Los secretos del cole, de Éric Veillé

10/23/2015 Comenta

Hoy quiero presentarte un libro especialmente para ti, para todos. Y es que Los secretos del cole es un libro destinado a todos los públicos, porque seguro que o eres niño, o eres padre o madre, o eres profe, o tienes muy cerca a alguien que va a diario al cole. 

Inicialmente está pensando como libro infantil, gracias a las divertidas ilustraciones y al poco texto que presenta, pero en mi caso, leerlo como maestra le ha dado un punto fantástico al modo de ver mi profesión. Y estoy segura de que como padres de una criatura que tiene mil preguntas sobre el cole, es magnífico. Es más, puede ser una perfecta lectura conjunta entre padres e hijos.



Al abrir el libro nos encontramos con un fabuloso prólogo de El Hematocrítico (profesor de educación infantil en La Coruña) y con un dibujo de un niño cargado con muchas preguntas. Éric Veillé es el encargado de desvelarnos los secretos del cole y de responder a estas preguntas. 

Cómo no, hay que empezar por el principio de los tiempos y responder a la pregunta de «¿cuándo apareció la primera profe?». Los dibujos que muestran la evolución de la misma, a partir de un pez, son desternillantes. Si continuamos cronológicamente, el libro nos presenta a los diferentes habitantes del cole, que no solo son niños y profes, no. No podemos olvidar al conserje (según uno de los niños de mi clase es el único que trabaja en el cole, porque es el que hace las fotocopias, abre las puertas y riega las plantas), a la señora de la limpieza, a la directora o al inspector, del cual el autor hace una descripción sensacional que me tuvo riendo un cuarto de hora. El libro habla de qué ocurre cuando cae la noche (eso de que bajo tierra aparezca una discoteca para maestras es todo un puntazo, quiero saber dónde está la trampilla de mi colegio, gracias), habla del comedor (las cocineras cazan verduras, destierran san jacobos y tienen osos que las ayudan a remover la comida en las grandes cazuelas), nos cuenta qué ocurre con las faltas de ortografía, y nos muestra los entresijos de una excursión, que no es moco de pavo. Los números y las palabras también tienen su lugar en el cole (cómo no), y al final llegan las vacaciones. Pero ¿tú sabes qué pasa con la ropa que te dejas olvidada en el cole durante las vacaciones? 

Aparte de todo lo que os he contado, quiero hacer mención especial al apartado que Éric Veillé hace a las profes y a todo lo que son capaces de hacer. Admito que estas dos hojas me han dejado con la sonrisa en los labios. Y es que ser maestra no es fácil, por mucho que se diga eso de «¡qué bien viven los maestros!».

Un libro cargado de humor, de dibujos divertidos, de fantasía e imaginación. Un libro que contiene respuestas increíbles a esas preguntas que te surgieron cuando eras niño y nadie las supo contestar. Un libro para sonreír. Definitivamente, un libro para disfrutar.

Los secretos del cole. Éric Veillé. Blackie Books. ISBN: 9788416290369. España, 2015. 32 páginas. 14,90 euros. COMPRAR 'Los secretos del cole' en Amazon.

El universo fantástico del cómic, de Luis Gasca y Román Gubern

10/22/2015 Comenta

El universo de los cómics ha generado en poco más de un siglo una espectacular constelación de fantasías y mitos, que unas veces procedían de la tradición artística multisecular, pero en otras se forjaron como invenciones específicas para el nuevo medio. Así se codearon, desde sus primeras décadas, los seres fabulosos de la arcaica tradición grecolatina con los héroes lanzados a viajes espaciales, los centauros con los primeros astronautas, las walkyrias con los científicos perversos que aspiraban a destruir la civilización, por no mencionar el temprano despliegue de barrocas fantasías oníricas. Coetáneos del cine, los cómics gozaron de la ventaja de no estar sujetos a los imperativos del naturalismo fotográfico, que solo podía eludirse con laboriosos trucajes. De este modo forjaron sus estirpes visionarias que hoy nos siguen deslumbrando.

El género del cómic ha gozado de gran fama desde comienzos del siglo XX, pero hoy en día disfruta de una segunda juventud gracias a las adaptaciones cinematográficas, lo que hace que una mayor cantidad de público acuda a las viñetas en busca de nuevas historias. Pero ¿son realmente nuevas historias? ¿Hasta qué punto el cómic posee la originalidad pura? ¿El cómic posee elementos propios o todos han sido adaptados a la cultura pop desde otro lugares o tiempos? En El universo fantástico del cómic nos embarcamos en un viaje en el que se nos desmenuzarán y analizarán todos los elementos de este, desde su creación en el siglo XIX hasta la actualidad.

Esta obra de arte teórica viene de la mano de Luis Gasca y Román Gubern, ambos estudiosos de este género. En lo referente al cómic, Gubern ya ha trabajado en la historia de este género en otras ocasiones y realizado estudios sobre el lenguaje de este género, además de estudiar el lenguaje de masas y el impacto del cómic en otros géneros. Por su parte, Luis Gasca, pertenece a la primera generación de estudiosos del cómic y posee de las mayores colecciones del mundo.

La historia del cómic ha evolucionado desde la adaptación de mitos clásicos o representaciones culturales hasta la representación de la ciencia ficción y la cultura pop en su mayor esplendor. En esta magnífica obra se nos analizarán todos los elementos característicos del cómic a lo largo de toda su historia y las diferentes versiones y adaptaciones de las que ha gazado cada uno de dichos elementos. Encontramos la obra dividida en cinco partes: brujería y artes mágicas; divinidades, fantasías oníricas y espíritus; criaturas extraodinarias; objetos fantásticos; y otros lugares y otros tiempos. Sin duda alguna un índice muy completo desde el que acudir al lugar del que más curiosidad puedas sentir.

Dentro de este completo índice encontramos subapartados que nos harán disipar nuestras dudas con gran rapidez, ya que lo encontramos muy detallado y nos puede llevar a elementos tan precisos como las pociones mágicas, los dioses y mitos, la inmortalidad, el bestiario, medios de transporte e, incluso, al futuro, además de varios elementos más.

Este libro posee un volumen muy amplio, ya que son 408 páginas de información en las que encontramos cientos de imágenes que nos ayudarán a encontrar ejemplos de cada elemento del que nos hablan, lo que complementa la información haciéndola mucho más asumible para el lector del manual.

Suelo leer cómics con asiduidad y ya me había familiarizado con la procedencia y la evolución de varios elementos a través de la teoría literaria, sin embargo, nunca antes había indagado y aprendido tanto sobre el género como con este manual.

El universo fantástico del cómic. Luis Gasca y Román Gubern. Cátedra. ISBN: 978-84-376-3439-5. España, 2015. 408 páginas. COMPRAR 'El universo fantástico del cómic' en Amazon.

El pasaje, de Justin Cronin

10/21/2015 Comenta

No sé muy bien cómo empezar la reseña de este libro, puesto que tengo sentimientos encontrados con él. Es un libro sobre algo tan de moda como lo son los vampiros, pero no unos vampiros naturales, como los vistos hasta ahora en los libros de Anne Rice o Bram Stoker. De hecho se parte de una base sobre la que nadie había pensado: son producto de la manipulación genética que ejercen los humanos sobre una sustancia sudamericana generada por una especie de murciélagos. Es decir, dentro de este género, se le puede considerar algo novedoso. Y al principio pintaba bien.

Sin embargo, la lectura es algo liosa. Demasiados personajes con demasiadas historias interconectadas y, sobre todo, demasiadas interrupciones. Justo cuando empiezas a cogerle el ritmo a la narración, ésta se interrumpe con un flashback, o directamente pasa a otro personaje del que no has oído hablar o del que has leído veinte o treinta páginas antes. No me entendáis mal, no es que no me haya gustado el libro. La historia al final te engancha y te anima a leer su segunda parte (Los doce), y al hacerlo deseas que publiquen la tercera (La ciudad de los espejos). Pero, a ratos, su lectura puede resultar algo confusa, quizá para rodearnos de ese ambiente apocalíptico y tremendista en el que se desarrolla la historia. Y también por el uso del tiempo narrativo que hace su autor. Un uso que nos recuerda a la entrega por capítulos que puede tener cualquier serie de ciencia ficción actual.

A estas alturas os estaréis preguntando de qué trata la novela. La historia comienza en Sudamérica con una investigación científica. Su principal investigador se comunica con otros compañeros de Estados Unidos a través de mails y les va contando cómo el ejército empieza a meter baza en la investigación y cómo ésta va progresando. Algo ocurre con unos murciélagos (no os voy a dar muchos más detalles de qué, leedlo) que provoca una epidemia a nivel mundial en la que aparecen, en vez de los tan de moda zombis, doce vampiros jefes. Estos doce vampiros crean sus propios ejércitos y someten a la humanidad a una época de terror en la que los pobres humanos luchan por su supervivencia en pequeños núcleos. En medio de este caos aparece una niña que estuvo sometida a experimentos científicos y se convirtió en un puente entre los vampiros y los seres humanos. La niña es clave para muchos de los hechos que tienen lugar. Amy, que así se llama la niña, escapa de una hecatombe apocalíptica junto a su captor, Wolgast. Este agente del FBI desobedece deliberadamente todas las órdenes que le hacen llegar y se oculta junto a la niña en un bosque para sobrevivir a un holocausto nuclear. Lo que pasa a partir de ese momento, y el resto de personajes que van apareciendo, es digno de leer, porque por mucho que yo lo intente explicar, siempre se me escaparán pequeños detalles del siguiente libro, puesto que Justin Cronin no explica todos los hechos al inicio ni durante el desarrollo de El pasaje, sino que los va desgranando con suma tranquilidad y con cuentagotas en su narrativa. Hay que estar ojo avizor (como dice uno de mis personajes favoritos de la historia) a todos estos detalles para poder disfrutar realmente del uso lingüístico que el autor hace para contarnos esta historia tan novedosa, tanto en estilo como en trama.

No os cuento más. Leedlo, disfrutadlo y comentadme qué os ha parecido.

El pasaje. Justin Cronin. Umbriel. ISBN: 9788489367876. España, 2010. 1088 páginas. 24,50 euros. COMPRAR 'El pasaje' en Amazon.

Las lágrimas de Shiva, de César Mallorquí

10/20/2015 Comenta

Cuando Javier descubre que tiene que pasar el verano en casa de sus cuatro primas en Santander, entra en pánico. Acaba de cumplir quince años y las mujeres le dan terror. Ni siquiera la envidia del salido de su hermano mayor hace que sus perspectivas mejoren. Lo único que lo anima es que, ese julio de 1969, el Apolo 11 cumplirá con su misión espacial y la televisión retransmitirá la llegada del hombre a la luna. Un gran acontecimiento, aunque ni de lejos el más importante ni asombroso de todos los que vivirá Javier ese verano: recibirá la visita de un fantasma, resolverá un oscuro misterio familiar, sufrirá su primera resaca y se enamorará por primera vez.

Esta novela del escritor barcelonés César Mallorquí es entretenida, fresca y divertida. Ganadora del Premio Edebé de Literatura Juvenil en 2002, Las lágrimas de Shiva es una buena elección para un lector adolescente, pero también para el público adulto que quiera revivir el placer de la inexperiencia y la confusión que se siente al entrar en el mundo adulto, o que quiera evocar, con una sonrisa, lo que es tener las mejillas azoradas y el corazón desbocado por sentimientos tan desconocidos como incontrolables.

La dictadura franquista y la Guerra Fría son los dos telones de fondo en los que se enmarca la historia, y de vez en cuando salpican la trama mostrando al lector qué implicaba ser un adolescente en la España de Franco: tanto desde el punto de vista de Javier, apasionado por el desarrollo tecnológico y cultural que poseen en otros países; como desde el de Margarita, una joven revolucionaria, comunista y rabiosa por conseguir la libertad que la dictadura le niega.

Otra constante en la obra son las referencias a grandes clásicos de la literatura: Javier es un gran entusiasta de la ciencia ficción, que su prima Violeta detesta. Esto desencadenará un «duelo literario», en el que ambos intercambiarán libros para intentar enseñar al otro a «querer» sus obras favoritas (y del que el lector sale beneficiado con muy buenas sugerencias para saciar su avidez literaria, pues estos primos tienen muy buen gusto).

Un misterioso secreto familiar, una joya y una mujer desaparecidas, un amor imposible debido a dos familias enfrentadas (sí, como en Romeo y Julieta), la perturbadora presencia de un fantasma, una verdad que sale a la luz setenta años después… Las lágrimas de Shiva combina aventura, fantasía, drama e intriga. Pero, sobre todo, emociones: durante su estancia en Santander, Javier vivirá aventuras y aprenderá valiosas lecciones como el significado de la amistad, el amor, el odio y la libertad.

Las lágrimas de Shiva. César Mallorquí. Edebé. ISBN: 978-84-236-7510-4. Barcelona, 2015. 240 páginas. 9,95 euros. COMPRAR 'Las lágrimas de Shiva' en Amazon.

El amante japonés, de Isabel Allende

10/19/2015 Comenta

La historia de amor entre la joven Alma Velasco y el jardinero japonés Ichimei conduce al lector por un recorrido a través de diversos escenarios que van desde la Polonia de la Segunda Guerra Mundial hasta el San Francisco de nuestros días.
A los veintidós años, sospechando que tenían el tiempo contado, Ichimei y Alma se atragantaron de amor para consumirlo entero, pero mientras más intentaban agotarlo, más imprudente era el deseo, y quien diga que todo fuego se apaga solo tarde o temprano, se equivoca: hay pasiones que son incendios hasta que las ahoga el destino de un zarpazo y aun así quedan brasas calientes listas para arder apenas se les da oxígeno.
Este es el texto y el fragmento con el que la editorial Plaza & Janés presenta lo nuevo de Isabel Allende, El amante japonés: una historia de amor a través del tiempo.

Y seguramente tienen razón, la relación de Ichimei y Alma es la clave del relato, una relación que sobrevive más allá de la vida. La historia de amor funciona como columna vertebral, permitiendo que otras se entremezclen, dejando de ser una simple «historia a dos» para convertirse en un repaso de la Historia (con mayúsculas); aparecerá así la huida de los judíos polacos en vísperas del holocausto nazi, la increíble pesadilla de los americanos de ascendencia japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, la desolación de los países del Este tras la caída del comunismo y el doloroso drama de los abusos infantiles en los tiempos de internet.

Pero más allá del amor y de la Historia, esta novela de 350 páginas abre una puerta, más íntima y personal, a la reflexión sobre la vejez («la etapa más frágil y difícil de la vida, porque empeora con el paso de los días y no tiene más futuro que la muerte») y el modo en el que nos acercamos a ella, la manera en que podemos, o no, mantener el control de nuestros días y el espacio que los mayores ocupan en una sociedad cada vez más compleja.

Desde la perspectiva de sus 73 años y con una carrera literaria sumamente exitosa, Isabel Allende nos envuelve de nuevo en imágenes de plástica belleza y profundos contrastes, personajes femeninos llenos de matices y alguna concesión a la magia que, a pesar de la crudeza de parte del argumento, acompaña siempre a la autora, un modo de ofrecer consuelo en la desesperanza.

Puede que la historia de Alma no te conmueva, pero tras su lectura quizá mires con otros ojos a los mayores que te rodean, tratando de adivinar cuánta pasión late en sus recuerdos.

El amante japonés. Isabel Allende. Plaza & Janés. ISBN: 9788401015724. España, 2015. 352 páginas. 21, 90 euros. COMPRAR 'El amante japonés' en Amazon.

El espectro de Aleksandr Wolf, de Gaito Gazdánov

10/16/2015 Comenta
De todos mis recuerdos, del sinfín de sensaciones de mi vida, ninguno me resultaba más amargo que el recuerdo del único asesinato que había cometido.
¿Cuánto pesa un asesinato? ¿Se justifica por haber ocurrido en tiempos de guerra? ¿Se puede alegar que se cometió en defensa propia? Quizá ante un tribunal, pero la conciencia de un hombre no sabe de justicia, sólo conoce los hechos cometidos por el ser al que atormenta.

Entonces la víctima se convierte en un fantasma tenaz, en una presencia ineludible en la existencia del asesino. Su recuerdo está en cada paso, en cada beso, en cada abrazo, en cada sonrisa, en cada suspiro. Porque de alguna manera, la muerte del otro significa la vida que al asesino no le arrebataron.

El protagonista de esta historia vive con este tormento. Considera que su existencia gris y mediocre tiene que ver con ese acontecimiento que nada tiene que ver con su cotidianidad, pero la determina. Porque así de intensa puede ser la conciencia de quien no está acostumbrado a terminar con la vida de otros hombres.

Su crimen es su secreto. Hasta que un día ve el relato del mismo narrado hasta el último detalle en un libro de cuentos. Aquella coincidencia lo hace temer, sentir la presencia de su víctima susurrándole al oído. Es así como comienza la persecución, aunque no se sabe quién es el perseguidor y quién el perseguido.

Pero de repente todo parece que se desvanece con la presencia del amor, el éxito y la plenitud que ambas cosas ofrecen. Pero los fantasmas son eternos.

Gaito Gazdánov nos regala un relato misterioso, con una prosa cristalina que es capaz de introducirse hasta los rincones más oscuros de la conciencia humana, alcanzando la profundidad propia de las grandes obras literarias.

El espectro de Aleksandr Wolf logra una tensión que no se basa en el final inesperado, sino en el detallado tejido narrativo y en su capacidad de interpelación al lector: el libro acorrala, indaga, escudriña entre los pensamientos de quien lee sobre el absurdo de la existencia y los incontables motivos por los que nos aferramos a la vida.

La universalidad del libro lo convierte en una obra vigente a pesar de haberse escrito hace casi setenta años. Desvela que los anhelos, los complejos, los temores, los deseos de los hombres y mujeres de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI no han cambiado a pesar de las constantes transformaciones del mundo. Todas esas ideas y sentimientos son como fantasmas que no desaparecen y nos acompañan sin que podamos huir de ellos.

El espectro de Aleksandr Wolf. Gaito Gazdánov. Traducción de María García Barris. Acantilado. ISBN: 9788416011414. España, 2015. 152 páginas. 14 euros. COMPRAR 'El espectro de Aleksandr Wolf' en Amazon.

¿Adónde vamos, papá?, de Jean-Louis Fournier

10/15/2015 Comenta

Hoy les traigo la reseña de un librazo con todas las letras.

¿Adónde vamos, papá? es una novela autobiográfica que narra la historia de Fournier y sus dos hijos, discapacitados profundos.

Por la temática que trata podrías pensar que es un libro hecho para gastar cincuenta paquetes de clínex llorando como una magdalena, pero no es así. Fournier no busca la compasión de los lectores, es más, a medida que vayas paseando por sus páginas irás pensando cosas como: «Oh, my God! ¿Cómo es posible que este hombre haya escrito esto?». Y es que ¿Adónde vamos, papá? es un libro directo, sin tapujos, que no tiene ningún tipo de filtro y que se aleja bastante de ser un relato políticamente correcto. Es tan atrevido que, por lo visto, el caballero se buscó la ruina con su exmujer, a la que no le hizo ni un pisquito de gracia.

Este libro te va a revolver los intestinos, pero no porque sea desagradable ni mucho menos, sino porque estamos muy poco acostumbrados a ver un tema como la discapacidad mezclado con el humor. ¿Habrá alguna ley moral que prohíba esta simbiosis?

Me ha parecido una novela real y honesta, y, sobre todo, pienso que es un libro que está escrito desde el amor más profundo. ¿Nunca te has quejado, reído o agobiado por lo pesada que es tu madre y aún así la amas por encima de todo?

¿Adónde vamos, papá? engancha fácilmente. Te recomiendo leerlo incluso si jamás te ha interesado el tema de la discapacidad.

Es un auténtico librazo porque, te guste o no, nunca podrás olvidarte de él.

Además, para aquellas personas hipermotivadas que hablen o estudien francés y que quieran leer un poquito en el idioma, este (Où on va, papa?) es un libro muy sencillo, gramaticalmente hablando. Está escrito con frases cortas y creo que sería accesible para aquellos que tengan al menos un nivel B1.

¡A leer se ha dicho!

¿Adónde vamos, papá? Jean-Louis Fournier. Destino. ISBN: 978-84-233-4123-8. Barcelona, 2009. 136 páginas. 5,95 euros. COMPRAR '¿Adónde vamos, papá?' en Amazon.

Banderas rotas, de José Antonio Labordeta

10/14/2015 Comenta

Banderas rotas es el título de dos documentos, podríamos decir que complementarios. Ambos son del mismo autor: José Antonio Labordeta. Por un lado, encontramos una canción que así se llama, en la que el cantautor aragonés pone sobre la mesa todas las banderas rotas, «las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera de nuestra dura derrota...»; una canción que habla de las ilusiones que nos llevaron a avanzar, que nos movilizaron, que nos convocaron a cooperar..., y, finalmente, el golpetazo sufrido cuando nos estrellamos contra diferentes muros que dieron al traste con todas (o una buena parte) de nuestras esperanzas...

Años después apareció un libro con el mismo título: Banderas rotas y el subtítulo de «Cuasimemorias», en el que el Labordeta parlamentario y escritor hace un repaso de su estancia en el Congreso de los Diputados y de algunos momentos de su vida. Y no he hablado de estas dos coincidencias de título porque sí; lo hago porque el mismo autor, en el prólogo o «introito», como él lo llama, justifica esa coincidencia: «¿Y por qué ante tanto batiburrillo bucólico he decidido llamar a todas estas páginas Banderas rotas? Muy sencillo: una de las canciones que más amo, que más me gusta, y que cuando la canto sé que hay muchos oyentes uniéndose a mi propio desconcierto, se titula de esa manera...».

El libro está dividido en diez capítulos, una posdata urgente y un índice onomástico para localizar a todas las personas nombradas en el texto. «Desde poco antes de la infancia»; «Canfranc»; «Adolescencias»; «Apocalípticos y desintegrados»; «Licenciados vidriera»; «Una aventura llamada Andalán»; «Los amigos contados, cantados y encantados»; «Hacia un país en la mochila»; «Sus señorías» y «Banderas rotas», son los títulos de esos capítulos. Cada uno de ellos comienza con una reflexión relacionada con su estancia y trabajo de parlamentario en el Congreso, para, posteriormente, recuperar asuntos de su vida, tiempos de infancia, adolescencia o juventud; aventuras periodísticas; homenaje a las amistades; actuaciones musicales emblemáticas; guerras políticas...

Y en todos los capítulos aparece la prosa recia y contundente, con los necesarios ingredientes de humor y socarronería de Labordeta, narrando y mezclando acontecimientos históricos como el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, los veranos de niño y adolescente en Canfranc, con su familia; las clases en el colegio Santo Tomás de Aquino del que era dueño y profesor su padre, el descubrimiento de la sexualidad; la práctica del fútbol y las gamberradas en el Ebro, con peligro de sus vidas... En el capítulo III. O la narración condensada, pero con detalles precisos, de la aventura periodística de Andalán (entre septiembre de 1972 y enero de 1987): «(...) Mientras, Andalán agonizaba largo y tendido. Cambiamos de formato y cada vez la soledad era mayor. Todos se iban colocando en sus asientos y unos pocos seguíamos allí sin saber muy bien por qué, pero convencidos de que la definitiva muerte de Andalán dejaría un hueco difícilmente rellenable en la información aragonesa», y así fue para quienes conocimos y apoyamos aquella iniciativa que duró 15 años. La militancia en el PSA (Partido Socialista de Aragón): una aventura política que llevó a un representante al Congreso o la integración en una nueva formación política CHA que, a la postre, sería la que lo llevaría a él hasta el Congreso de los Diputados..., como leemos en el capítulo VI... José Antonio Labordeta, ese hombre de claro perfil poliédrico, escribe muy bien, y estas «Cuasimemorias» resultan un compendio de vida, de relaciones, de personas, de pensamientos, de sueños y anhelos, de realidades y también, para hacer honor al título elegido, de algunas metas que no pudieron alcanzarse o de proyectos que naufragaron o que duraron menos de lo que hubiera deseado... Guerra civil, posguerra interminable, peregrinaje de la democracia... ¡Vaya viaje, con la mochila a cuestas!

¿Quién no tiene —cuando ya ha vivido casi una vida— algunas banderas rotas que poner encima de una mesa...? (Y volviendo a la canción): todo ello produce un sentimiento de derrota, ya que «todo fue una amarga e inútil desesperanza, cuando vimos que las huellas de los grilletes dejaban duras marcas sin borrar...».

El libro está ilustrado con muchas fotografías de diferentes épocas de la vida de Labordeta, en espacios señalados y rodeado de muchas personas que le acompañaron en distintos momentos de su existencia.

No soy imparcial, me gusta mucho cómo escribe este hombre y creo que este libro gustará a quienes coincidieron con Labordeta en vida y admiraron su trabajo como cantautor o apreciaron su compromiso y su ética; pero también puede ser el descubrimiento, por parte de los jóvenes, de las capacidades mostradas por un personaje clave en el Aragón de la segunda mitad del siglo XX y comienzos del XXI.

Banderas rotas. José Antonio Labordeta. La Esfera de los Libros. ISBN: 84-9734-021-3. Madrid, 2001. 250 páginas. COMPRAR 'Banderas rotas' en Amazon.

Seis pequeños claroscuros, de Jacaranda Dorantes

10/13/2015 Comenta

Seis pequeños claroscuros. Seis pequeños relatos teñidos de matices negros. Seis pequeñas historias que parten de hechos más o menos cotidianos, desembocando en narraciones rápidas, con desenlaces a veces inesperados. Jacaranda Dorantes nos presenta una breve novela algo irreal, capaz de mostrar los más bajos instintos de las personas. 

Como ocurre en la mayoría de novelas de relatos cortos, estos no tienen nada que ver los unos con los otros en cuanto a argumento, lo que los hace ideales para sentarte un ratito, leer uno de ellos y ponerte a otra cosa.

Empezamos la novela con «Libertad», donde a través de los recuerdos de Miriam conoceremos los entresijos de un matrimonio infeliz que termina de la peor manera posible. Con los pensamientos de Miriam seremos capaces de ver qué la ha llevado a ser como es ahora. 

A continuación daremos un «Salto de fe» de la mano de Martín, un pobre desgraciado que perdió a su novia en un accidente y se convirtió en soledad y melancolía, hasta que decide perseguir un sueño.

En «Comenzando a vivir» sentiremos el despertar de Álex en un callejón y reviviremos su infancia hasta que ella se da cuenta de en qué se ha transformado. Cómo los celos y el querer sentirse aceptado pueden destrozar tanto un alma.

«Tuyo, por siempre» es la bonita historia de Damián y Rita, con un final durísimo para sus protagonistas. Y es que la vida puede cambiar en un solo segundo.

Casi llegamos al final, acompañados de «La diva», la maravillosa Sylvia Ayers que debe su fama y su fortuna a su cuerpo, el cual no resiste el paso del tiempo, ¿o sí?

Y cerramos la novela con «Reprimido» para darnos cuenta de lo que pueden engañar las primeras impresiones y lo que puede esconder una cara bonita.

En cada relato podemos comprobar cómo actúan diferentes personas frente a hechos tan normales como los celos, las infidelidades y el maltrato psicológico, la negación a la muerte de un ser querido… Se ve claramente la naturaleza humana, aunque con un toque de fantasía.

Quizá se trate de relatos demasiado cortos que casi no te da tiempo a saborear, quizá sean de desenlace rápido, y quizá sean, en algunos puntos, algo previsibles, pero es cierto que cumplen su función y te hacen pasar un rato agradable.

Seis pequeños claroscuros. Jacaranda Dorantes. Editorial ArtGerust. ISBN: 9788416278855. 2015. 90 páginas. 13 euros. COMPRAR 'Seis pequeños claroscuros' en Amazon.

Francia 6, de VV. AA.

10/12/2015 Comenta

Esta guía de Lonely Planet nos propone diferentes recorridos para descubrir el territorio francés y su cultura, nos da información sobre visitas, restaurantes, museos... ¿Alguna vez has querido conocer el país del amor? ¡Pues prepara la maleta, que comienza el viaje!


Francia 6. Nicola Williams, Oliver Berry, Stuart Butler, Jean-Bernard Carillet, Kerry Christiani, Gregor Clark, Emilie Filou y Catherine Le Nevez. Traducción de Alberto Delgado Castro, Paloma García López, Jorge García García y Ton Gras Cardona. GeoPlaneta. ISBN: 978-84-08-11896-1. España, 2013. COMPRAR 'Francia 6' en Amazon.

Ciencia y creencia, de Steve Jones

10/09/2015 Comenta
El principio más importante de los científicos es que no saben lo que van a encontrar. Sin esa premisa, su objeto de estudio no podría existir y la raza humana seguiría anclada en la ignorancia.
La creación del Universo, el surgimiento de la vida en la Tierra, la aparición del hombre, el diluvio universal, las razas, las plagas, las enfermedades, el sexo, los éxodos. Todas estas historias aparecen explicadas en la Biblia, en el Antiguo Testamento. Muchos las conocemos, las oímos de niños e incluso algunos creen en ellas. Pero, para los que no somos creyentes, ¿hay algo en todos estos hechos narrados en el gran libro del cristianismo que sea científicamente demostrable?

Esta pregunta es la que se hizo Steve Jones, genetista y divulgador inglés, y que le empujó a escribir este entretenido libro, que si bien tiene un comienzo un poco denso pronto empieza a remontar convirtiéndose en una lectura entretenida, apasionante y, sobre todo, muy instructiva para todos aquellos que no somos científicos.

Jones no pretende discutir dogmas de fe ni enfrentar la ciencia con la religión. Su punto de partida es tomar el texto bíblico como un índice de acontecimientos sucedidos en un pasado más o menos remoto y examinarlos con un criterio científico.

¿Cómo surgió la vida?
¿Cuántos años tiene nuestro planeta?
¿Hay algún rastro que demuestre científicamente que en algún momento hubo un Diluvio o que las aguas cubrieron el planeta?
¿Por qué surgió la religión?
¿Qué ocurre con la alimentación?

Estas y un montón de preguntas más, preguntas en las que puede que no hayamos pensado más, son las que intenta responder desde la ciencia Steve Jones.

Ciencia y creencia, la promesa de la serpiente no es un libro para aprender ciencia ni mucho menos. Es un acercamiento a la ciencia desde una divulgación interesante, amena, entretenida y pensada para un público no científico.

Ciencia y creencia. Steve Jones. Turner. ISBN: 9788415832249. España, 2015. 360 páginas. 24,90 euros. COMPRAR 'Ciencia y creeencia' en Amazon.

Estoy mucho mejor, de David Foenkinos

10/07/2015 Comenta

Un cuarentón de vida normal y corriente, con un trabajo cómodo y acomodado, un matrimonio apacible, unos hijos ya criados y que viven su vida, unos padres que no enredan y una vida previsible y organizada, se levanta un buen día con un insoportable dolor de espalda. Asustado, hace un peregrinaje hipocondríaco de hospital en hospital y de un especialista a otro para que le acaben diagnosticando, después de muchas pruebas, que se encuentra bien y que no tiene ninguna enfermedad física ni ninguna lesión grave.
—Usted no tiene nada.
Pero el dolor persiste. El dolor no es en este caso un síntoma, sino, como el humo que anuncia la existencia del fuego, una señal que el protagonista irá descubriendo conforme se vaya haciendo material, cuando vea las llamas rodearle y su mundo empiece a derrumbarse. Los nudos de la espalda que le provocan el dolor son nudos escondidos de la vida que tendrá que ir deshaciendo, hasta encontrarse definitivamente mucho mejor.

Foenkinos es un autor que provoca alegría, esperanza y muy buen rollo. Tiene ese humor francés cargado de ironía, pero con un toque de ingenuidad que te hace imaginarlo sonriente mientras escribe la historia. Sabe contarte las calamidades de lo cotidiano con la elegancia del optimismo, nunca de la fatalidad. Foenkinos no permite que te vayas triste de sus libros, te muestra una vida reconocible y próxima, y descarta el odio y la queja de la mente de sus protagonistas, personajes que pierden en apariencia, pero que acaban ganando con su fondo de humanidad.

El libro tiene un arranque muy divertido, luego da un pequeño bajón para retomar el vuelo en los últimos capítulos, pero en conjunto es una historia agradable, bien escrita y llena de guiños al lector, con escenarios identificables y situaciones muy reconocibles. La versión en español pierde un poco de encanto respecto al original, de manera que si se lo pueden permitir, léanlo en francés, porque no es un autor en absoluto difícil si conocen el idioma. En cualquier caso, la historia que cuenta vale la pena, les dejará con muy buen sabor de boca y les proporcionará optimismo para unas cuantas semanas. No es lo mejor que he leído de este autor (La delicadeza y después Los recuerdos son, en mi opinión, mejores), pero léanlo, que les gustará.

Estoy mucho mejor. David Foenkinos. Traducción de Isabel González-Gallarza. Seix Barral. ISBN: 9788432220272. Barcelona, 2013. 336 páginas. 18 euros. COMPRAR 'Estoy mucho mejor' en Amazon.

Brass Sun: La rueda de los mundos, de Ian Edginton e I.N.J. Culbard

10/06/2015 Comenta

Escrito por Ian Edginton y dibujado por I.N.J. Culbard, este cómic fue originalmente serializado en la británica 2000 AD (la revista que vio nacer al Juez Dredd), caracterizada por un gusto por la ciencia ficción más violenta y transgresora. Sin embargo, esta obra recuerda gráficamente al estilo de cómic franco-belga más que al estilo sucio y feísta típico de la revista inglesa.

En cuanto al argumento, nos encontramos una historia que se encuadra dentro de la estética steampunk (ciencia ficción futurista con tecnología y la estética que parece salida de la época victoriana), si bien en este caso no sólo es una cuestión puramente estética, ya que los engranajes mecánicos son una parte fundamental de la trama. A nivel interno, nos encontramos una historia básicamente de aventuras que mezcla elementos de múltiples tipos, desde la space opera hasta algún guiño a Matrix.


Nuestra protagonista, Wren, vive en un sistema solar mecanicista, en el sentido más estricto del término, es decir, que se mueve por un complejo sistema de enormes engranajes y tuberías que conectan los planetas alrededor de un sol central. Por desgracia este sistema parece estar fallando, lo que condenaría a muerte a todos sus habitantes. Su planeta está regido por el fundamentalismo religioso, por lo que el abuelo de Wren, un científico, vive oculto acusado de herejía. Es él el que le da las primeras claves para solucionar el problema, y la manda en una misión que la obligará a recorrer los planetas del sistema buscando piezas del rompecabezas que la ayuden a salvar su mundo. A lo largo de su misión irá encontrando un montón de personajes dispuestos a impedírselo y unos pocos que la ayudarán.

La obra, que en principio puede parecer intrascendente, tiene unas interesantes reflexiones en el fondo sobre temas como el fundamentalismo religioso, la importancia de la ciencia e incluso la idea de Dios (sobre la que encontramos una interesante reflexión). En cualquier caso, la superficie está aderezada de suficientes aventuras para que se lea de una forma amena para los que no deseen entrar en disquisiciones filosóficas. En el apartado gráfico encontramos una obra que, sin alcanzar el preciosismo de otros artistas europeos, posee pasajes de gran belleza.

El único aspecto negativo que le encuentro a este cómic es que, precisamente por ser serializada, no se termina en este volumen (se sigue publicando actualmente en 2000 AD). No obstante, esto que para mí es una pequeña pega, significa que seguiremos teniendo más aventuras de Wren en este fascinante mundo. En cualquier caso, el tomo es perfectamente disfrutable como unidad, más allá de que queramos continuar la serie o no.


Especial mención merece el estupendo trabajo de ECC, que consigue quedarse en ese difícil punto medio entre una buena edición y un precio contenido. Yo, personalmente, prefiero un tamaño algo mayor de papel, pero esto conlleva una subida de precio que puede hacer que se resientan las ventas, por lo que comprendo la decisión de editar de este modo.

En resumen, una obra que, sin ser memorable, supone un agradable entretenimiento para todo el mundo, incluido el público más juvenil.

Brass Sun: La rueda de los mundos. Guion de Ian Edginton. Dibujo de I.N.J. Culbard. Traducción de Sara Bueno Carrero. ECC Ediciones. ISBN: 978-82-16409-51-8. España, 2015. 208 páginas (a color). 20,50 euros. COMPRAR 'Brass Sun: La rueda de los mundos' en Amazon.

Siete casas vacías, de Samanta Schweblin

10/05/2015 Comenta

Hay libros en los cuales la experiencia del lector, aquello que le está ocurriendo más allá de las páginas, tiene la misma importancia que el propio texto: como un viento, el entorno invade los dominios de lo escrito. Las mejores lecturas no suceden según los modelos que proponen, con repetición aburrida, las campañas publicitarias. Nadie suele leer debajo de los árboles, nadie disfruta de Calvino al borde de una piscina, nadie tiene una taza de café que humea eternamente junto a un libro. Los libros que uno suele recordar mejor, de los que luego hablará más, los que más veces prestará, y por lo tanto perderá y volverá a comprar, son aquellos en los que el texto se contagió de su realidad. Y en la realidad no solemos vivir bajo árboles o al borde del agua. Por circunstancias imprevistas a la lectura, por hechos externos a ella, y por lo tanto ingobernables, la misma lectura gana sentido; un hecho que no tuvo que ser original, pero sí dotado de fuerza que alumbra un sentido nuevo a las palabras, contemporáneas en las manos que abren el libro. De forma recíproca, esas palabras, iluminadas de presente, devuelven al afortunado un mensaje actual, como recién escrito. Esa concatenación de lo que sucede y lo que se lee, y donde no hay más explicación que la casualidad, sólo tendrá significado, perpetuo y único, en ese lector.

Las Siete casas vacías, de Samanta Schweblin, fueron, en mi lectura, casi siete horas de vigilia. Las que pasé una noche de mediados de agosto, víspera de un largo viaje en coche desde Madrid a Libourne. Llevaba días con la mochila preparada, la ropa y los libros y la cámara de fotos y el ordenador portátil. Todo listo para disfrutar de dos semanas de vacaciones en Francia, visitando primero Saint-Émilion y luego el Perygord. A las nueve de la mañana, en la estación de Chamartín, cerca de mi casa, y frente a la cama donde no iba a pegar ojo, me esperaban tres personas anónimas que, gracias a una página web para compartir vehículo, iban a acompañarme hasta la frontera con Francia. Con la anticipación feliz por el descanso apagué la luz. Dije a la mente: duerme. Pero muchas veces lo no previsto es lo que sucede, y la mente respondió: no, Dani, no. Ahora no vas a dormir. Con paciencia encendí la luz, me acerqué hasta la estantería del salón. Acababa de recibir la novela de Samanta Schweblin, en ese regalo largo e inmerecido que es reseñar las obras que elige y edita Juan Casamayor; la obra era demasiado corta para llevármela de viaje, y por eso se iba a quedar allí, paciente, hasta la vuelta. Alguno de sus cuentos, sin embargo, podían hacerme llegar el sueño esa misma noche, y volví con ella hacia la cama.

¿Fue la lectura lo que me alejó del descanso? ¿O es que el descanso, soberano y desagradecido, nunca quiso subir a la cama, y el libro sirvió entonces de paliativo? De la incógnita el insomnio pegado a cada uno de los cuentos, y los cuentos a una noche de calor sin sueño de Madrid. Pasaban las horas, se multiplicaban las visitas al baño para orinar, el rosario de vueltas en la cama en un intento vano de conciliar el sueño, el encender la luz, leer un rato más, nuevamente la oscuridad, volver a empezar. Desesperado pulsaba el despertador. Sobre la luz azulada de su pantalla restaba, con dificultad creciente, la hora en la tocaba despertarme —qué ironía, si ya lo estaba— y la que marcaban sus grandes dígitos. El número menguaba como también las páginas del libro. Así que toda la noche quedó dividida entre la voluntad de continuar con el libro y la necesidad acuciante del sueño. Ganó la primera: la lectura acelerada e imprecisa de esta obra quedó para siempre en un limbo último de lucidez, como esos pensamientos atropellados y sabios, el mundo resuelto, que, borrachos, lanzamos antes de caer dormidos. Anulado el descanso, acabar estas historias era el mejor fin que darle al tiempo. Y por eso que, para poder escribir estas líneas, he tenido que volver a la obra, en un estado racional, con el descanso suficiente, pero que no será nunca como yo recuerde el texto. Siete casas vacías empieza bien desde su portada. Se dice allí que es la obra ganadora del IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, del año 2015. Buen matrimonio el de las letras y el vino, que hace hincapié en el disfrute idéntico de naturalezas tan distintas. Placer que uno asocia al instante con el vino, su rápida euforia, pero no tanto con ese lugar aburrido que para muchos es la lectura. El jurado estuvo compuesto, entre otros, por Andrés Neuman y Guadalupe Nettel, así que el abrazo entre texto y vino se agranda con el criterio sólido de dos buenísimos escritores. El manuscrito ganador contaba con cinco cuentos, pero en la edición se añadieron otros dos. Uno de ellos también galardonado, con el Premio Internacional de Cuento Juan Rulfo 2012. La portada sirve de anticipo al tono y contenido de los cuentos: una mirada femenina nos observa; o tal vez sea al contrario: es ella quien nos busca la mirada. Ojos sin brillo, apoyados en el globo de piel de las ojeras. Ojos en oblicuo, como si la cabeza estuviera, literalmente, en otra parte. Ojos de absoluta melancolía, que atraviesan con su mirada un cristal de lluvia. En primer plano, muy próxima, el misterio de una mano izquierda, que uno no se sabe si está diciendo adiós, si pide ayuda, o si nos busca y quiere tocarnos. La lectura confirmará las tres hipótesis y ninguna a la vez.

Abre el volumen «Nada de todo esto». En este primer relato encontramos los elementos que, con variaciones, aparecerán en los sucesivos: personajes que no están bien, que viven como ausentes de sus propias vidas, buscando una felicidad rara en las de los demás. A veces será la invasión de sus casas. A veces la ausencia de la propia. En unas y otras la felicidad es un desastre. Los protagonistas tiran su tiempo a la basura, viven dominados por una angustia antigua, sin salida, y el desenlace a cada relato no es sino una continuación de su pesar. En el segundo de ellos, «Mis padres y mis hijos», regresan esos personajes atípicos de los que nos iremos habituando, personajes dominados por sus manías y por sus locuras, y que a veces parecen haberse extraviado de una novela de Modiano. Los cuentos ganan todo su sentido casi al final de los mismos, más porque uno comienza a comprender la rareza del personaje que porque el problema expuesto tenga alguna solución. Son distintos unos de los otros pero forman una unidad temática, y por eso que su lectura consecutiva adelanta nuestra comprensión dentro de cada uno de ellos.

«Pasa siempre en esta casa» es el tercero de los cuentos, y el más breve. Mantiene las coordenadas de locura y vecindad expuestas en los anteriores; aquí la ausencia no es la de un marido o la senilidad, sino la de un hijo. Contiene una frase genial que lo resume: «Cuando algo no encuentra su lugar (...) hay que mover otras cosas». Saltamos entonces a «La respiración cavernaria», el más largo de los relatos. También aparece en escena un hijo muerto, pero la historia despliega antes la obsesión por las rutinas, el control imposible de todo lo que sucede en un ámbito doméstico. Un control inútil y agotador para Lola, que se ve incapaz hasta de morir, pues incluso la muerte requiere «un esfuerzo para el que ella ya no estaba preparada». Un control, o su falta, que tendrá graves consecuencias, como se podrá leer. De los dos cuentos no incluidos en el manuscrito original destaca «Un hombre sin suerte», ganador del Premio Internacional de Cuento Juan Rulfo 2012. El relato es un ejemplo de tensión literaria, con el lector imaginando un territorio prohibido, extraño, que nunca llega a suceder, sino sólo en sus consecuencias, y con el sentimiento de si hemos sido, también nosotros, lectores, víctimas de nuestros prejuicios.

Es un goce leer la prosa elegante y exacta de la autora, nacida en Buenos Aires en 1978. Los buenos escritores, y Samanta Schweblin lo es, saltan los muros de la centralización lingüística, y también los de los regionalismos ciegos. Unos y otros están dominados por la defensa de lo próximo, del canon como uniformidad que excluye lo que no está a la vista. Por eso que debemos disfrutar del placer, diverso y diáfano, de una lengua hablada, y por lo tanto vivida y retorcida y ampliada, en más de veinte países. Las palabras no tienen origen, sino cualidad: en el caso de Schweblin vienen de Argentina, y las usa y combina con sencilla maestría. Como lector uno quiere apropiarse incluso de sus formas de decir, tan valiosas como las propias, porque designan lo mismo. Por eso que disfruto metiendo la reversa en el coche, mientras hago con el celular un llamado, y al llegar a casa abrir la canilla, dejar los vasos limpios en la vajillera, encender la hornalla y mientras tomarme una limonada fría de la heladera. Ay, qué pocas veces reparamos en la capacidad cultural de nuestro idioma, en el regalo que significa la lectura sin intermediarios de aquello que alguien escribe en otro extremo del mundo. Enfrentados por intereses lingüísticos, que son el correlato de otros tantos políticos, se minusvalora o ignora nuestra base común e inmensa de comunicación.

Termino la relectura mucho más rápido de lo que pensaba. Seguramente que el cansancio de esa noche sin sueño me hizo leer con lentitud. En la nota de prensa a la entrega del premio, decía su autora: «me interesa (...) ese límite delicado entre lo normal y anormal. Sobre todo porque (...) es un código sociocultural. (...) hay muchos pensamientos, maneras, vidas, que quedan fuera de ese código como algo absolutamente inaceptable, o imposible, y que sin embargo son tan naturales y posibles como las que catalogamos de normales». Me parece un excelente resumen de estos relatos.

Siete casas vacías. Samanta Schweblin. Páginas de Espuma. ISBN: 978-84-8393-185-1. Madrid, 2015. 128 páginas. 14 euros. COMPRAR 'Siete casas vacías' en Amazon.

El paciente impaciente y otras anécdotas de la Boticaria García, de Marián García

10/02/2015 Comenta

En esta reseña no voy a poder ser completamente objetiva, pues empecé a leer a la autora desde que era simplemente la «madre del Gremlin» y no alguien tan respetado como la Boticaria García. Pero si llevo tanto tiempo leyendo todo lo que escribe… por algo será, ¿no?

Y este libro es un claro ejemplo de por qué leo lo que la Boticaria escribe. Os lo voy a destripar punto por punto:

1. Tiene un estilo muy fresco y natural. Odio el vocabulario cargante o las estructuras sintácticas complicadas. Prefiero que me digan las cosas claras, con vocabulario asequible y las formas del ciudadano de a pie. ¿Por qué escribir algo de forma retorcida si hay una manera más simple y llana de hacerlo? ¿Para sonar rimbombante? Pues suena todo lo que tú quieras, pero lejos de mí, please, que para pomposos ya tenemos a los políticos.

2. Tiene un humor cómico muy fácil y sencillo, pero agudo. Para ser gracioso no hace falta insultar, pero tampoco hay por qué ser siempre políticamente correctos. Puedes reírte de la situación sin necesidad de que la gente se sienta criticada. Y puedes criticar exagerando al máximo para que sea imposible enfadarse (y si alguien se enfada es porque tiene un sentimiento de inferioridad como una casa y una falta de sentido del humor preocupante).

3. Te provoca una necesidad imperiosa de seguir leyendo. Esto es consecuencia de los dos puntos anteriores, claramente. La ventaja de este libro (o el inconveniente, según se mire) es que son capítulos cortos, por lo que puedes parar cuando quieras, o leer uno más, porque total, son solo unas páginas más. Hasta que te dan las 3 de la mañana y llevas medio libro del tirón, y solo te quedan tres horas más de sueño hasta tener que levantarte para ir a trabajar… O eso dicen, porque lo que es a mí, no me ha pasado nunca.

4. Se ríe de todo el mundo por igual. De ella misma la primera. Aquí, o reciben todos o no tiene gracia. Que eso de reírse del prójimo sin repercusiones está muy feo.

5. Las historias que cuenta son totalmente creíbles. Te puedes imaginar perfectamente la situación, sentirte identificado y morirte de la risa, de vergüenza y de irritación a partes iguales.

Y así podría seguir un rato más, pero creo que ya pilláis la indirecta. Y si no la pilláis debido a mi sutileza, os lo digo claramente: leed este libro. Os gusten los farmacéuticos o los odiéis, os guste la gente o la odiéis, trabajéis de cara al público o no, os riáis con facilidad o no, tengáis sentido del humor o no (bueno, estos últimos a lo mejor se lo pueden ahorrar). Este libro es recomendable para todos los públicos y para todo el espectro humano, porque todos tienen su reflejo en él: pijos, adolescentes, jubilados, aburridos, solitarios, enamorados, caraduras… Encontrad vuestro personaje favorito y analizad las interacciones que tiene con el resto y sus efectos secundarios. Y si conseguís leer todo el libro sin reíros ni una sola vez, venid a que os explique lo que es el sentido del humor.

Y os prometo que no conozco a la Boticaria de nada. Si no me creéis, preguntadle a ella, que escribe un blog muy chulo y acepta preguntas del público, la muy inocente.

El paciente impaciente. Marián García. La esfera de los libros. ISBN: 9788490603178. España, 2015. 376 páginas. 18,90 euros. COMPRAR 'El paciente impaciente' en Amazon.

Elija su propia aventura en Berlín, de Berlunes

10/01/2015 Comenta

Tuve la mala suerte de conocer Berlunes un par de años después de abandonar Berlín. O la buena, depende de cómo se mire. En cualquier caso, no me habrían venido nada mal un par de esas collejas virtuales que suelta el requeteprofessor Schopenhauer, un tipo gruñón y antipático que, lamentablemente, suele tener razón.

Y es que yo, hace once años (¡once!) me fui a Berlín a la aventura. Con modestas aspiraciones universitarias, vale, no a intentar ser Canciller, pero a la aventura al fin y al cabo. Después me marché al sur con mi Maromen y nuestro primer churumbel bajo el brazo y no quise volver más que de visita.

Hasta que cogí el libro de Berlunes y me entró la morriñen...

Pensé que sería un recopilatorio del blog, o una guía al uso pesimista, o un monólogo del egocéntrico Professor. Pero me equivoqué.

Elija su propia aventura en Berlín es exactamente eso. Tu propia aventura en Berlín. La que tú quieras, cuando tú quieras y con quien tú quieras. Con un capítulo introductorio y universal, en el que te llaman «persona normal», te sitúan en la primera encrucijada y tú decides qué vas a hacer con tu vida. Cada capítulo (casi todos) termina con una decisión: ¿Abandonas la pocilga de piso en el que un estudiante poco amigo del jabón te ha dejado quedarte unos días o te arriesgas a quedarte unos días más? ¿Compras condones antes de intimar con esa buenorra del tándem o mejor «no hace falta»? ¿Te vuelves a España o te quedas un poco más?

Así, en el libro puedes morir por congelación, acabar en mierdapueblo o pidiendo prestaciones sociales. Todo depende de ti, de tus decisiones y del valor que le eches al asunto (incluso para rendirte, que para eso también hay que ser un valiente).

A mí personalmente el libro me ha chiflado, porque, como ya he dicho al principio, yo también me fui un poco al tuntún y he visto (y vivido) en primera persona mucho de lo que aquí se relata. Objetivamente lo recomiendo también. Mucho. Compradlo. Ya. Y, antes de abrirlo, echadle un vistazo a algunos de los posts míticos de Berlunes, os ayudarán a entrar en calor.

Elija su propia aventura en Berlín. Berlunes. Libros.com. ISBN: 9788416176540. España, 2015. 152 páginas. 16 euros. COMPRAR 'Elija su propia aventura en Berlín' en Amazon.