de llaves y en las empresas de mudanzas. Creo en pintar las paredes y llenarlas de grietas repletas de nostalgia.

No sé muy bien cómo, cuándo, ni bajo qué circunstancia llegué al blog de Alena. Me imagino que saltando de un sitio a otro, clickando de aquí a allá buscando algo interesante, de repente me paré ante la imagen de dos cepillos de dientes cruzados y un título más que sugerente: Intersexciones. Ante ese ingenioso juego de palabras una no puede más que pararse y leer. 

Muchos de vosotros seguro que conocéis el blog, pero seguro que hay muchos otros que no, así que os presento. Intersexciones es para mí uno de los blogs de más calidad que existen actualmente en la blogosfera y es, desde hace varios años, uno de mis blogs de cabecera. La temática del blog son las relaciones humanas, especialmente las relaciones sentimentales, aunque también se habla sobre amistad, familia, sexo y demás paranoias mentales que a las personas se nos puedan pasar por la cabeza.

Os estaréis preguntando que por qué estoy hablando de un blog. Pues porque ese blog tan querido ha pasado de la pantalla a la tinta dando lugar a un libro: El mercado está fatal: La guerra de las relaciones. 


Alena Kh, la autora del libro y del blog, se define a sí misma en éste último como la ex-soviética, la ex-esposa y la ex-bailarina. Alena es rusa, pero hace años se enamoró de nuestro país y decidió venirse a vivir aquí. Y al principio no entendía nada. Normal. La forma de relacionarse de la gente aquí era absolutamente diferente a la de su país natal. Según sus palabras, aquí la gente nunca decía lo que pensaba y nunca pensaba lo que decía. Somos un país tremendamente complicado y diferente del resto, de eso no hay duda. Spain is different.

En El mercado está fatal Alena intenta aportar algo de luz a todas nuestras ralladas mentales acerca de las relaciones. El libro está convenientemente dividido en cuatro partes: "No tengo pareja", "Me estoy enamorando", "Tengo una relación" y "Me estoy separando". Es imposible no encontrar tu lugar entre sus páginas. Es más, te encontrarás en muchas de ellas y te reirás de ti misma. Hablo en femenino porque la autora dedica el libro a todas las mujeres que se sienten algo perdidas, por lo que se podría considerar un libro dedicado a mujeres, aunque pienso que a un hombre le resultaría igualmente útil e interesante. No somos tan diferentes, de verdad.

Alena escribe con su característico estilo, un estilo directo, con un lenguaje muy coloquial que podríamos considerar de conversación informal entre amigos, lo cual no resta calidad literaria a sus textos, sino todo lo contrario. Siempre me ha fascinado lo bien que escribe y la capacidad que tiene para saber contar y simplificar nuestras complejas emociones. Uno de sus fuertes son las comparaciones, algunas de ellas realmente brillantes: el símil entre una relación tóxica y la adicción a fumar, la comparación entre las relaciones de larga duración y el ver una ciudad con ojos de ciudadano o de turista, o cuando compara el día que se le quedó el dedo atrapado en el fregadero con la relación atascada de una de sus amigas. 

¿Es esencial tener pareja para ser feliz?, ¿cómo sé que estoy preparada para una relación?, ¿sigo alguna estrategia para gustarle más?, ¿sexo en la primera cita, sí o no?, ¿dónde está el límite entre “yo” y “nosotros”? o ¿qué hacemos con los amigos en común? Seguro que te has hecho alguna vez muchas de estas preguntas, o te ha pasado algo de esto: creo que podría ayudarle a superar su ruptura, no consigo olvidarle, hemos perdido la chispa, acabo de enterarme de que está casado o dice que le gusto, pero siempre está ocupado para vernos. Y así hasta 72 capítulos llenos de historias que la autora ha ido recopilando a lo largo de 10 años de amigos y conocidos. En este libro encontrarás las respuestas a todas esas preguntas que siempre te has hecho sobre, por qué no llamarlo así, el amor. ¿De verdad el mercado está fatal?

...

...


     INMA HERENCIA
                                                               

Un Manual de Vida, de Epícteto

4/01/2014 Comenta

Una de las muchas cosas que me enseñó el gran Jesús Rincón, fue Un Manual de Vida, de Epícteto. Nunca fui muy dada a la filosofía estoica, porque solía pensar que la resignación básica que defendía su pensamiento no encajaba con mi manera de ver la vida; no contestataria, pero sí al menos luchadora. Hasta que descubrí a Epícteto y una idea de la vida que, si bien se establece desde el reconocimiento a lo dado más propio del estoicismo, también muestra la grandeza de todo aquel que asume su vida desde la celebración de lo inmediato, sin intenciones de redención bajo criterios externos.

Sorprende la actualidad de Epícteto, cuyo manual entronca con la psicología más actual, de tintes casi budistas, podría decirse –curioso es el capítulo dedicado al desapego de lo material y afectivo, en general-. En todo momento se guía por la máxima de no poder cambiar lo que te pasa, pero sí el modo en que lo analizas. Por ello define a la felicidad como la conjunción perfecta entre tres factores: la voluntad, las ideas que tienes respecto a las cosas que te pasan y el uso que haces de esas ideas. Por tanto, no luchas contra lo imposible, no sufres innecesariamente en pos de un destino diferente, ni te cobijas en soledades de autocompasión, sino que eres capaz de cambiar tu destino cambiando, únicamente, tu manera de enfrentarte a aquello que te ocurre. Así, entre otras muchas cosas, construyes la personalidad que quieres de ti mismo, sin dependencias externas, con la seguridad de ti mismo en cada momento. Recoge en numerosas ocasiones la idea de “construye tu propio mérito”. Hazte valedor de ti. Pero sin el soporte intelectual, o casi metafísico, de energías que fluyen y dan consistencia a lo real, sino tan sólo desde el poder de tu propio deseo, de convertirte en quien eres, bajo tu propio criterio, y no desde lecturas ajenas y engañosas. 

Epícteto, del siglo I d.C, alcanza en pleno siglo XXI toda la vigencia que su pensamiento demanda. Y empuja hacia adelante; hacia la plenitud de ser más nosotros mismos; “a partir de ahora, promete que dejarás de defraudarte a ti mismo. Sepárate de la multitud. Decide ser extraordinario y haz lo que tengas que hacer. Ahora.”


     CHARO BEJARANO
                                                               

Lo fácil es sufrir, de José María García García

1/07/2014 Comenta

Lo fácil es sufrir tiene una intención profiláctica, pero sin duda, es una denuncia. Denuncia la aclimatación al dolor en los seres humanos. La conformidad con la incomodidad pero, sobre todo, la ignorancia de otras opciones, como la de que es posible vivir más acordes con nosotros mismos. 

El problema de base que se nos plantea es que no reconocemos ese nosotros mismos, o lo que es peor, lo identificamos como sufrimiento, como si nuestro ser o nuestra esencia estuviese teñida de una mancha inicial, una tara, que nos impidiese ser felices y nos condenase, como la peor maldición de las posibles, a arrastrarnos en pos de algo llamado felicidad, que siempre parece ir por una senda diferente a la nuestra. 

José María García García es un magnífico terapeuta y su gran experiencia le ha llevado a escribir este maravilloso libro que, lejos de intentar ser un manual del happy end, pretende desnudar la condición humana que se ha impuesto en nuestra cultura occidental; ésa que vive en la culpa por no ser todo lo que se espera de ella y que se doblega al miedo, cercenando toda su energía. Y es que, de hecho, la línea de trabajo que propone García es la bioenergética, corriente humanista que trata al hombre no sólo desde su razón, sino también desde el cuerpo; es más, entiende al cuerpo como motor fundamental desde el que entendernos y entender nuestra relación con el mundo. Desde una perspectiva limpia, directa y basada en la comprensión de cualquiera de las cuitas que nos acechan, con un lenguaje claro y cercano, García divide su obra en dos partes; en la primera, nos plantea los pilares fundamentales de cómo entiende él nuestra pertrechada relación con el mundo, cómo olvidamos desde la más temprana infancia la capacidad de amar y de disfrute de la vida y cómo nos anquilosamos en exigencias dañinas. En esta primera sección, y con una riqueza cultural que engloba psicología, filosofía y religión, traza las claves del sufrimiento humano que tan inadvertidas nos pasan en general. La segunda parte está dedicada al trabajo de cada una de estas limitaciones; de cómo entender el cuerpo que ha de respondernos para salir de esa atrofia afectiva. De cómo entender, desde la vida, que lo fácil es sufrir, y que el verdadero trabajo es la conquista de uno mismo. 

Este libro es la defensa del hedonismo, en el sentido más positivo del término; aprender a disfrutarnos a nosotros mismos pero, sobre todo y como anticipo, aprender a identificar cuándo no lo estamos haciendo. Porque, al final, y como dice el propio García, “no pasa nada, sólo la vida”. 

Grandioso libro para todo aquel que quiera asomarse al reto de la autenticidad y el disfrute de sí. 


     CHARO BEJARANO