Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness

5/30/2014 4 Comments

Siobhan Dowd fue una autora muy querida por el público, cuya carrera como escritora se vio truncada por un cáncer que la llevó a una muerte prematura, a los 47 años. Tras este triste acontecimiento, se encontraron entre sus proyectos para el futuro las notas de un nuevo trabajo, que hubiera sido su quinta novela, y se decidió proponer su escritura a otro autor muy conocido del panorama juvenil, Patrick Ness, autor de la trilogía El caos andante. Patrick Ness dudó en un principio, pues no quería imitar la voz de una autora a la que admiraba, pero al final aceptó por lo inspiradora que le resultó la historia, que terminó haciendo un poco más suya, sin perder la esencia de Siobhan Dowd. Un monstruo viene a verme surgió, pues, de esta fusión de ideas de dos escritores. 

Un monstruo viene a verme nos cuenta la historia de Conor, un chico normal de trece años cuya rutina está alterada por un hecho muy cercano: su madre tiene cáncer. Conor y su madre viven solos, pues esta se separó de su padre, que ahora vive en Nueva York con su nueva mujer. Conor se encarga de casi todas las tareas de la casa, va al colegio, donde sufre acoso por parte de unos compañeros, y está harto de que los profesores no le castiguen por lástima. 

Todo podría parecer bastante normal, pero entonces ocurre algo extraordinario: el tejo que Conor ve cada día desde su ventana se convierte una noche en un enorme monstruo que va a visitar al muchacho. Pero no es el monstruo que Conor esperaba, y curiosamente no le tiene miedo. El monstruo le dice que le contará tres historias durante las noches que lo visite, y que estas le ayudarán a descubrir su verdad, la verdad que se esconde en una terrible pesadilla de Conor, de la que no se atreve a hablar con nadie. 

Patrick Ness presenta una historia real, dura como la vida, con un protagonista inocente al que rápidamente se le coge un gran cariño; y la fusiona con una historia fantástica y alegórica. Es una novela corta, pero que resulta muy intensa, y el autor sabe transmitir muy bien los sentimientos y los miedos del protagonista. Además, con muy pocas palabras consigue caracterizar muy bien a algunos personajes secundarios. 

La edición que yo he leído (Debolsillo, 2014) estaba ilustrada por Jim Kay. Estas ilustraciones fueron uno de los aspectos que más me llamaron la atención al sostener el libro con mis manos. Y durante la lectura del mismo sentí cómo se integran en la narración con gran facilidad, cómo en ocasiones la complementaban. Además de hacer que el simple acto de mirar el libro por encima resulte atractivo, ayudan a contar con más intensidad la historia. 


Y, apartándome un poco del tema, me gustaría comentar lo que me ha recordado esta novela a la película El laberinto del Fauno, de Quillermo del Toro, en la que encontrábamos también a una niña que se sentía inadaptada en una situación muy dura (la posguerra), y que se evadía de la realidad en un mundo de hadas y faunos, que no quedaba muy claro si era real o imaginario. Un monstruo viene a verme también será próximamente una película, que dirigirá el español J. A. Bayona (El Orfanato, Lo imposible) y que protagonizarán Liam Neeson y Felicity Jones. 

Os recomiendo esta breve lectura por la intensidad y sensibilidad de la historia, y porque es un auténtico disfrute ir pasando las páginas para encontrarte con las magníficas ilustraciones de Jim Kay.


     CARLOS CARRANZA COMERCIO
                                                               

La princesa fiel, de Philippa Gregory

5/29/2014 Comenta

He de reconocer que siento devoción extrema por esta escritora, Philippa Gregory. Empecé esta devoción tras leer La otra Bolena, novela famosa por la película protagonizada por Natalie Portman y Scarlett Johansson en 2008, y siguió con muchos de sus otros títulos. La mayoría los he leído en inglés, puesto que conocí los libros de esta autora en uno de mis viajes a los países de habla inglesa, pero he de reconocer que las traducciones que se han hecho al castellano están muy bien trabajadas y no pierden calidad en las descripciones que se realizan de sus vestimentas, estilo de vida, intrigas y relaciones que existen en las distintas cortes en las que basa todas sus novelas históricas.

Centrémonos en La princesa fiel. En esta novela, Philippa Gregory nos presenta a una Catalina de Aragón niña, criada en una corte guerrera y luchadora como fue la de Los Reyes Católicos. La historia comienza en la guerra que tiene lugar en El Alandalus, en la toma de Granada. Catalina-niña nos describe sus emociones y sentimientos cuando descubre la tranquilidad, la paz y la comodidad que supone vivir en la Alhambra tras largos años de guerra que vivió en directo porque sus padres la llevaron con ellos de batalla en batalla. Se nos muestra una niña que se sabe predestinada a ser reina de Inglaterra, ya que lleva prometida desde los tres años con Arthur, hijo y heredero de Enrique VII de Inglaterra. Y se la educa como princesa de Gales e infanta de España.

Todo se trunca después de la muerte de Arthur. Se queda viuda con pocos meses de matrimonio y sin herederos que afiancen su posición en una corte que aún está convulsa e inestable tras largos años de guerra y de sucesión de herederos y no herederos que han tenido que batallar para ganar su posición en el árbol genealógico de los reyes ingleses. Durante siete largos años, Catalina sufre lo indecible para afianzar su posición en la corte y para que se la considere posible consorte del futuro Enrique VIII. Para ello, jura y perjura durante toda su vida su virginidad y la impotencia de su amado Arthur.
Philippa Gregory apunta varias teorías que están en el aire sobre esta virginidad y sobre la constancia y fidelidad de esta mujer a un juramento que hizo (no os voy a desvelar cuál), pero sobre todo, nos muestra a una Catalina hasta ahora desconocida por los lectores: una Catalina inteligente, viva, audaz, tenaz y luchadora… Sobre todo esto último: muy luchadora. Al final del libro, nos la podemos imaginar con su frente en alto y su gallardía en todo momento, siendo fiel a sí misma y a su país: Inglaterra, puesto que para ello nació y para ello la educaron.

Significativa es la relación que tiene Catalina (Katherine al final de la obra) con sus padres. Sobre todo con su madre, la Reina Isabel, la Católica. Se ve una evolución muy humana. Al principio la ve como una diosa, puesto que cree firmemente que su madre habla con Dios y que Dios está de su parte. Hacia el final de la obra, y tras muchos sucesos negativos que la marcan profundamente, la ve más como una persona humana con sus defectos y virtudes. Como hacemos todos a la hora de ir madurando en nuestra propia vida.
Es un libro de prosa fácil, lleno de precisos adjetivos que van describiendo la corte y las costumbres de la época de los Reyes Católicos y de los Tudor, mostrando las diferencias que existían entre un país lleno de sol y costumbres más severas y otro país lleno de lluvia y costumbres más laxas. Un libro que engancha desde la primera página y que hace que sientas simpatía por una figura maltratada por la época en la que le tocó nacer, donde ser mujer significaba ser peón de una partida de ajedrez complicada y enrevesada.

De por sí, todas las novelas de Philippa Gregory son una obra de investigación y profundidad en la época medieval inglesa, pero para esta novela también investigó sobre el medievo en España. Y lo hizo con bastante acierto, desde mi punto de vista, que no deja de ser el de una lectora asidua de novelas y biografías de esta época.

Os recomiendo su lectura. Sin duda. Seguramente os sintáis rodeados por el ambiente que describe y os llene de rabia, alegría, desesperación, pasión… en cada página que vayáis avanzando. Creceréis con Catalina. Maduraréis con Katherine. Y levantaréis vuestra barbilla con el orgullo que se siente al saber que sois fieles a vosotros mismos, como hizo ella en su vida.

Publicado por Ana Gigante   

Canadá, de Richard Ford

5/27/2014 3 Comments

Si nos dejamos llevar por la ley tácita de que las primeras líneas de un libro ya nos indican la grandeza de éste, con Canadá, de Richard Ford, no tenemos más que caer rendidos justo al abrirlo.

“Primero contaré lo del atraco que cometieron nuestros padres. Y luego lo de los asesinatos, que vinieron después. El atraco es la parte más importante, ya que nos puso a mi hermana y a mí en las sendas que acabarían tomando nuestras vidas. Nada tendría sentido si no se contase esto antes que nada.”

Con esta cadencia y belleza constructiva, inicia Ford el relato de dos hermanos adolescentes, víctimas de sus propios padres, que cometen un atraco y son encarcelados por ello. Pese al título, la historia –su primera parte– se desarrolla en Norteamérica, en los años 60, en la casa de una atípica familia, donde los padres son conscientes del error de su matrimonio, y los dos hermanos gemelos, Dell y Berner, permanecen ajenos al plan que sus progenitores han elegido para cambiar el rumbo de sus vidas. Aunque el fracaso queda patente desde las primeras líneas, como se ha señalado anteriormente, no por ello deja el relato de mantener en vilo el orden de los acontecimientos. Con una primera parte magnífica, donde la descripción de los paisajes y las situaciones tienen el perfecto parangón en las reflexiones de un adolescente de trece años, Ford se lanza en una literatura directa, sin intenciones de redención, pero cargada de esa esperanza que siempre transita en el camino de los inocentes, como es el caso de nuestro protagonista.

La segunda parte narra cómo cada hermano, una vez encarcelados los padres, deciden iniciar una nueva vida, esta vez en Canadá. Hay un tránsito literario entre una parte y otra, donde puede apreciarse el dolor y el miedo que permanece en el protagonista, ya que las descripciones se llenan de páramos, soledades y distancias, y el afán de Dell de explicarse el mundo queda reducido a un nivel de supervivencia tanto física como mental. 

Con una tercera parte muy breve, Ford acaba el libro desde la madurez del que sabe contarse su vida sin dobleces, habiendo recorrido ya los caminos de vuelta. Con unas líneas finales magistrales, cerrando el círculo perfecto con el que abrió su obra, Canadá es la obra clave desde la que contemplar el mundo después con más belleza y plenitud.


     CHARO BEJARANO
                                                               

Rebelión en la granja, de George Orwell

5/23/2014 Comenta

Detrás del nombre de George Orwell (pseudónimo utilizado por Eric Blair, el nombre verdadero de nuestro autor) aparece una figura imponente, lúcida, segura de sus ideales, capaz de transformarse en miliciano del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) durante la Guerra Civil española, o de cubrir la Segunda Guerra Mundial para la BBC como periodista de guerra. Todos los avatares de su vida contribuyeron a hacer de Orwell una persona comprometida con las ideas de libertad y tolerancia, por lo que nunca dudó en luchar contra cualquier forma que las cohibiera. 

Rebelión en la Granja no es sino una muestra más de su lucha contra la intolerancia. Todo su ideal queda expuesto en el prefacio que el propio Orwell añadió al libro tras su primera y costosa publicación del libro. En él habla de la sociedad británica en la época de entreguerras (aunque lo ideó hacia 1937, no lo escribió hasta 1943) y como existía una tendencia de autocensura hacia todo aquello que criticase el régimen soviético de la URSS y en concreto a Stalin. 

De filiación socialista, pero en la vertiente troskista, crítica con el régimen comunista de Stalin, George Orwell hace una crítica despiadada y mordaz del régimen stalinista a través de un fábula que está al alcance de todos los lectores, incluso de los más infantiles. Rebelión en la Granja puede verse como un cuento para niños en el que es fácil de reconocer a los buenos, a los malos y los malos malísimos. Esa cercanía es la que hizo que el libro, si bien tuvo una acogida discreta en sus primeras publicaciones, se convirtiera de la noche a la mañana en un libro de cabecera para todos aquellos que luchaban contra el autoritarismo.

Granja Solariega es una modesta granja de Willingdon, en el condado de Sussex, Inglaterra. El señor Jones, propietario de la granja, está cansado de dirigir su explotación animal y todo lo hace entre trago y trago de whisky. La desgana y la abulia hacen que los animales de la granja añoren una vida mejor, de más cuidados y menos trabajo. Esas aspiraciones se ven promovidas por el Viejo Comandante, un cerdo a punto de morir, que antes de hacerlo reúne a todas los animales de la granja para hacerles partícipes de sus pensamientos. Las ideas del cerdo Viejo Comandante radican en la aspiración de una vida mejor para todos los animales, no solo de Granja Solariega, sino de toda Inglaterra. Por eso les hace partícipes de una vieja canción que unía a todos los animales de Inglaterra: "Bestias de Inglaterra". Un himno para la rebelión.

Una rebelión que empieza al poco de su muerte, encabezada por dos cerdos herederos del pensamiento del Viejo Comandante, Napoleón y Bola de Nieve. Dos personajes antagónicos que pugna por liderar la rebelión. Si Napoleón es un animal pragmático, de pocas palabras, Bola de Nieve es vivaracho y con facilidad para convencer mediante la palabra. Chillón, otro cerdo de mejillas sonrosadas, era capaz de convertir lo blanco en negro. Un conversador audaz, capaz de trocar el pensamiento de cualquier incauto. Con tan buenos líderes, se puede pensar, lo raro es que fracasase una rebelión, y en efecto no fracasó, sino que fue un verdadero éxito.

Así que, desterrado el señor Jones, que lloraba por las otras granjas maquinando emboscadas y tretas para recuperar el control de la granja, los cerdos liderarán la nueva granja, Granja Animal. Quizá fue ese el aspecto más controvertido de la novela. Orwell quiso que el liderazgo recayera en los cerdos, utilizando la metáfora para asimilar a los grandes líderes de la revolución rusa con cerdos. Pero no unos cerdos cualquiera, unos cerdos que hasta aprender a leer, que manejan al resto de animales de manera marcial, guiados por unos mandamientos (Los Siete Mandamientos) que regirán la vida en la granja. La percepción del resto de animales dista de la del lector, que entiende desde el principio a dónde quiere llegar Orwell con su metáfora. El resto de los animales entiende que las cosas funcionan mejor sólo porque ahora son los animales los que controlan la granja. Algunos, como Boxeador, un caballo voluntarioso y trabajador, abandonan cualquier intento de comprender la realidad y sigue a sus líderes en todo lo que ellos digan.

La construcción de un molino de viento con la vana esperanza de producir energía eléctrica y ser una granja autosuficiente, desencadena un conflicto entre Napoleón y Bola de Nieve. El resultado de la disputa trae un nuevo amanecer para Granja Animal. Una nueva etapa en la que los "tentáculos" del poder se extienden a todas partes, controlando cada palmo de la vida de Granja Animal. El poder se hace cada vez más distante del resto de animales. Chillón actúa como medio de comunicación, vocero del poder que no duda en alterar Los Siete Mandamientos al gusto del momento. El hambre, la carestía y el trabajo extremo hacen mella entre la población de Granja Animal.

Un final clarificador y asombroso es el broche perfecto para un alegato contra el autoritarismo que refleja a la perfección la maquinaria del poder soviético. Lo bueno de esta edición es que se acompaña de un epílogo escrito por Christopher Hitchens que te ayuda a ver la verdadera dimensión de esta obra. Es más, creo que la obra cobra más valor después de leída que durante el mismo proceso de lectura. El alcance posterior de Rebelión en la Granja la hace más grande aún. Y sin duda las hondas reflexiones a las que el lector llega una vez terminado el libro hacen comprender lo importante que es para el ser humano la libertad y la tolerancia, el respeto hacia todas las formas de vida.

Antes de Rebelión en la Granja había leído 1984, pero el libro que os recomiendo hoy lo descubrí en mi trabajo, pues era lectura recomendada u obligatoria para los alumnos de 1º de bachillerato de algunos centros en los que trabajé. Y es perfectamente comprensible por qué. Así que os animo a leerla, no os va dejar buen sabor de boca, lo sé, pero la condición humana a veces solo se puede entender comparándola con la de las bestias.

"Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros."

Publicado por Carlos Masó   

Amagi, de Sagar Prakash Khatnani

5/22/2014 2 Comments

¿Os ha pasado que alguna vez se os ha repetido algún sueño? Hablo de estar completamente dormido, soñando, pero sabiendo lo que va a ocurrir dentro del sueño, porque ya has soñado eso mismo anteriormente. Personalmente a mí me ha ocurrido una sola vez, que soñé exactamente lo mismo en dos ocasiones y también recuerdo como si fuera ayer el pensamiento que me invadió: Esto tiene que significar algo. Sólo que no intenté buscar qué podía ser (también debo decir que era demasiado extraño y que no sabía por dónde empezar).

Pero alguien sí que emprendió la búsqueda del significado de un sueño que se repite noche tras noche. Yuseph, cansado de tener todas las noches el mismo sueño que siempre termina de forma abrupta gritando una palabra que desconoce, decide finalmente emprender un viaje para descubrir el significado de esa extraña palabra: Amagi, la cual da nombre a esta original novela. 

Descubrimos a Yuseph Wahed, hijo de un zapatero. Su vida en ad-Dār al-Baīḍa (antigua Casablanca) consiste en realizar el trabajo de la zapatería de su padre y coger el testigo cuando él muera. El día en que Yuseph cumple 20 años, su padre Hadi le hace un extraño regalo: un joyero en el que hay dos piedras dentro y una nota en la que pone: "¿Cuál eres de las dos?". En el momento en que Yuseph encontró la respuesta a esa pregunta, tuvo clara la primera lección que debía aprender. En ese instante, decide empezar el viaje de su vida, deja su casa y emprende una aventura plagada de momentos tiernos, momentos duros, lecciones de vida, dolor, amor, sangre, sudor y lágrimas. Un viaje de crecimiento y aprendizajes que convertirán a este dulce muchacho en alguien cada vez más sabio que luchará por conseguir lo que quiere, y por averiguar el significado de la extraña palabra que termina todos sus sueños.

Durante todo el viaje, situaciones de lo más diversas, ponen a Yuseph en constante tensión. Al principio, nuestro protagonista, sufre muchísimo pero lejos de dejarse abatir, comprende que cada problema es un estímulo y una oportunidad de superación y lucha. 

La novela está divida en 6 partes, una primera donde conocemos a Yuseph; una segunda donde comienza su viaje; una tercera con la llegada a la gran ciudad donde pierde parte de su inocencia; una cuarta en la que acaba convertido en esclavo; una quinta donde es vendido como si fuera mercancía y una última donde regresa a su hogar y donde por fin comprende el significado de Amagi

Dentro de la novela, se intercalan de un modo muy limpio diversos cuentos con moraleja que hacen aprender a Yuseph la lección de cada uno de ellos, y que nos ayuda al lector a ponernos en su piel y a ser conscientes de que de todo lo malo puede salir algo bueno. Amagi es una novela rápida con un punto de inicio muy preciso (un sueño repetido desde siempre), una narración veloz que deja todos los puntos bien atados y a todos los personajes en su sitio, y un final sorprendente. Recomendable leerla despacio para empaparnos bien de la sabiduría que desprende.

Hace siete años que Sagar Prakash Khatnani se embarcó en la escritura de esta novela, cuyo título es nada menos que una palabra sumeria de más de 3000 años de antigüedad, considerada como el primer vocablo para designar el concepto de libertad. Antes de llegar a su formato en papel Amagi fue un bestseller en Amazon con casi 2000 descargas en apenas unos meses. Gracias al trabajo y la dedicación de Sagar, a las redes sociales y a su promoción en su blog, Amagi comenzó su andadura a primeros de este año trasformado en un precioso libro de papel. 

...

Agradecer a Sagar su petición para que leyera y reseñara su novela, y a Luis Munar Ballesta que nos hizo llegar una copia de la misma. Ha sido un auténtico placer.

Publicado por Claudia Pina   

De acuerdo, Jeeves, de P.G. Wodehouse

Dolega 5/21/2014 Comenta

No se puede entender el humor inglés sin el genial P.G. Wodehouse. Todos sus personajes hacen gala de esa fina ironía que ha hecho famoso este tópico británico pero si hay unos exponentes por excelencia son Bertie Wooster y su mayordomo Jeeves, protagonistas de varias novelas publicadas a principios del siglo XX.

Este joven adinerado y su mayordomo, prodigio de inteligencia y psicología cargada de ironía, son sin ninguna duda uno de los prototipos más maravillosos de esa imagen del señorito y su sirviente mucho más apto que él, que se ha hecho universal.

En De acuerdo, Jeeves podemos deleitarnos con todas las claves que desarrolla este genial escritor para una lectura absolutamente deliciosa.

Gussie Fink-Nottle es un tímido joven que tiene como actividad principal su amor desmedido por las salamandras; se dedica a su estudio y observación de una manera compulsiva, por lo que sus habilidades sociales no están muy desarrolladas que digamos, pero se enamora de Madeline. Siendo consciente de su ignorancia en torno a las técnicas de seducción, se dirige a su amigo Bertie en busca de consejo, pero será el inefable Jeeves quién logre resolver los entuertos más disparatados.

Con una narrativa ágil y enormemente divertida, el autor nos sumerge en el mundo indolente y despreocupado de los felices años veinte en Inglaterra.

Sus diálogos cargados de ironía y la acertada descripción de los distintos personajes hacen de esta novela una lectura que te deja con un gran sabor de boca.

Dada la atmósfera espiritual de aquel día en Brinkley Court, no esperaba una cena brillante. Y, en efecto, no lo fue. Silenciosa y triste, asemejábase a una cena de Navidad en la Isla del Diablo. Respiré aliviado cuando llegamos al final. Preocupada, además de todo, por tener que rehusar cada plato, tía Dahlia era un verdadero desastre desde el punto de vista de la conversación brillante. El hecho de poseer cincuenta libras menos y de tener que esperar, de un momento a otro, el derrumbamiento de la civilización influían en que tío Tom, que siempre tuvo cierto parecido con un molusco atormentado por un secreto pesar, estuviese aún más triste que de costumbre. Madeline Bassett desmenuzaba silenciosamente el pan; Angela parecía excluida del número de los vivos; Tuppy parecía un condenado a muerte que rehúsa hacer la abundante colación acostumbrada antes de encaminarse hacia el patíbulo.

Disfruten de esta hilarante novela y aprovechen para introducirse en la bibliografía de uno de los grandes escritores de humor del siglo XX.

Publicado por Dolega Martín   

El escritor que no sabía leer y otras historias de la Neurociencia, de José Ramón Alonso

5/20/2014 8 Comments

El escritor que no sabía leer... imposible resistirme a un título así. De “neurociencia” no sé absolutamente nada y a lo mejor me quedan un poco grandes el resto de las historias, pero tengo que intentarlo, tengo que conocer al escritor que no sabía leer... no me imagino un drama peor. 

Comienzo con la primera historia “Dispara tú primero” con cuidado y poco a poco. ¿Niels Bohr? ¿El modelo atómico? Miedo. Siento miedo. Bohr, física, el modelo atómico quedan muy lejos de mis conocimientos y si empezamos así de fuerte, no sé si seré capaz de llegar al final sin desesperarme al contemplar en toda su inmensidad mi profundo desconocimiento científico. 

Respiro hondo y sigo adelante. Bohr y su resistencia a los nazis ayudando a colegas judíos perseguidos en Alemania, Bohr y Schödinger, Bohr y una historia sobre las medallas de los Premios Nobel. ¿Qué tiene que ver todo esto con el título del capítulo? No me quejo, he aprendido un montón de cosas y de repente, un personaje como Bohr se ha convertido en alguien de carne y hueso, alguien comprensible. Bohr quería saber por qué los buenos siempre disparan antes que los malos. ¡No me lo creo! Aquí llega la neurociencia: circuitos neuronales, memoria procedural, movimientos voluntarios, movimientos reactivos, experimentos... ¡Lo estoy entendiendo todo! ¿Ya se ha terminado el capítulo? 

Quiero más. 

La historia del descubrimiento del daltonismo, lo que creemos que recordamos y lo que recordamos de verdad, la increíble y espeluznante historia de cómo los pacientes declarados “vegetales” escuchan, entienden, reaccionan y contestan preguntas mediante su actividad cerebral, Henry Molaison, el paciente que no podía almacenar recuerdos nuevos y los distintos tipos de memoria. 

Por ahora no ha sido difícil. A pesar de mi aprensión y mi miedo a no estar a la altura, José Ramón Alonso ha conseguido que me interese todo lo que me cuente, que lo entienda y lo que tiene más mérito y es más complicado de conseguir, que quiera más. 

He superado la desconfianza que siempre siento al enfrentarme a un libro nuevo y más si es un tema del que no sé nada. Ahora ya estoy relajada y me sumerjo en las siguientes historias con tranquilidad, con calma y degustando cada capítulo. 

Maestros de la pintura holandesa, un maravilloso capítulo descriptivo en el que Alonso a través del análisis de lo que vemos en los cuadros, enseña procedimientos médicos, enseña historia del arte, enseña a mirar un cuadro y hasta consigue enlazarlo con la existencia de charlatanes que se aprovechaban de las debilidades, la desesperación y el desconocimiento de la gente para hacer negocio... Algo que sigue sucediendo en nuestros días. 

Sigo avanzando y aprendo cuántos amigos puedo gestionar en mi vida. Conozco a Emily Rosa, la niña que desmontó la teoría del “toque terapeútico”, descubro que Nicole Kidman tiene fobia a las mariposas... y que yo siento una especie de fobia parecida hacia ella. Me aterrorizo conociendo a “Cordyceps”, el hongo “alienígena” que consigue dominar el pensamiento de las hormigas. Decido que tengo que leer Los viajes de Gulliver para descubrir por mí misma todas las lecturas que me enseña Alonso. 

Para cuando llego a la historia del escritor que no sabía leer ya casi no me acuerdo de que esa es la razón por la que me decidí a leer este libro. 

Llego al final, leo la última palabra, cierro el libro y sonrío. No puedo esperar para sentarme a escribir una reseña para convencer a todo el mundo de que se acerque a esta maravillosa colección de historias escritas por José Ramón Alonso. Una colección de historias para aprender neurociencia. Una colección de historias para maravillarse con el funcionamiento de nuestro cerebro. Una colección de historias para conocer el arte, la literatura, el cine. 

Una colección de historias que hay que leer, degustar y disfrutar.


     MOLINOS
                                                               

Les fleurs, de Christian Gailly

5/19/2014 Comenta

Christian Gailly es un escritor francés nacido en 1943. Solamente Un soir au club (Una noche en el club, Anagrama, 2002), ha sido traducida a nuestro idioma. El resto de su obra permanece desconocida para los lectores de español. Un vacío editorial lamentable y que ojalá puedan cubrir pronto editoriales tan dinámicas como Acantilado o Libros del Asteroide

La literatura francesa, especialmente en su corriente modernista, ha huido de la pedantería. La razón puede venir de que en Francia se lee mucho y, además, sobre temas muy variados. En Francia las librerías son grandes abanicos del gusto: en ellas podemos encontrar una sección policíaca bien nutrida de asesinatos, y junto a ella otra abarrotada de obras completas de autores clásicos. Lo sorprendente no es que ambas secciones existan, sino el vaivén de manos idénticas sobre los libros de uno y otro lugar: las mismas manos moviendo y leyendo historias opuestas, y las cajas registradoras como testigo último de esa disparidad.

De ese amplio perfil de lectura se explica que, cuando un escritor adopta un rol exigente hacia su obra, debe tener bien claro la necesidad de ser muy bueno en su empeño. ¡No hay alternativa! De lo contrario, su esfuerzo quedará en un ejercicio inútil de pedantería, y su obra quedará pisada en un zona fronteriza entre la alta literatura, a la que su talento no alcanza, y la literatura de consumo, de la que sus propios recursos, tal vez brillantes aunque fallidos, le han alejado. Porque al final el lector, juez que se mueve y conoce ambos mundos, descubre su medianía.

Christian Gailly, el autor que aquí nos ocupa, es consciente de que su literatura no debe ser pedante. Empezando por la historia. Les fleurs, su quinta novela, arranca con un gesto cotidiano: dos personas que se cruzan en la línea de metro RER B de París, famosa por discurrir sobre la superficie en algunos de sus tramos. Una línea de metro, un vagón, y dos personas que se cruzan. Un hombre que va a visitar a un viejo amigo, y una mujer que va a comprar un recambio para el cartucho de su pluma. Con este punto de partida cotidiano y sencillo, casi un no argumento, Christian Gailly comienza su novela, y casi ni nos hemos dado cuenta.

Les fleurs es una obra breve, de frases telegráficas y medidas por un mismo compás; el texto se balancea musicalmente, y los pensamientos y emociones de los personajes van en vaivén, como siguiendo el ritmo de los vagones del suburbano. Esa sucesión de frases breves e idénticas hace que la novela parezca una caja de música. Más que leerla, hay que escucharla. Y el sonido envuelve. Uno mismo, acostumbrado a conseguir la felicidad tras el ruido de ocho miles literarios, ha descubierto en Les fleurs la belleza armónica del relato corto, bien construido, con monólogos interiores tan naturales como bajar la bolsa de basura. Reflexiones que uno se ha hecho cuando mira desde la ventanilla de un vagón, cuando una escalera mecánica le devuelve la luz del día, y que en la pluma de Christian Gailly están llenas de autenticidad y de sencillez. Christian Gailly escribe muy bien,  y en su minimalismo sonoro cualquier algarabía pedante queda callada.

El libro se cierra con «Richesse visionnaire d une écriture», artículo, también breve, de Jean-Claude Lebrun, y que explica algunas claves de la lectura que se nos han podido pasar por alto. Tras leerlo, uno ha aprendido otra lección imborrable: que bajo esa apariencia de sencillez se esconde una voluntad y un trabajo de poda. Tijeras contra las malas hierbas, contras las expansiones literarias y los callejones sin salida, una poda para que solo quede el hueso de la historia. La obra se llama Les fleurs por la belleza de su contenido, pero su estilo es más próximo a esas ramas desnudas que, en su brevedad, revelan toda su existencia.

Publicado por Daniel Dilla   

El cumpleaños secreto, de Kate Morton

Inma 5/16/2014 1 Comment

De nuevo nos encontramos con una novela de Kate Morton en la que se enfrentan el pasado y el presente. El cumpleaños secreto, sigue la estructura de las novelas precedentes de la autora, en la que un personaje del presente se ve obligado a indagar en el pasado para poder descubrir el origen de su familia, que alguien se ha empeñado en ocultar.

Laurel y sus hermanos, se reúnen alrededor de su madre, Dorothy, ya muy enferma, para pasar los últimos días de su vida juntos. Laurel rescata un recuerdo olvidado de su niñez, en el que presenció cómo su pacífica y alegre madre mata a un hombre desconocido a la puerta de su casa. Al mismo tiempo descubre fotos y recuerdos de su madre de los que no tenía constancia. Se da cuenta de que no sabe absolutamente nada del pasado de su madre. Con una paciencia infinita se adentra en ese pasado, cuando su madre era una jovencita que vivía sola en Londres en plena Segunda Guerra Mundial.

El cumpleaños secreto, nos encandila y engancha en nuestra ansia por descubrir el pasado de Dorothy, por lo que supone una lectura muy rápida. Como en novelas anteriores, la parte del pasado es mucho más interesante que la del presente, y nos mantiene en vilo hasta el final. Esta vez el pasado está ambientado en la Segunda Guerra Mundial, y nos descubre las penurias y miedos que pasaban nuestros protagonistas, lo que hace la novela muy interesante, ya que está muy bien documentada.

Sorprendente hasta el final, a pesar de seguir las mismas pautas que todas sus novelas, la recomiendo para los lectores ávidos a los que les apasione engancharse con una lectura.

Publicado por Inma Gallego   

El mapa y el territorio, de Michel Houellebecq

5/15/2014 4 Comments

He escuchado de todo acerca de este libro. Unos dicen que es lo mejor que ha escrito, otros, que es demasiado diferente y que ha perdido su esencia. A mí, personalmente, Houellebecq siempre me ha encantado. No sólo como novelista, sino también como personaje, articulista y pensador. Pero es verdad que, tanto Lanzarote, como La posibilidad de una isla me decepcionaron mucho y perdí el interés por sus libros. En mi opinión, se había desorientado un poco en su papel de niño terrible y autor atormentado de la literatura francesa y había empezado a abusar de esa condición.

Aún así, cuando me enteré (tarde) de que había vuelto a publicar una novela, sentí curiosidad. Al fin y al cabo, habían pasado cinco años desde la anterior -es decir, que cabía la posibilidad de que hubiese roto aquel mal bucle- y, además, había ganado el Goncourt.

Desde el principio, la historia me produjo sentimientos encontrados. Houellebecq empieza con algo tan banal como un calentador de agua estropeado en el estudio de un artista y, a partir de ahí, nos introduce en la vida de este, explicándonos su fulminante carrera de manera aséptica y desapasionada, tal como él mismo la ve. Jed Martin, el artista en cuestión, es un hombre obsesivo pero calmado, solitario pero sociable, consciente pero despegado. Algo así como el ideal de gran artista, trabajador y nada pretencioso. Resulta extravagante por su excesiva humildad y porque le resbala todo lo que no sea su trabajo.

La novela en sí se divide en tres partes. En la primera, Jed Martin se concentra en varios proyectos que le convierten, un poco por casualidad, en un artista cotizado, se enamora (a su manera) y tiene una vida más o menos normal, aunque pasa por ella un poco como de puntillas. En la segunda, el giro que da Houellebecq es espectacular, introduciéndose él mismo en la historia, que se convierte, de pronto, en una novela negra, y relegando a su artista a un papel casi secundario. Se ha dicho que esta segunda parte no tenía ningún sentido, que introducirse a sí mismo como personaje era presuntuoso y que no venía a cuento. Es verdad que cuando llegas a ella choca, parece que empieces otro libro diferente, pero la trama es buena y, al final, no desentona tanto como parece. La tercera y última parte vuelve a centrarse en Jed Martin, ahora más maduro y concentrado por completo en su obra definitiva.

No puedo decir más sin revelar la trama por completo, así que lo dejo aquí y os animo a leerlo. No es el Houellebecq de sus últimos libros -por ejemplo, no hay sexo ni miserias mugrientas- pero, definitivamente, es Houellebecq en estado puro. Más maduro, más autocrítico, más sereno y más seguro. A mí, desde luego, me ha encantado y creo que el Goncourt se lo tenía más que merecido.


     FÁTIMA CASASECA
                                                               

El mundo amarillo, de Albert Espinosa

5/14/2014 4 Comments
Las pérdidas son positivas. Sé que cuesta creer en ello, pero las pérdidas son positivas. Tenemos que aprender a perder. Debes saber que tarde o temprano todo lo que ganas lo perderás.
Albert Espinosa es un hombre al que admiro. Cada vez que le veo en televisión o leo algo suyo aprecio más la vida. Se le podría definir como un hombre incansable, polifacético, hiperactivo y enamorado de vivir. Albert pasó 10 años de su vida enfermo de cáncer, concretamente entre los 13 y los 23 años de edad. Durante esa época de juventud sufrió tres cánceres con los que perdió una pierna, un pulmón y parte del hígado. Sin embargo, todas estas experiencias que cualquier persona podría considerar negativas, él las ha convertido en positivas y no le han impedido ser todo lo que él quería ser: ingeniero industrial, guionista, actor, escritor y director de cine. 

'El mundo amarillo' es la primera de sus cuatro obras literarias. No se trata de una novela y, aunque en las librerías está ubicado en la sección de autoayuda, no podría estar más en desacuerdo. De hecho, el propio autor ha expresado que no se trata de un libro de autoayuda, que no cree en ella, y prefiere definirlo como un libro donde recoge experiencias que ha vivido. En él habla de su experiencia con el cáncer, pero no de una forma dramática, sino compartiendo todo aquello que la enfermedad le enseñó. 

La estructura del libro es muy peculiar, está dividido en cuatro partes siguiendo el esquema del poema 'Autobiografía', de Gabriel Celaya: para empezar, para seguir, para vivir y morir. La segunda parte, para seguir, es la más extensa del libro, y es donde Albert nos cuenta exactamente 23 descubrimientos que hizo mientras estaba enfermo en el hospital. Estos descubrimientos tienen que ver con cómo enfrentarse a la pérdida, al dolor o a los momentos importantes de la vida. Pero esos descubrimientos no se quedan ahí, sino que son aplicables a cada uno de nosotros y a cada una de nuestras vidas. 

Sorprende e impacta el optimismo, la energía, la alegría y el sentido del humor que emana de las páginas de 'El mundo amarillo'. Albert realiza un ejercicio de regresión a su adolescencia y hace un balance positivo de su enfermedad y todo lo que esta le aportó. Un punto de vista sin duda diferente y que no deja de chocar al lector. El texto, de un estilo ligero y de fácil lectura, consigue calar dentro de nosotros y nos hace reflexionar sobre temas como la muerte o la enfermedad. 

Tras estos descubrimientos, Albert nos habla de los amarillos, una nueva categoría dentro de nuestras relaciones que él sitúa entre la amistad y la pareja. Pero no puedo contar más, ya que la naturaleza de los amarillos es uno de los secretos que guarda el libro y que tendréis que descubrir leyéndolo. 

Albert Espinosa nos propone un nuevo mundo, el mundo amarillo, una nueva forma de enfrentarnos a las dificultades y de vivir las experiencias. Un mundo que os invito a conocer.

La novela sirvió de inspiración para la serie de televisión 'Pulseras rojas'.

...

Si os interesa este autor os invito a leer la reseña que Casiopea hizo de otro de sus libros: 'Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo'.

La mujer loca, de Juan José Millás

5/12/2014 Comenta

Juan José Millás es un escritor y periodista valenciano reconocido como uno de los mejores novelistas de España, galardonado con numerosos premios tanto en el ámbito periodístico como en el literario. Dentro de este último cabe destacar el Premio Nadal de 1990 por El desorden de tu nombre y el Premio Planeta de 2008 por El mundo. Este año ha publicada su nueva novela, La mujer loca, en la que encontramos un estilo mucho más personal, que se podría encuadrar en el género de la autoficción, pero siempre dentro del estilo que tanto caracteriza a Millás.

La novela comienza con la historia de Julia, una chica que trabaja en una pescadería que suele recibir la visita, dentro de su cabeza, de pintorescos personajes o de palabras y frases con dudas existenciales y problemas que ella resuelve en una especie de clínica gramatical. En sus ratos libres estudia lengua en manuales de español para extranjeros, porque quiere poder mantener conversaciones con su jefe, un filólogo del que está enamorada.

Toda esta historia se la cuenta Julia a Millás, un escritor y periodista que ha llegado a ella a través de Emérita, una mujer enferma que quiere recibir la eutanasia y que es admiradora de Millás, por lo que le encantaría que él hiciera un reportaje sobre ella. Pero en el desarrollo de un, en principio, aburrido reportaje sobre la eutanasia, Millás se sorprenderá con la aparición ante sus ojos de una novela, que surgirá a partir de un secreto que le cuente Emérita, un secreto que ha estado guardando durante años.

A través de los personajes de Julia y Emérita, y de sus dos historias, iremos conociendo un poco mejor a Millás, escritor de más de sesenta años que busca inspiración para su próxima novela y que va notando cómo de repente ha entrado en la vejez. Encontramos en esta novela un triple Millás: por un lado el escritor y periodista, por otro lado el narrador, y por último el personaje, que no es más que un alter ego del propio autor. Pero no siempre tendremos claro dónde termina uno y empieza otro, ni qué es real o qué es mentira.   

Lo que comienza siendo la historia casi disparatada de una mujer loca, con situaciones muy cómicas y absurdas, nos lleva a conocer una historia más dura y real, relacionada con la vida y la muerte. Y esto nos da a conocer a un Millás (personaje) que tiene que acudir a una terapeuta para sobrellevarlo todo y que está empeñado en que se le realice una colonoscopia porque ya tiene una edad. El alto nivel de contenido autobiográfico se funde con las historias de los personajes imaginarios, y realidad y ficción aparecen a lo largo de las páginas sin una frontera clara.

Vuelve a estar presente en La mujer loca el estilo propio del autor, caracterizado por diálogos inteligentes, situaciones de humor y de extrañeza, un argumento que atrapa o unos personajes que terminan siendo mucho más de lo que en principio parecen. Una lectura muy recomendable para los amantes de las novelas de verdad y de la obra de Juan José Millás en general.

Publicado por Carlos Carranza Comercio   


Harry Potter, de J. K. Rowling

5/09/2014 8 Comments

'Harry Potter', por Carlos Carranza

Desconozco cómo Harry ha llegado a tu vida: puede ser que vieras un libro curioso en una librería y decidieras darle una oportunidad, que te lo regalara alguien porque se lo habían recomendado, que oyeras cosas maravillosas sobre un mundo mágico y quisieras adentrarte en él o, simplemente, que sólo te suene. Seguro que cada uno tenemos nuestra historia. Yo puedo decir que siempre voy al revés del mundo, y como sólo se hablaba de Harry Potter me negué a leerlo. Pero mi madre, mujer sabia, me regaló el primer libro y lo leí por no hacerle un feo. Y a partir de ese momento caí en las redes del niño que sobrevivió. Cada vez me gustaba más, tantos detalles tan bien enlazados hacen que puedas ver ese mundo a través de las letras y que desees estar allí. Cuántas veces habré tenido ganas de aparecerme en Hogwarts (aunque los amantes de esta historia sabemos que no es posible debido a los hechizos que protegen a esta fortaleza).

La historia que cuentan los libros de Harry Potter es, en líneas generales, conocida por prácticamente todo el mundo, y su argumento ha sido reseñado tantas veces que estaría de más ahondar mucho en detalles. No escapa al conocimiento de nadie que Harry Potter es un niño mago que estudia en Hogwarts, una escuela de hechicería, y cuyos padres fueron asesinados por lord Voldemort, el-que-no-debe-ser-nombrado, un mago tenebroso empeñado también en acabar con la vida de Harry.


Su autora, J. K. Rowling, nos cuenta las aventuras del mago a lo largo de siete libros, uno por cada año de Harry en Hogwarts ('La Piedra Filosofal', 'La Cámara Secreta', 'El prisionero de Azkaban', 'El Cáliz de Fuego', 'La Orden del Fénix', 'El misterio del príncipe' y 'Las Reliquias de la Muerte'). En los primeros libros nos encontramos aventuras más independientes (sin dejar de tener un hilo conductor entre ellos) y de un estilo un poco más infantil, pero esto va cambiando hacia el final de la saga, donde la historia y los personajes se vuelven más complejos, oscuros y adultos, y nos encaminan irremediablemente hacia un único desenlace posible: el enfrentamiento final entre Harry y Voldemort, con la victoria de uno o del otro.


'Harry Potter', por Claudia Pina

Mi relación personal con los libros fue como la de la gran mayoría de niños de mi generación. Leí los cuatro primeros libros de un tirón, pero ya no había más escritos. Y qué dura se hacía la espera. Admito que fui de esas personas que encargaban el libro para que el día de su publicación en España me reservaran un ejemplar en la librería. Y una vez en casa, el libro no me duraba ni una semana. Recuerdo especialmente el último, que llegó en época de exámenes y no podía dejarlo. Tres días me separaron del desenlace de una saga con la que he crecido. Porque las aventuras de Harry Potter no han sido un libro más de los muchos que he leído. Para mí esta saga marcó un momento en mi vida, crecí y maduré a la vez que Harry, Ron y Hermione, y cuando J. K. Rowling puso punto y final a las aventuras de este trío, un pedacito de mí se estancó en el tiempo y se quedó con ellos.

Sin embargo, no todo termina en los siete libros que forman la saga, y es que J. K. Rowling creó con esta serie de novelas todo un universo lleno de imaginación y personajes, que van más allá de lo que aparece en la saga. Ampliando este universo se publicaron dos libros, escritos por la misma autora, 'Animales fantásticos y dónde encontrarlos' y 'Quiddicth a través de los tiempos', además de una colección de cuentos que tienen mucho que ver con la historia de Harry, 'Los cuentos de Beedle el Bardo'. Asimismo, Rowling emprendió un proyecto online, Pottermore, una red social que hace más interactiva la lectura de los libros, y en la que los participantes pueden ir desbloqueando documentos inéditos con ampliaciones de la propia autora sobre personajes o acontecimientos de su mundo imaginario.

El éxito alcanzado por la saga se convirtió en uno de los mas grandes que se ha visto en el mercado literario en los últimos años, un éxito que sorprendió a su autora, que estaba en la ruina cuando escribió el primer libro, y que nadie sabría explicar ni repetir. Pero podemos asegurar que una de las claves de este éxito fue sin duda el buen hacer de Rowling, que supo crear un mundo de grandes dimensiones, lleno de detalles, escenarios y magia, y construir en este mundo una historia repleta de aventuras y misterio que atraería a millones de niños de toda una generación y de varias generaciones posteriores.


Y como no podía ser de otra manera, debido al éxito de los libros, llegaron las adaptaciones cinematográficas (que comenzaron cuando aún no se habían publicado todos los libros), y dieron como resultado ocho superproducciones que arrasaron en taquilla. Otorgaron un toque de realidad a la historia, que muchos niños ansiábamos tras haber leído los primeros libros. Y con su espectacularidad y un reparto inmejorable, atrajeron a un público mucho mayor a la historia de Harry y alargaron su estela. Y es que incluso siete años después de la publicación del último libro y tres del estreno de la última película, Harry Potter continúa siendo un fenómeno muy actual.

Así pues, entre todos consiguieron tenernos a los once años asomados a la ventana, esperando la llegada de una lechuza con una carta escrita con tinta verde que nos demostrara que un mundo tan maravilloso no podía existir sólo dentro de nuestras cabezas.

Harry Potter no es sólo el niño que sobrevivió, sino el niño que nos hizo creer en la magia y nos abrió las puertas a un mundo maravilloso. Por ello tengo que dar las gracias a J. K. Rowling por darle vida.

Harry Potter. J. K. Rowling. Ilustraciones de Dolores Avendaño. Salamandra. 3665 páginas (en total). 65,04 euros (pack de siete libros). COMPRAR 'Pack Harry Potter - The Complete Collection' en Amazon.