Mostrando las reseñas de silvia calo . Mostrar todas las reseñas.
Mostrando entradas con la etiqueta silvia calo. Mostrar todas las entradas

El paciente impaciente y otras anécdotas de la Boticaria García, de Marián García

10/02/2015 Comenta

En esta reseña no voy a poder ser completamente objetiva, pues empecé a leer a la autora desde que era simplemente la «madre del Gremlin» y no alguien tan respetado como la Boticaria García. Pero si llevo tanto tiempo leyendo todo lo que escribe… por algo será, ¿no?

Y este libro es un claro ejemplo de por qué leo lo que la Boticaria escribe. Os lo voy a destripar punto por punto:

1. Tiene un estilo muy fresco y natural. Odio el vocabulario cargante o las estructuras sintácticas complicadas. Prefiero que me digan las cosas claras, con vocabulario asequible y las formas del ciudadano de a pie. ¿Por qué escribir algo de forma retorcida si hay una manera más simple y llana de hacerlo? ¿Para sonar rimbombante? Pues suena todo lo que tú quieras, pero lejos de mí, please, que para pomposos ya tenemos a los políticos.

2. Tiene un humor cómico muy fácil y sencillo, pero agudo. Para ser gracioso no hace falta insultar, pero tampoco hay por qué ser siempre políticamente correctos. Puedes reírte de la situación sin necesidad de que la gente se sienta criticada. Y puedes criticar exagerando al máximo para que sea imposible enfadarse (y si alguien se enfada es porque tiene un sentimiento de inferioridad como una casa y una falta de sentido del humor preocupante).

3. Te provoca una necesidad imperiosa de seguir leyendo. Esto es consecuencia de los dos puntos anteriores, claramente. La ventaja de este libro (o el inconveniente, según se mire) es que son capítulos cortos, por lo que puedes parar cuando quieras, o leer uno más, porque total, son solo unas páginas más. Hasta que te dan las 3 de la mañana y llevas medio libro del tirón, y solo te quedan tres horas más de sueño hasta tener que levantarte para ir a trabajar… O eso dicen, porque lo que es a mí, no me ha pasado nunca.

4. Se ríe de todo el mundo por igual. De ella misma la primera. Aquí, o reciben todos o no tiene gracia. Que eso de reírse del prójimo sin repercusiones está muy feo.

5. Las historias que cuenta son totalmente creíbles. Te puedes imaginar perfectamente la situación, sentirte identificado y morirte de la risa, de vergüenza y de irritación a partes iguales.

Y así podría seguir un rato más, pero creo que ya pilláis la indirecta. Y si no la pilláis debido a mi sutileza, os lo digo claramente: leed este libro. Os gusten los farmacéuticos o los odiéis, os guste la gente o la odiéis, trabajéis de cara al público o no, os riáis con facilidad o no, tengáis sentido del humor o no (bueno, estos últimos a lo mejor se lo pueden ahorrar). Este libro es recomendable para todos los públicos y para todo el espectro humano, porque todos tienen su reflejo en él: pijos, adolescentes, jubilados, aburridos, solitarios, enamorados, caraduras… Encontrad vuestro personaje favorito y analizad las interacciones que tiene con el resto y sus efectos secundarios. Y si conseguís leer todo el libro sin reíros ni una sola vez, venid a que os explique lo que es el sentido del humor.

Y os prometo que no conozco a la Boticaria de nada. Si no me creéis, preguntadle a ella, que escribe un blog muy chulo y acepta preguntas del público, la muy inocente.

El paciente impaciente. Marián García. La esfera de los libros. ISBN: 9788490603178. España, 2015. 376 páginas. 18,90 euros. COMPRAR 'El paciente impaciente' en Amazon.

En la frontera del color, de Charles W. Chesnutt

9/11/2015 Comenta
Baile del Sol presenta, en su colección de narrativa, la colección de cuentos de Charles Waddell Chesnutt 'En la frontera del color', publicada por primera vez en 1899 y que retrata con maestría la vida rural del sur y la urbana del norte de Estados Unidos en una época de enormes transformaciones sociales. En estos relatos Chesnutt se adentra en los conflictos raciales del fin de la esclavitud, pero también en aspectos más íntimos relacionados con la aceptación de la raza, las relaciones problemáticas entre hombres y mujeres dentro de la comunidad negra y las repercusiones políticas de estos procesos. Con un abanico expresivo que va desde lo sentimental hasta la evocación del folclore afroamericano en los nueve cuentos queda patente la sutil ironía y la profundidad temática de este autor cuyos relatos de 'En la frontera del color' se publican traducidos por primera vez en España.
No suelo leer recopilaciones de cuentos cortos por varias razones. Una, si es muy interesante, me fastidia mucho que se acabe tan pronto. De hecho me gustan las novelas largas, para poder disfrutarlas durante mucho tiempo. Leo muy rápido, y si un libro corto ya me sabe a poco, imagina una historia que solo ocupa unas pocas páginas. Segundo, tiene que estar muy bien escrito y ser muy entretenido para que en un espacio tan corto me dé tiempo a engancharme a la historia. Generalmente necesito varios capítulos para cogerle el gusto, así que no soy lectora asidua de este tipo de libros, porque no me llegan tan fácilmente. Me los leo tan rápido que no les da tiempo a impactarme.

Sin embargo, he hecho una excepción porque me interesaba la temática (como podréis deducir por otra de mis reseñas). Puede ser porque uno de mis libros favoritos durante la adolescencia fuera 'Lo que el viento se llevó', pero siempre me ha llamado la atención el conflicto racial, principalmente en la Norteamérica profunda, y durante el periodo de esclavitud y tras la guerra de Secesión.

A pesar de no ser fan de los cuentos cortos, tengo que reconocer que este libro me ha resultado interesante. Lógicamente algunos de los cuentos me han impactado más que otros, pero eso es algo esperable. A pesar de la brecha tanto temporal como cultural (se publicaron por primera vez en 1899, como dice más arriba), he profundizado mucho en la psicología de la época gracias a estas pequeñas historias. Siempre tiendo a ponerme en los zapatos del otro tanto como me es posible, y me fascina introducirme en la psique, tanto en la de los blancos que consideraban (y algunos siguen considerando) menos que animales a la gente de color, como en la de los mismos negros que aceptaban ese estatus como normal y lógico. Y este libro me ha permitido inmiscuirme de lleno en ese mundo, con sus historias cotidianas y sencillas. Te muestra la naturalidad con la que se vivía esa situación, que desde nuestro punto de vista puede resultar totalmente ilógica y trágica.

Una lectura muy recomendable desde todos los aspectos. Al ser cuentos cortos no te satura y puedes intercalar con lecturas más ¿ligeras? Las historias son totalmente cotidianas y creíbles, sin aires de grandeza. No se pretende escribir el mejor cuento, sino contar una historia normal (en el momento en que fue escrito), con gracia y un poco de ironía. El autor me ha trasladado a su época sin mucho esfuerzo y, aunque me sigue pareciendo una barbaridad, te das cuenta de lo que se consigue simplemente con la costumbre. «Dile a alguien que es un perro, todos los días de su vida desde que nace, y aprenderá a ladrar».

En la frontera del color. Charles Waddell Chesnutt. Traducción de Victoria Pineda. Baile del Sol. ISBN: 978-8415700128. España, 2014. 127 páginas. 16,64 euros. COMPRAR 'En la frontera del color' en Amazon.

El secreto de mi marido, de Liane Moriarty

5/15/2015 2 Comments
Querida Cecilia: Si estás leyendo esto, entonces habré muerto...
¿Qué haríais si os encontrarais una carta de vuestro marido que empieza así… pero estando él vivo todavía? Cuesta resistirse a leerla, ¿verdad? Pues así empieza este libro que promete un secreto enorme y rompedor. Y digo promete, porque tampoco es para tanto. Bueno, el secreto en sí es enorme, pero como te lo puedes imaginar en el primer cuarto del libro, pues para cuando se desvela (a mitad del libro) no te sorprende ni lo más mínimo. A lo mejor ha sido solo un poco de marketing, intentando tocarnos nuestra fibra curiosa, y más de uno se habrá leído el libro única y exclusivamente porque no es capaz de resistirse. Conmigo lo llevan bastante mal, la curiosidad no es uno de mis defectos (¿virtudes?). Aunque bien mirado… el libro me lo he leído, así que tampoco les ha salido mal.

Bueno, que me disperso. La novela cuenta tres historias distintas, entrelazadas por ese secreto, de tres mujeres muy distintas, pero con un factor común: son madres. Está la ama de casa perfecta (o perfeccionista, según se mire), que vende tupperware y tiene tres hijas perfectas, una casa perfecta y un marido perfecto (¿o no?). Otra es una mujer menos clásica, que tiene una empresa propia junto con su marido y su prima/mejor amiga (lógicamente estos dos últimos se enamoran). Y la tercera es una mujer mayor, secretaria de un colegio, que sigue sufriendo cada día por la pérdida de su hija, muchos años atrás. Todas están muy bien dibujadas, con historias cotidianas, problemas muy reales y caracteres muy creíbles.

Es una historia bastante bien escrita (al menos en inglés, no me hago responsable de la traducción), con unos personajes, como ya he comentado, bastante realistas, al menos los principales. Describe muy bien a las tres protagonistas, sin convertirlas en mujeres perfectas ni "superwomans". Todas tienen sus defectos, sus virtudes y sus esperanzas. Todas cometen errores. Son madres sencillas, sin aires de grandeza.

El principal defecto que le veo a la novela es que es muy predecible. Enseguida puedes deducir cuál es el gran secreto, e incluso ves venir el golpe final de la historia. No cuenta nada extraordinario, por lo que no llega a enganchar demasiado, al menos a mí. Pero como ya he dicho, soy una de esas raras personas que no sienten la necesidad de desvelar los secretos de los demás. Será que ya tengo bastante con los míos propios.

La moraleja central de esta historia, y que considero una de las mejores facetas del libro, es que no podemos conocer nunca a nadie al cien por cien. Aunque pasemos a su lado 15 años de nuestra vida, siempre nos pueden sorprender. Pueden estar haciendo lo que están haciendo por razones muy diferentes a las que nos imaginamos. Al final nuestra imagen de la gente que nos rodea es justamente eso, una imagen que nos hemos formado en nuestra cabeza, y que no tiene por qué coincidir con lo que realmente son. Debemos quererlos igualmente, ellos no tienen la culpa de lo que nosotros esperamos que sean.

En definitiva, una historia sencilla, bien contada y que te hace pasar un buen rato. Pero dudo mucho que se convierta en el libro favorito de nadie (nadie que lea más de un libro al año, claro, que hay gente para todo). Si necesitáis un libro fácil de leer para la playa, pero que tenga algo de intriga y romance, este puede ser una buena opción.

El secreto de mi marido. Liane Moriarty. Suma de letras. ISBN: 9788483656112. España, 2014. 448 páginas. 9,46 euros. COMPRAR 'El secreto de mi marido' en Amazon.

Pretextos para olvidar, de Ángel Berrocal Jaime

3/20/2015 2 Comments

No me gusta escribir reseñas negativas, siempre he intentado evitarlo porque considero que, en general, no hay libros malos, solo libros para distintos gustos. Pueden estar mejor o peor escritos, hacer que te metas en la historia o no, pero siempre hay alguien a quien ese libro puede llegarle, aunque tú no seas capaz de pasar de la primera página. Somos personas distintas, con historias distintas, y no todas las novelas tienen por qué afectarnos de la misma manera. Así que si un libro no me gusta, me desespera, o no puedo seguir leyendo más allá del primer capítulo, siempre suelo pensar "no es para mí". Además, soy tremendamente inocente, y pienso que si ha sido publicado es porque a alguien le ha tenido que gustar.

Y con todo este rollo os digo: 'Pretextos para olvidar' no es un libro para mí. Según su prólogo y la descripción de la editorial, es una novela contada desde el punto de vista de un niño. La historia de Dieguito, hijo de una enfermera y un aspirante a político que acabará convirtiéndose en el presidente de España. La historia de un niño falto de cariño, con un padre ausente, que pierde a su madre y se refugia en la que fue su niñera y la familia de esta.

Yo ya estoy totalmente en desacuerdo con la primera frase de ese resumen. Un niño no utiliza lenguaje del tipo "incipiente locomoción" para referirse a un bebé empezando a caminar. "Protectorado" cuando se echa un amigo en el colegio que le defiende frente a los abusones. "Unas insignificantes huestes melancólicas…", esta no tengo ni que comentarla. "Gris marengo", ¿qué demonios es gris marengo? Si yo no lo sé, ¿qué tipo de niño sabe que el uniforme de su colegio es gris marengo?

Entiendo que el libro está escrito por el adulto recordando su niñez, no por el niño mismo, y que ese adulto es hijo del presidente de España, así que ha debido recibir la mejor educación. Yo no me relaciono con gente culta que hable así, y mis gustos literarios son muy sencillos, como podéis ver en mi anterior reseña. Así que si alguien me habla con ese vocabulario tan pretencioso, me disperso. Y en una novela que se supone que es sencilla, contando una historia sencilla… pues como que me chirría (eso por no decir que me dan ganas de soltarle un revés al resabido de Dieguito). Además, hay ocasiones en las que parece que el autor se ha empeñado en utilizar todos los sinónimos cultos existentes en el diccionario, uno detrás de otro.

Aparte de eso, las conversaciones me han resultado muy forzadas, poco fluidas. Y no he conseguido conectar con los personajes. Ni siquiera Dieguito, que era el que contaba la historia, me ha demostrado tener una personalidad definida. Pero eso puede haber sido efecto de mi rechazo a la forma de escribir, tan cargante para mí. Así que no he conseguido sentir la pena y la soledad de Dieguito. Y la resolución de la historia me ha dejado indiferente, demasiado fácil y predecible.

¿Lo mejor del libro? Que es muy corto. No me lo habría terminado si no fuera así. Y esa es mi opinión sincera pero subjetiva de este libro. No puedo recomendar algo que no me ha gustado, pero insisto en que es mi humilde opinión y no todo el mundo tiene que estar de acuerdo conmigo.

El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon

3/10/2015 8 Comments

Un chico de 15 años es interrogado por la policía porque el perro de su vecina ha aparecido muerto en medio de la noche. El chico decide investigar por su cuenta para intentar limpiar su nombre. Hasta ahí todo muy normal. La diferencia radica en el muchacho. Christopher no es un chico de 15 años normal, es un joven con síndrome de Asperger (u otro trastorno dentro del espectro autista, pues en el libro no se especifica), que le permite ser extremadamente bueno en matemáticas pero incapaz de entender el comportamiento humano, las expresiones o las relaciones. La única crítica que tengo contra este libro es que, pese a ese comienzo, no es un libro de intriga detectivesca, muy a mi pesar. El incidente con el perro se resuelve demasiado rápido para mi gusto, y sin mucho interés. Aún así, la novela se merece una buena recomendación, al menos por mi parte.

Mark Haddon, el autor, consigue que nos adentremos en la mente de Christopher, y aprendamos que el mundo también tiene sentido desde su punto de vista, aunque no es el mismo sentido que tiene para nosotros. ¿Por qué se pone contento si ve pasar 5 coches rojos camino del colegio, y muy triste y deprimido si ve pasar 5 coches amarillos? Por la misma razón que nosotros nos ponemos felices un día de sol y tristes un día de lluvia, a pesar de estar encerrados en un edificio casi todo el tiempo. El mundo exterior nos afecta a todos, simplemente a Christopher le afecta de una forma un poco más especial.

Y de eso trata esta novela, de descubrir el mundo de Christopher. Un mundo estable y seguro, con su rutina, sus días buenos, sus días malos, su mascota Toby la rata, sus matemáticas. Un mundo ordenado, como a él le gusta. Hasta que el perro de la señora Shears aparece muerto. Buscando al culpable del asesinato para poder volver a su rutina, Christopher descubre algo mucho más impactante y que removerá su tranquilo universo desde los cimientos, dejándolo totalmente inhabitable. Y así es como, con todos sus miedos, todas sus inseguridades y sus rarezas (para el resto del mundo, para él son aspectos normales de su personalidad), Christopher sale al mundo y se enfrenta a todo aquello que teme.

Una novela sencilla, sin una historia demasiado complicada, pues ya es suficientemente complicada la mente de Christopher. Una novela que te enseña que un niño autista puede aplicar la lógica de forma aplastante, a pesar de que sus bases no sean las mismas que las tuyas. Una novela que te introduce en una mente distinta, pero igualmente interesante. Una novela que te abrirá lo ojos a otra manera de ver el mundo.
El curioso incidente del perro a medianoche. Mark Haddon. Traducción de Patricia Antón de Vez. Salamandra. España, 2004. 272 páginas. 17,50 euros. ISBN: 978-84-7888-910-5.

Siempre el mismo día, de David Nicholls

1/23/2015 3 Comments

Otra novela de amor "diferente". Un libro de cómo crecemos y evolucionamos como personas. De cómo maduramos y nos enfrentamos a la realidad. Nos describe la vida de los protagonistas a lo largo de 20 años, pero únicamente a través de cortas instantáneas tomadas siempre el mismo día, el 15 de julio. Cada capítulo del libro corresponde al 15 de julio del siguiente año. Suficiente para hacernos una idea de lo que ha ocurrido con sus vidas y cómo ha evolucionado su relación durante ese tiempo.

Emma es una joven comprometida y radical que quiere cambiar el mundo. Dexter un niño rico con todas las puertas abiertas ante sí y la comodidad de no tener que luchar por ello. Se conocen el día de su graduación, y tienen un pequeño idilio que dura exactamente un día. Contra todo pronóstico se hacen amigos y, gracias al empeño de Emma, siguen en contacto a lo largo de los años. Como todas las amistades que duran años, tienen épocas de mucho contacto y otras de ausencia casi total, tienen peleas y reconciliaciones, reencuentros y malos momentos. Son dos personas muy distintas, con vidas opuestas, pero ambas están tratando de encontrar su lugar en el mundo, tarea nada sencilla. Son dos personas que quieren estar juntas, pero no saben cómo hacerlo. Y mientras, la vida va pasando. 

A través de la historia de Emma y Dexter vemos reflejada parte de nuestra historia, la fuerza con la que sales al mundo a los 20 años, y la cruda realidad con la que te encuentras, donde los sueños no son tan fáciles de cumplir. Donde pasan los años sin que nada cambie, y en un momento tu vida entera da un vuelco. Donde las decisiones que tomas no son siempre acertadas. Donde si tú no actúas, nada cambia. 

Muy recomendable para los románticos y para aquellos a los que les gustan las historias sencillas, del día a día de gente normal. Donde no todo sale bien, y solo se es feliz en ocasiones. Donde el final puede ser el principio de algo más. Donde hay que tocar fondo para poder volver a subir.


     SILVIA CALO
                                                               

La mujer del viajero en el tiempo, de Audrey Niffenegger

11/28/2014 4 Comments

Me gustan las novelas que te hacen llorar, lo reconozco. Adoro las grandes historias de amor, aunque me aburren las novelas rosa predecibles. También me gustan las historias fantásticas y de ciencia ficción, pero soy bastante crítica con ellas también. Por eso esta historia me gustó mucho, tiene bastante de ambas cosas: un protagonista que viaja en el tiempo, y una historia de amor atemporal (por eso de estar representada a lo largo de todos esos saltos en el tiempo, no porque sea el nuevo Lo que el viento se llevó).

Mi problema principal con las historias de ciencia ficción o similares es que generalmente no acaban de convencerme las explicaciones ‘científicas’ que intentan darme. Siempre me chirría algo por algún lado. En este libro, en cambio, no pretenden convencerme de que los viajes en el tiempo sean posibles. Como todo en esta vida, suceden y punto, pueda la ciencia explicarlo o no. Y tampoco se complican con distintas líneas temporales, dependiendo de lo que se haya modificado en cada salto en el tiempo. Hay una sola línea temporal, y si Henry (el protagonista) viaja al pasado y se encuentra con ‘Henry’ de niño, es porque cuando él era niño se encontró con su ‘yo’ futuro, que es ese Henry del presente. 

Y sobre esa premisa se desarrolla su complicada historia de amor. Un Henry futuro retrocede y se encuentra con la niña que será su esposa Claire. Y Claire se enamora de Henry desde niña, así que cuando se encuentra al Henry de su presente no puede evitar la emoción, aunque ese Henry no tenga ni remota idea de quién es Claire. Y aunque parece todo muy complicado, la historia está tan bien contada que es fácil seguir el hilo como lo más lógico del mundo. Las cosas siguen su curso normal y la historia es perfectamente coherente y creíble (al menos para mí) dentro de su embrollo. 

La principal crítica de la gente es que, de esta manera, Claire no tiene poder de decisión. Se enamora de Henry porque ya ha pasado en el futuro, no puede elegir. Supongo que será gente que no acepta el concepto de destino, pues piensan que les quita libertad de elección. Pero según mi punto de vista, que algo esté predestinado a ocurrir no significa que no puedas elegir, significa que esa va a ser tu elección dada las distintas opciones. No sé si me explico. Claire se enamora de Henry porque conoce al hombre en el que se va a convertir antes de que ocurra. Cuando conoce a Henry en el presente, ya sabe quién será en el futuro, y quiere pasar la vida con esa persona. Aunque Henry no lo sepa.

Y así transcurre la relación. Henry desapareciendo de vez en cuando para pasearse por el tiempo, mientras Claire intenta superar la preocupación por su bienestar. Pues, cuando viaja en el tiempo, Henry aparece desnudo y sin saber dónde o cuándo. Y entre capítulos totalmente fantásticos de cambios temporales se entremezclan otros totalmente cotidianos de discusiones de pareja o el día a día de un bibliotecario (que a pesar de desaparecer durante horas sigue conservando su trabajo, una de las pocas pegas que no puedo rebatir).

Es principalmente una historia de amor, así que aquellos que esperen un libro de ciencia ficción y aventuras pueden llevarse un chasco. Pero, para los que nos gusta un poco de pasteleo sin llegar a empachar, esta novela es muy entretenida y bastante lacrimógena. Eso sí, no esperes la mayor historia de amor de los últimos tiempos, ni la mejor novela de ciencia ficción que se haya escrito jamás. Pero es una combinación bien llevada y recomendable.


     SILVIA CALO
                                                               

Criadas y Señoras, de Kathryn Stockett

10/31/2014 3 Comments

EEUU en la década de los 60. Los últimos coletazos de la segregación racial (de la legal, claro, porque de la otra todavía sigue habiendo, aunque intenten negarlo). En un pueblo del profundo sur, una joven soltera de 22 años, Skeeter, recién llegada de terminar sus estudios en la universidad y con una pasión, escribir, intenta no asfixiarse ante las presiones de la sociedad. Mientras todos intentan encontrarle un marido adecuado con urgencia (ya tiene 22 años, se le pasa el arroz), ella busca una manera de que la industria editorial la tome en serio. Cosa harto difícil en esa época para una mujer, por muy blanca que sea.

La misteriosa desaparición de la criada de la familia y mujer que la crió, de la que nadie quiere darle explicaciones, junto con el choque emocional al ver cómo sus amigas de toda la vida tratan a sus criadas, ahora que son madres de familia, la impulsará a intentar recopilar el otro punto de vista de la historia, el de las sirvientas. Esas mujeres que tienen que dejar a sus propios hijos en casa para cuidar de los de otra mujer. Que ven cómo las injusticias que han sufrido se repiten una y otra vez, sin poder hacer nada para evitarlo. Las mujeres sin voz que sustentan el estilo de vida de la clase acomodada.

Esas mujeres, junto a Skeeter, aterrorizadas por el miedo a ser descubiertas, van reuniendo historias de dolor, humillación, crueldad. Pero también historias tiernas y dulces, haciendo un retrato de la sociedad de la época, donde las propias mujeres son las que rechazan todo lo que no se ajusta a esa esposa perfecta que se supone deben ser. Donde todas esconden algún secreto inconfesable tras la puerta de sus casas. Y donde muchas veces, esa sirvienta que tiene que usar un váter colocado fuera de la casa para no contagiar enfermedades, es la única madre que los niños de clase media conocen. 

Una visión un poco sesgada, desde mi punto de vista, pues solo cuentan la parte buena de las sirvientas, retratándolas como empleadas ideales, con solo alguna excelente excepción. Pero muy recomendable de todas formas, pues se trata un tema espinoso y dramático con toques de humor, quitándole un poco de la seriedad que lo caracteriza. La escritora consigue hacerlo más cercano y ameno, para que nos sintamos identificados y nos encariñemos con los personajes, cosa que consigue sin esfuerzo. Una muy buena ambientación que te transporta y te sumerge en un escenario racista y opresor. Un libro con visión femenina, donde los hombres solo juegan un papel secundario. El retrato de mujeres fuertes, que consiguen dejar huella y aportar su granito de arena para cambiar el mundo.

Un libro excelente y tierno, que ha producido una película también excelente. Aunque, por supuesto, nunca comparable a la riqueza de una buena novela.

Publicado por Silvia Calo   

Juego de Tronos, de George R. R. Martin

10/03/2014 4 Comments

Un mundo en el que el verano dura años, y en el que se acerca el invierno ("Winter is coming", lo siento, pero suena mucho mejor en inglés), que será aún más largo y muy duro. Un mundo en guerra para conquistar (o conservar) los Siete Reinos que son uno, donde los candidatos al trono salen de debajo de las piedras. Sangre, lucha, sexo, traiciones, conspiraciones, odio, amor… Muerte. Muchas muertes. Lo principal es no encariñarse con ningún personaje, pues las probabilidades de que siga vivo en el siguiente libro son mínimas. El bien y el mal se entremezclan y se confunden. Puede que el malo malísimo de la primera mitad del libro, que masacra a todos los que te caían bien, en realidad no sea tan malo, y lo hizo para proteger a su familia. Incluso a veces puede que sientas compasión al conocer sus motivos, pero solo a veces.

Dragones, caminantes blancos (que parecen zombies congelados), lobos huargos (más grandes y fuertes que los de toda la vida), cambiapieles (en serio… ¿qué tipo de traducción es esa?), gigantes, un muro descomunal de hielo que haría las delicias de cualquier alpinista, árboles con rostro vestigio de viejos dioses, magia (poca, pero alguna hay)… Un mundo fantástico bastante bien pensado y cerrado. Con protagonistas imperfectos, con mucho rencor acumulado. Y mucho orgullo. De eso que no falte.

"En este mundo, cuando juegas al juego de tronos, o ganas o mueres". Y la mayoría no gana. Muchos no saben ni cómo han acabado jugando, pues solo intentaban sobrevivir. Pero tarde o temprano el orgullo es más fuerte y el odio les domina. Y así, herederos al trono, bastardos que no saben que lo son, hermanos repudiados, niñas obligadas a dejar de ser niñas demasiado pronto… todos luchando contra todos por el Trono de Hierro, que si te descuidas te corta una mano con una de esas cuchillas de las que está hecho. Metáfora poco sutil de lo peligroso, incómodo y traicionero que es el poder.

Un mundo ambientado en una época medieval y feudal. Donde los nobles son tan odiosos y despiadados como lo eran en la realidad, y el ciudadano de a pie solo quiere sobrevivir a tanta miseria. Tensiones entre Norte y Sur, esclavos, racismo, machismo… egoísmo. Nada nuevo bajo el sol en ese aspecto, aunque a veces cuesta asimilar tanta maldad desde nuestra cómoda burguesía.

Una colección que hará las delicias de los más frikis, entre ellos mi "significant other", entretenida para los menos frikis, insoportable para los que no disfrutan con la fantasía. Personalmente me entretuve hasta la mitad del tercer libro, pero tanto egoísmo, orgullo y, como diría mi madre, tanta tontería, ha podido conmigo y he tenido que hacer un receso. Probablemente continúe donde lo dejé cuando se me pase el enfado con los personajes, porque es "pa darle una guantá con la mano abierta" a cada uno de ellos y explicarles de qué va esto de la vida. Mientras, me entretengo viendo la serie de televisión, que aunque cambia ligeramente la historia, tampoco está mal.

Publicado por Silvia Calo