Mostrando entradas con la etiqueta melissa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta melissa. Mostrar todas las entradas

Cómo sobreviví a la madre de Pavlito (con uve), de María Frisa

9/12/2015 Comenta

Y llegó una de esas lecturas creadas íntegramente para hacer reír. Con un porrón de momentos delirantes, risas para regalar y verdades como puños, María Frisa nos presenta su última obra, 'Cómo sobreviví a la madre de Pavlito (con uve)', y nos acompaña, junto a su protagonista María, en lo que es el día a día de decenas de familias.

Aunque autora y protagonista comparten nombre, no se trata en absoluto de una historia autobiográfica, aunque cabe mencionar que muchas serán las madres que se sentirán identificadas en cada una de las páginas que completan el libro.

Con un diseño y maquetación de lo más atrayente, María nos ofrece en bandeja de plata la guía definitiva para sobrevivir al cole cuando eres madre. Una letra bastante grande y sencilla de leer, nos invita a no dejar para mañana las líneas que nos quedan pendientes. Sus ribetes, distintas fuentes empleadas y la gracias que caracteriza a nuestra autora a la hora de dar consejos, engancha de esa manera tan especial que nos ha ofrecido siempre. Ninguna de sus páginas te dejará indiferente, y correrás a encontrar la siguiente lista de reglas de supervivencia.

María (la prota) es una mamá de cuarenta y... que lo tiene casi todo. O casi todo lo que tienen las mamás de hoy en día: una madre adicta al orden y la limpieza, una suegra especial, un marido barrigón, una hija adolescente enganchada al teléfono móvil, un hijo pequeño lleno de inocencia, una amiga que comparte o discute sus opiniones, un trabajo, una casa, varios grupos de WhatsApp muy molestos... y a la madre de Pavlito. ¿Te sientes identificada ya? ¿No? Pues espera, que te cuento más.

¿Sabes esa mamá del cole que no sólo acapara toda la espectacularidad marcada por las revistas de moda, que nunca llega tarde, que siempre luce fresca y estupenda, que organiza más eventos de los existentes y que, además, es la presidenta del AMPA y la administradora de todos los grupos de WhatsApp del curso, y que intentará dejarte en evidencia siempre? ¿Te suena? Pues ésta es, en nuestra historia de hoy, la famosa madre de Pavlito (con uve). Y María nos enseñará, no sólo a sobrevivir a la misma, sino también a los trabajos del cole, reuniones de última hora, desayunos tardíos, lunes odiosos, martes peores, manchas en la piel por la edad, remedios de salud casi inventados y, como si no fuera suficiente, ahora va, y nuestra prota decide PONERSE A DIETA.


También encontraremos momentos como éste, en el que la prota viajará al pasado en su mente para contarnos algún recuerdo de ayer, siempre marcados por la cremallera de flashback, y que nos ayudará, así, a no perdernos entre las palabras sin saber de dónde venimos. Siempre se agradece que te pongan las cosas fáciles.


Es una historia muy divertida y original que no podrás soltar hasta que llegues a su última página.

Pero no ha sido el humor entre sus letras lo único que ha hecho que terminase este libro encantada de haberme topado con él, María Frisa, tal y como ya nos tenía acostumbrados en sus anteriores obras llenas de consejos, no ha querido cambiar (y se lo agradezco) y nos deja entre sus líneas cientos de ellos más. Todos marcados por la gracia que desprende, y que, aunque cueste aceptar, bien ciertos que son.

Un libro que gusta, tanto si te sientes identificada con la prota como si no, gracias a sus chistes, a la ironía y al sarcasmo marcado de la protagonista y a los comentarios más que ingeniosos de su amiga Rosa.

Una historia que te hará reír, sí o sí, y que merece con todas las de la ley que se le dé una oportunidad.

Y si no te ríes con ella, pues chico, yo ya no sé.

Cómo sobreviví a la madre de Pavlito (con uve). María Frisa. Espasa. ISBN: 9788467043297. 384 páginas. 19,90 euros. COMPRAR 'Cómo sobreviví a la madre de Pavlito (con uve)' en Amazon.

Que todo sea como nunca fue, de Joachim Meyerhoff

7/18/2015 2 Comments

Vivir en un mundo de locos.
Crecer en el lugar donde la demencia marca la cordura.
Aprender acompañado de personas que ven el mundo con distintos ojos a los nuestros.

Así pasó su vida Joachim Meyerhoff, autor de la novela autobiográfica 'Que todo sea como nunca fue', donde nos cuenta, en sus 400 divertidísimas y a la vez conmovedoras páginas, cómo fue pasar su vida en un hospital psiquiátrico.

Joachim no está ingresado en él. Tampoco necesita ningún tipo de ayuda o terapia. Joachim es el hijo menor del director y uno de los más respetados médicos del centro, donde no solo trabaja y dedica gran parte de su vida (con una extrema profesionalidad) al cuidado de los pacientes, sino que también vive acompañado del resto de su familia, y es así como todos ellos se ven envueltos en el hecho de vivir en un mundo de locos.

Joachim comienza a relatarnos su historia cuando tiene siete años, un día que llega tarde al colegio lleno de excitación y nervios por contar al resto de sus compañeros que ha visto a su primer muerto. Un jubilado. Desde aquí, todas sus páginas nos introducen en un mundo de recuerdos de lo más peculiares. Momentos de risas vividas en el patio de un hospital donde, como ya he dicho al comenzar mi reseña, la demencia marca la cordura. Donde estar loco es lo normal.

No solo leeremos tantas anécdotas de los pacientes y con los pacientes como el autor es capaz de recordar, también nos demostrará en distintas ocasiones la gran admiración que ha sentido siempre hacia su padre y la dedicación de este hacia el centro y a cada uno de los pacientes, sin importar jamás la hora o las circunstancias.

Una historia tan dulce y entrañable como su jovencísimo protagonista, que te invita a que le acompañes en la aventura de crecer en el patio de un hospital psiquiátrico. Una historia que hará que te sumerjas de lleno en ella, desde la primera palabra hasta el último punto, y que te hará vivir toda la experiencia desde los ojos de un niño que está aprendiendo a vivir.

Por su frescura y su dinamismo, por cada uno de sus entretenidos diálogos, miles de anécdotas que harán que te partas de risa, momentos que rozan el corazón y otros que dan de lleno en el mismo haciéndote ver las cosas con una perspectiva distinta, no tengo ninguna duda de que 'Que todo sea como nunca fue' se convertirá en una de tus lecturas más entretenidas del verano.

Que todo sea como nunca fue. Joachim Meyerhoff. Traducción de Christian Martí-Menzel. Seix Barral. España, 2015. 400 páginas. 19 euros (digital: 12,99). COMPRAR 'Que todo sea como nunca fue' en Amazon.

El mundo azul. Ama tu caos, de Albert Espinosa

4/25/2015 2 Comments

Ha llegado lo último de Albert Espinosa. Esta obra, que enlaza con 'El mundo amarillo' y 'Pulseras rojas', recibe el nombre del color del cielo y del mar, dos fuerzas que además están muy presentes a lo largo de toda la novela.

Se trata de 'El mundo azul. Ama tu caos', una historia llena de aventuras y ganas de vivir que conocerás de la voz de su protagonista: un joven de 17 años que un día entra en la consulta del doctor en busca de noticias y sale con una fecha final.

Tres días le separan de su 18 cumpleaños. Tres días separan ahora ese momento del de su muerte. Tres días separan los últimos cinco años, ingresado en ese hospital, del resto de su corta vida.

Es entonces cuando comienza a recordar a viejos compañeros de habitación, y, al hacerlo, no puede evitar evocar aquel día en el que oyó hablar, por primera vez, del Grand Hotel y de lo que parecía ser un lugar idílico donde ir a morir cuando no tienes a nadie.

Un email y una llamada, y se encuentra en un avión de camino al Grand Hotel.

Albert nos transporta, junto al protagonista de esta historia, hasta la isla del faro, donde se encuentra la estancia previa al Grand Hotel, un lugar mágico lleno de encanto y locura donde todo pasa más deprisa y se siente más fuerte. Todo es aquí, así y ahora. Todo es ya.

Un lugar donde nuestro protagonista debe encontrar, con la ayuda de otros habitantes que también esperan la muerte, el modo de vivir siendo lo que quiera ser. De ser libre para morir. Crearse a sí mismo y ser quien quiera y como quiera ser. Aprender a amar lo que hace y aprender, de algún modo, a amar su caos.

Tres días contados a velocidad de vértigo en 212 páginas llenas de todas las moralejas, metáforas y frases a las que Espinosa nos tiene acostumbrados. Además, incontables referencias, tanto al cine como a la música, terminan de crear una novela que Albert, una vez más, consigue que devores del tirón y que te transporta, con la magia, el encanto y la picardía que le caracterizan, a esos lugares llenos de vida que sólo él sabe crear.

Una historia llena de ilusión, donde Albert nos mantiene muy cerca de la muerte en todo momento, pero sin arrebatarnos por un segundo la sonrisa y la emoción.

Sin duda, un final especial para la trilogía de los colores de Espinosa.

El mundo azul. Ama tu caos. Albert Espinosa. Editorial Grijalbo. ISBN: 978-84-253-5291-1. España, 2015. 216 páginas. 15,90 euros. COMPRAR 'El mundo azul. Ama tu caos' en Amazon.

La verdad y otras mentiras, de Sascha Arango

3/28/2015 2 Comments

Hacía ya tiempo que tenía ganas de engancharme a una novela negra y, por lo que había leído de 'La verdad y otras mentiras', ésta prometía. No sólo porque se tratara del "gran debut literario" de Sascha Arango, como muchos se atrevían a pronunciar, sino porque, además, la trama de la historia me llamaba bastante la atención. Y he de decir que no me ha decepcionado ni un poco, al contrario, me ha sorprendido gratamente.

'La verdad y otras mentiras' es una novela que gira en torno a su protagonista, Henry Hayden, y a cómo, día tras día, desde que dio comienzo su vida, se ha dedicado a crear una red de mentiras sin fin para proclamarse quien es hoy: uno de los escritores más reconocidos a nivel internacional.

Solemos decir que las mentiras no llevan a ningún lado, que al final la verdad siempre acaba saliendo a la luz, pero a Henry las cosas parecen irle mejor que bien de este modo. No sólo su carrera mejora de manera considerable, su fama sube como la espuma o se tiene que quitar a las mujeres de encima a puñados, también se atreve a afirmar que está felizmente casado con Marta, quien le acompaña desde hace más de una década y le quiere como nunca mereció ser querido. Se podría decir que gracias a todos sus juegos y falta de honestidad, ha llegado a tener la vida perfecta que muchos envidian.

Sin embargo, todo empieza a cambiar el día que Betty, su editora y amante, le confiesa que está esperando un hijo suyo. Un hijo que jamás pudo engendrar con Marta y que, para bien o para mal, marcará un antes y un después en el transcurso de su historia.

Henry podría ahora, por primera vez, afrontar las cosas como vienen y confesar toda la verdad, pero, sabiendo como es, poco podemos esperar de este mentiroso patológico que roza la inestabilidad mental y nos muestra la psicosis que trata de esconder entre mentiras; así que, una vez más, decide tomarse la verdad a su manera y, en lugar de dar la cara, deshacerse del problema. Ha llegado el momento de deshacerse de Betty. Lástima que las cosas no salieran como esperaba y terminara cometiendo uno de los mayores errores imaginables, haciendo así que ahora su vida se encuentre truncada de cabo a rabo y absorviéndole en una espiral de destrucción y locura.

La novela en sí no te deja indiferente. Una narrativa fresca invadida de humor negro provocará que la comisura de tus labios dejen escapar sonrisas en cada una de sus páginas. Una novela negra con la dosis justa de humor para no hacerse pesada. Giros inesperados, citas más que acertadas, decisiones contrarias, crimen, misterio, una trama muy bien descrita, una historia que bien podría ser real y un protagonista que te hará tanto amarlo como odiarlo.

Sascha Arango ha sabido, y muy bien, meternos en la cabeza de Henry, convencernos de que todas sus mentiras, bien pensadas, tenían un sentido y una lógica. Un protagonista de novela negra de 10, pero ¿por cuánto tiempo podrá Henry seguir con todas las mentiras? ¿Terminará cayendo en su propia trampa?

Una recomendación más que segura, sobre todo si te gusta meterte de lleno en la mente de los protagonistas y vivir historias desde sus perspectivas. 

Que no te eche atrás lo de "novela negra", de algún modo había que calificarla. 'La verdad y otras mentiras' es más que eso, y lo descubrirás sólo empieces a invadir sus páginas. Pero hazlo, te prometo que no te arrepentirás.
La verdad y otras mentiras. Sascha Arango. Traducción de Carles Andreu Saburit. Seix Barral. Barcelona, 2014. 312 páginas. 18,50 euros. COMPRAR 'La verdad y otras mentiras' en Amazon.

La historia silenciosa, de Eli Horowitz, Matthew Derby y Kevin Moffett

2/28/2015 4 Comments

Un adiós en el aeropuerto. Un reencuentro inesperado en el portal de casa. El rogar por el siguiente primer beso. Los "llegas tarde" y los "no volverá a pasar". El "ponme otra" y el "una y no más". Los "ya no te quiero". Los "no te marches".
Utilizamos las miradas, los gestos y el silencio para comunicarnos continuamente. Lo utilizamos más de lo que incluso somos conscientes. Utilizamos el silencio como herramienta de comunicación cuando lo que sobra son las palabras. Cuando los sonidos ya no son suficientes. Cuando a un gesto le falta expresividad.

Desde que llegamos al mundo, nos enseñan a comunicarnos con palabras, con fonemas, gestos. Nuestra vida se basa en cientos de palabras, unidas las unas a las otras, que forman los recuerdos que nos encanta contar. Anécdotas de ayer que gracias a la comunicación, transmitimos al resto con la intención de que duren para siempre.
Pero ¿te has parado a pensar qué pasaría si nos quitaran eso? ¿Cómo veis una vida sin comunicación? ¿Y si el silencio con el que a veces nos comunicáramos tampoco fuera ahora una forma de comunicación? ¿Y si existiese un nuevo nivel?

La historia silenciosa comenzó siendo una aplicación móvil. Tres escritores formaron parte de ella, y ya sólo por esa razón, mis ganas de leerla me empujaban irrefrenablemente hacia su portada. El hecho de que fuese una historia de ficción basada en un futuro nada lejano, me dio la última palmada en la espalda. Leerme el primer capítulo, fue mi perdición.

Vaya manera de engancharme, amigos.

Eli Horowitz, Matthew Derby y Kevin Moffett nos introducen en un mundo que comienza a cambiar a velocidad de vértigo desde el momento en que aparecieron los primeros silenciosos. Niños y niñas que nacían sin la capacidad de comunicarse en absoluto con el mundo que les rodea, y niños que parecen ir convirtiéndose durante sus primeros años de vida. No hablan. No se quejan. No lloran. No dicen nada. Es como si la comunicación, de cualquier tipo, no existiese para ellos.

El Cerrito, California, 2011, nace Flora, la primera niña silenciosa de la que tenemos constancia. Su padre, viudo desde el nacimiento de ésta, nos irá contando cómo es criar a una niña silenciosa, darlo todo por ella y tratar, sin resultados, de empujarla a algún tipo de comunicación. Pero Theodore Greene no será el único que nos relate lo ocurrido. Éste pasará el testigo a los testimonios de otros padres angustiados, madres que se rinden, profesoras que sobrepasan la línea de su deber, jóvenes que desean ser uno más de ellos, doctores que buscan soluciones y otros que sólo buscan sacar su propio provecho de la situación. Todos ellos contados en primera persona y con una perspectiva distinta. Con la ayuda de todos ellos, conseguiremos ir conectando una historia que en principio podría parecer complicada, pero que, una vez que avanzas por sus páginas, resulta tremendamente clara.

En una América azotada por los movimientos políticos, el dinero y el poder, iremos viendo la evolución, durante 30 años, de esta enfermedad que no se sabe bien de dónde viene o hacia dónde va. ¿Dónde están los límites? ¿Acabará el mundo siendo un lugar lleno de silenciosos? ¿Conseguiremos, los que sabemos comunicarnos, dejar de hacerlo como lo hacíamos hasta ahora?

El libro me ha parecido de lo mejor. Un mundo de lo más original. Me he planteado dudas que jamás imaginé y me ha encantado verme envuelta en ese peculiar lugar. Me ha enganchado de principio a fin. Me ha hecho querer terminar para volver a empezar. Me ha hecho reír, pensar, emocionarme, enfadarme, me ha entretenido una barbaridad. Me ha hecho sentir. Ha cumplido, de cabeza, su deber como libro.

Es una recomendación fácil, estoy segura de que no dejará a nadie indiferente. Con una ciencia ficción de lo más real, estos tres autores nos llevan a un mundo del mañana con preguntas que bien podríamos hacernos hoy. Nos hacen que caigamos en las redes de desear comunicarnos en silencio, haciendo que sobre todo lo demás. Nos convencen de que el futuro, de aquí a un par de décadas, será tal y como lo describen. Nos sorprenden con invenciones que tienen todo el sentido y nos hacen detenernos cada equis páginas para decir aquello de "cómo me está gustando esta historia".

Con poco diálogo, pero muy acertado. Con citas que te grabarías a fuego en la piel. Con una narrativa ideal y una perfecta traducción al español. Con un sinfín de anécdotas, tanto divertidas como terroríficas. Momentos que te harán emocionarte, momentos que te entristecerán. Con gancho. Con ganas. Con todo esto, y muchas palabras en sus más de 500 páginas llenas de "cinco minutos más y lo dejo por hoy", Eli Horowitz, Matthew Derby y Kevin Moffett me han dejado con la boca abierta.

Una historia sobre el lenguaje, la comunicación y sus barreras. Una historia de cómo sería el mundo si no fuera nuestro mundo. Si fuera el de ellos, el de los silenciosos.

Sin duda alguna, uno de mis libros del 2015.


     MEL A. EZQUERRA
                                                               

Maldito karma, de David Safier

1/31/2015 8 Comments

Soy de esas personas que cuando llegan a tu casa, en lo primero que se fijan es en los libros que tienes, y esto lo hago por dos sencillas razones. Una es porque adoro, por algún motivo que desconozco, ver libros apilados. Los hay que disfrutan con paisajes, yo me vuelvo loca con montones de libros en estantes, mesas o rincones. Y la otra es porque, a veces, no necesito saber de qué va un libro para lanzarme sobre él. Si alguna obra coincide en varios de los montones de libros de las casas que visito, ése, entonces, tiene que ser un buen libro. 
Y esto fue lo que me pasó con Maldito karma, de David Safier. Lo vi por primera vez en casa de mis padres, lo vi en estanterías de distintos amigos en Ámsterdam, y cuando volví a casa por Navidad, una de mis mejores amigas me lo entregó envuelto en papel de regalo y con un lazo que gritaba "sé que te gustará". 
Una vez más, el universo conspiraba para que yo cayese en el dulce pecado de la lectura y me dejase envolver con las palabras.

Empecé a leerlo al día siguiente, en el mismo aeropuerto, y lo terminé horas después. Seguramente lo hubiera leído en un día si no fuera por el hecho de que, hasta donde yo sé, sigo siendo humana y mis necesidades vitales, como dormir y comer, me hicieron retrasarme un poco.

Maldito karma es una obra de ficción llena de humor y lecciones. Te la papeas de capítulo a capítulo sin dejar de lado las sonrisas y recapacitando sobre qué estás haciendo tú con tu vida, y es que, recorrer la historia de Kim, su protagonista, te hará pensar y creer en el karma, si no lo hacías ya.

En esta obra, el autor nos presenta a Kim Lange, una afamada presentadora de televisión alemana que, aún teniéndolo todo y pudiendo presumir de una vida perfecta, dedica muy poco a apreciar lo que realmente importa; un marido encantador, una hija adorable, una casa maravillosa con un jardín de envidia, una carrera que no hace más que crecer, fama... O por lo menos a apreciar a tiempo y como debería.

Kim tomará consciencia de esto en el momento en el que, horas después de recibir el premio a la mejor presentadora de televisión el mismo día que dejó de lado a su dulce niña en su quinto cumpleaños, y mientras se imagina teniendo una aventura a espaldas de su marido con otro presentador de televisión, el lavabo de una estación espacial rusa desintegrada la alcanza, aplastándola y apartándola de lo que hasta ahora había sido su vida.

El karma se pone ahora en juego.

Kim despierta reencarnada en una hormiga en el jardín de su casa, algo que le cuesta un rato comprender, pero para eso está Giacomo Casanova, para guiarla por sus siguientes vidas y hacerle entender que el que ahora sea un ser casi insignificante, se debe a todo el mal karma acumulado en su vida anterior. Si Kim quiere volver a ver a su hija, a abrazarla, a no temer ser aplastada por ésta u otros, tendrá que ir acumulando buen karma para llegar de nuevo a estar junto a ella.

Durante la historia, disfrutaremos y nos reiremos con una escéptica Kim convertida en hormiga, gusano, conejillo de indias, gato, entre varias otras formas, siempre acumulando el mejor karma posible para así, si es posible y no sólo un rumor, volver a sentir el calor de la familia que en su día no supo apreciar.

Tengo que reconocer que la historia me gustó mucho. La forma de Kim de ver la vida se asemeja a la de muchos de nosotros, que damos prioridad a cosas que realmente no la merecen, como el hecho de preferir asistir a la entrega de un buen premio que reconozca nuestra carrera, a ver la sonrisa de nuestra niña al soplar cinco velas, momento que no se volverá a repetir.

Con esta obra te reirás, temerás, pensarás y, si la pillas con ganas, puede que hasta aprendas. 
Que nunca es tarde para hacer las cosas bien, es algo que todos sabemos. Y que las segundas oportunidades están ahí para aprovecharlas dando lo mejor de nosotros, también, pero ¿cuántas veces lo hacemos? ¿Cuántas veces debemos tocar fondo para decidirnos a salir del hoyo? ¿Cuántos sustos necesitamos para aprender a apreciar lo que realmente importa?

Que el trabajo viene y va, y cuando tú no estás, otro remplaza tu lugar y si te he visto no me acuerdo.
Que la familia y el amor de ésta es para siempre, y no deberíamos dudar nunca en ponerlo por delante de todo. Que el espacio que dejes vacío en ella no se llena nunca de la misma manera.
Que la vida son dos días, y nos los pasamos distraídos con lo menos importante.
Así que, amigos, disfruten de lo importante, rían, crezcan, lean este libro y empiecen a acumular buen karma, por lo que pueda pasar.


     MEL A. EZQUERRA
                                                               

El teorema Katherine, de John Green

1/03/2015 6 Comments

En esta vida o dejas, o te dejan.

A Colin Singleton, el protagonista de esta obra, lo han dejado otra vez. En esta ocasión ha sido su Katherine 19, porque si alguna obsesión tiene Colin, a parte de conseguir destacar en algo grande, dejar huella en el mundo, conseguir que su nombre quede en el recuerdo de todos y no en el de unos pocos, son las chicas llamadas Katherine.

El día de su graduación, K19, la última de ellas hasta el momento, lo deja. Colin, el niño que creció escuchando lo especial que era, estaba siendo dejado por la Katherine número 19 porque, según ella, él no necesitaba una novia, sino un robot que dijera "te quiero".

Para una mente inquieta y pensante como la de Colin, este tipo de problemas sólo tienen solución matemática. Si comprende el motivo, podrá averiguar cómo evitarlo. Y entre pensamiento y pensamiento, mientras invierte las horas en recordar a K19 y se pierde entre las imágenes de un techo estático, tumbado en la moqueta de su habitación, el que llega es Hassan, su mejor amigo de casi siempre, y que con su fuerza, su manera de ver la vida como si ningún problema fuese importante, y sus ganas de no pasar el verano en casa, empujará a Colin a emprender un viaje en coche a través del país, sin saber bien hasta dónde llegarán o durante cuánto tiempo, teniendo como meta conseguir que Colin se encuentre mejor consigo mismo.

Durante este tiempo, los chicos conocerán a Lindsey, una joven de Tennessee que se preocupa por esta clase de problemas incluso menos que Hassan, y junto a ella y su especial forma de ver la vida, los tres vivirán momentos que harán de esas vacaciones algo inolvidable.

John Green, autor de Bajo la misma estrella, nos ha demostrado con esta historia que no sólo con drama y lágrimas llegas al interior de las personas, sino también con historias divertidas como la que nos presenta en esta obra. 

Con unos diálogos rápidos, astutos, invadidos por las bromas y las mofas entre los personajes, irás avanzando página tras página con ganas de saber mucho más sobre todas esas teorías que llenan la cabeza de Colin que al parecer, sólo él comprende, pero que no dejan a ninguno indiferente. 

Una historia que nos lleva al conocimiento universal de que cuando eres el dejado o el amor duele muy dentro, los amigos son quienes más ayudan a pasar el bache. Un libro que te recordará el valor de la palabra amistad y que te hará soltar varias carcajadas incluso cuando Colin se encuentre más hundido, pues incluso en los peores momentos, si quieres, puedes encontrar la nota de humor.

Si buscabas un libro como Bajo la misma estrella, no se trata de éste. Pero si buscabas una historia entretenida, que te haga pasar un buen rato, con un fondo emocional moderno y en ocasiones un tanto sarcástico, este es tu libro.

Yo, sinceramente, lo recomiendo. Colin y Hassan me han hecho echarles de menos tan pronto como terminé la última página y eso, amigos, pocos lo han conseguido.


     MEL A. EZQUERRA
                                                               

El sentimiento negativo, de Risto Mejide

12/06/2014 2 Comments

Y ha llegado diciembre, y con él, las calles invadidas de luz y color, las canciones con campanillas que suenan a todas horas en la radio, la alegría contagiada por los deseos de unos y otros, los finales que auguran comienzos, las fiestas, los reencuentros, la magia… y es que, amigos, ya huele a Navidad.
Son fechas que, tanto si apoyas esta festividad como si no, nos hacen a todos vivir el mes de un modo distinto. Todo se acelera. Todos nos pasamos los días pensando en las cenas que nos esperan, en qué nos vamos a poner, en qué añadiremos a nuestra lista de propósitos para el año que llega, en qué regalamos a esa persona especial. 

Pues bien, hoy vengo para ayudar con esa última parte. Os traigo el regalo perfecto. Y os lo traigo de la mano de Risto Mejide. 

El sentimiento negativo es un libro que cayó en mi poder hace mucho ya y que, desde ese día, no ha dejado de estar muy presente en mi vida.
Risto no necesita presentación, y escribir aquí a todo lo que se dedica me dejaría poco espacio para admirar y comentaros qué me enamoró de aquel segundo libro que publicó en 2009 y que es un básico en mi bolso a día de hoy.
Personalmente, admiro a esta persona desde que muchos de vosotros no lo tragabais por las críticas que hacía en televisión. A mí me ha parecido siempre un “producto” increíble, creado poco a poco para que a día de hoy todos perdáis horas en colas para una firma, queráis conseguir sus libros antes que nadie, y os volváis locos cada vez que os cae un retuit suyo.

Pero dejémonos de relleno y pasemos a la acción.
El sentimiento negativo, su segunda obra, como ya he dicho, es un libro corto de relatos que no duran más de un par de páginas, llenos de palabras que harán que algo se te mueva por dentro, que no te dejarán indiferente, que te provocarán infinitas ganas de terminar sólo para empezarlo de nuevo. Y otra vez. Y otra.
Con este libro, a Risto le dio por jugar con nosotros, por hacernos sentir, por demostrarnos que entre toda la basura de este mundo, hasta la lágrima más difícil de soltar sale sola. Que sentir, sentimos todos por igual. Que sonreír es un placer que todos conocemos y pocas veces nos permitimos experimentar. Que las palabras, bien dichas, llegan al alma. Y que cuando el río suena, agua lleva.

En esta obra, Risto Mejide toca, de una manera completamente honesta y digna de admirar, tantos temas relacionados con lo que llevamos escondido, que parece imposible que seamos capaces de guardar tales cantidades de sentimientos. Habla de relaciones, de la felicidad, de la ausencia de la misma, de situaciones de nuestro día a día, de lo que perdemos por miedo a perder, de cuando quiere llover y no llueve, y de lo poco que él sabe de la vida para demostrarnos que la misma tiene dos caras y lo negativo de lo que sentimos es una de ellas, nos guste o no.
Además de tratar estas fiestas a su modo particular, contarnos la verdad sobre las vacaciones y lo que llega después de ellas, o el valor de un buen polvo a tiempo, te hablará de todo diciendo mucho pero sin decir nada, y sin terminar tus ganas de seguir pasando páginas y tragarte, tanto si quieres, como si no, cada una de sus palabras.

Con frases que, en ocasiones, te hacen recordar y escuchar de fondo algún temazo de Sabina, y con metáforas que sólo él sería capaz de crear con un sentido especial, descubrirás que la vida no es sólo lo que tenemos delante y que no debemos olvidar lo que llevamos escondido en alguna parte de nosotros. Eso que muchos nos negamos a enseñar, a decir, a vivir.

En mi opinión, es el regalo perfecto para estas navidades, tanto para todos los ellos como las ellas.
Desde que lo descubrí, y gracias a su pequeño tamaño y fácil lectura, no falta en mi bolso. Podría recitar cada uno de sus capítulos de principio a fin sin dejarme una coma, y es que desde que lo conozco, nada me gusta más que el que mis citas lleguen tarde, los buses paren en atascos, las esperas en el aeropuerto sean eternas y que las lavadoras no terminen nunca. 
La evasión que me ofrece es incomparable, incluso cuando ya lo he leído cientos de veces. 
No cansa. No aburre. No se repite. Es simplemente el entretenimiento perfecto si, como yo, adoras las palabras y la magia de las mismas. 

Si este año aún no sabías qué regalar a esa persona especial (o no tan especial, da igual, el libro mola igual para todos) si te surge alguna duda, y si no lo he dicho suficientes veces ya, regala ganas y sentimientos negativos. Regala palabras y el poder de que te envuelvan, te hagan desear, recordar, viajar por el interior de ti mismo y conocer de qué pasta estás hecho. Regala este trocito de Risto que ya nos regaló él hace unos años.

Espero que este libro se convierta para vosotros en tan básico como lo es para mí, y si lo disfrutáis sólo la mitad de lo que yo lo hago, ya será muchísimo.

Feliz Navidad, amigos. Y no os olvidéis de disfrutar de todo lo bonito que nos ofrece este mes.


     MEL A. EZQUERRA
                                                               

Veronika decide morir, de Paulo Coelho

11/12/2014 3 Comments

Y llegó la hora de reseñar uno de esos libros que yo considero retos. Un libro de Paulo Coelho, afamado escritor mundialmente reconocido al que muchos admiran. Yo, amigos, no puedo incluirme en ese grupo. Personalmente, creo que en muchos aspectos hemos llegado a sobrestimar el valor de sus palabras cuando otros autores las han expresado igual o incluso mejor, sin embargo a ellos los dejamos en el olvido por no existir postales de fondo negro e imagen monocromática con su firma que podamos compartir en las redes sociales para expresar cómo nos sentimos. Es cierto que tiene libros buenos, sí, pero muchos de ellos a mí me resultan lentos, lecturas poco dinámicas y que tardan en engancharme. Aún así, sigo dándole oportunidades. Y por aquello de seguir probando, me topé con Veronika decide morir

Paulo, aquí has roto mis esquemas. Me has hecho comerme muchas de mis palabras, y tengo que reconocer que al fin he encontrado una historia tuya con dinamismo, que me ha enganchado de principio a fin.

En Veronika decide morir, Paulo Coelho nos narra en tercera persona la historia de Veronika Deklava. La historia de una chica joven a la que, a primera vista, no le falta de nada -es guapa, agradable, dinámica, inteligente, tiene una familia que la quiere y aprecia, no le faltan las citas- y a la que, sin embargo, le sobran los motivos para querer acabar con su vida. Veronika ya no ve un mañana. No es depresión, no está triste, no le ha pasado nada que la empuje a ello, sin embargo, esta joven se ha cansado de vivir. La monotonía, la falta de excitación en su vida, saber que cada día va a ser lo mismo una y otra vez, y creer que ya vivió todo lo que debía, la empujan a pensar que una sobredosis de somníferos será la solución y la mejor manera de terminar con aquello por lo que ya no siente ninguna admiración: su vida. 

Aquel día, desde aquella habitación en el centro de la capital eslovena, y no sin antes planearlo todo hasta el último detalle, Veronika decide acabar con esa vida que ve vacía de pasión y sentido. 

Pasadas una horas, nuestra protagonista de hoy despierta en el centro psiquiátrico de Villete. Un hospital lleno de lo que muchos llaman “locos” y donde aprenderá el verdadero significado de esa misma palabra, pues un loco no es más que alguien diferente, que hace las cosas de modo distinto a los demás, pero dime tú quién marca en este mundo de locura dónde está la normalidad. 

Allí conocerá a Zedka, a Mari, y al chico esquizofrénico que sonreía cuando Veronika tocaba el piano. De la mano de ellos, de enfermeros, y de algún que otro presuntuoso doctor (casi más loco por sus ideas que muchos de los internos), aprenderá que la vida es distinta a lo que ella pensaba. Que la emoción está donde se quiere sentir, que la pasión no se termina nunca si tú no quieres, y que las ganas no deberían sobrar jamás. 

Una experiencia tan agradable como carente de sentido desde el punto de vista de Veronika, pues los doctores le dicen al poco de despertar que los cuatros tarros de somníferos que ingirió en su intento de suicidio hicieron tanto daño a su corazón que éste no podrá soportar la vida por más de cinco o seis días. 

Una historia que augura finales desde la primera página y que no deja de sorprenderte mientras la lees a velocidad de vértigo. Una lectura altamente recomendable, rápida y que te enseña a apreciar las pequeñas cosas de la vida, ésas que, normalmente, en esto que llamamos día a día, pasan desapercibidas. Una historia con la que Coelho ha conseguido que me dejase de principios para empezar por el final. El final de Veronika. El final de una vida que merecía de verdad ser vivida. Exactamente igual que la de cualquiera de nosotros. 

No os olvidéis de vivir, y haced que cuente.


     MEL A. EZQUERRA
                                                               

Las cosas que no nos dijimos, de Marc Levy

11/01/2014 Comenta

A falta de cuatro días para su boda, y con ayuda de su mejor amigo Stanly, Julia, la protagonista de nuestra historia de hoy, se dedica a ultimar los detalles para la ceremonia. Un evento que decide posponer momentos después de recibir la llamada del secretario personal de su padre, informando de que éste no podrá acudir a ver cómo su hija desfila hacia el altar. Esto en principio no sorprende a Julia, dado que hacía años que había cortado la comunicación con el gran hombre de negocios Anthony Walsh, pero que en esta ocasión le ofrece una gran excusa a su ausencia: su padre acaba de fallecer.

En Las cosas que no nos dijimos, el autor nos intenta acercar al mundo de las segundas oportunidades, ofreciendo a Julia la posibilidad de poder pasar seis días con el androide creado a imagen y semejanza de Anthony Walsh, y que él mismo encargó para poder así despedirse de su hija, y a la vez, recuperar en una semana, todo el tiempo perdido en los últimos años.

Aunque en un principio parece que la historia va a centrarse en el viaje de una mujer adulta -independiente, con carácter y un enorme rechazo a su padre y a su estilo de vida-, acompañada del androide que desde el primer momento se niega a reconocer como real, o incluso moralmente respetable, lo cierto es que sus páginas acaban más centrándose en los viejos recuerdos de la protagonista en sus años de universidad y en cómo, poco a poco, y gracias a sus experiencias personales, ha conseguido convertirse en la mujer de éxito que es hoy. Además de presentarte en profundidad a cada uno de los protagonistas de su vida.

Una trama llena de momentos inverosímiles que, aunque lenta en principio, acabará por enganchar al lector gracias a sus fluidos diálogos, su manera de indagar en la inteligencia emocional, sus intrigas, su nota de humor en cada uno de los capítulos, y sus ganas de hacernos creer en que no deberíamos perder nunca la esperanza.

De la mano de Anthony y Julia descubrirás la importancia de las relaciones personales, de cómo nos convierten en quiénes somos, de cómo nuestro pasado es algo que siempre estará ahí y de cómo debes superarlo, aprender de él, o dejarte llevar por los mejores momentos de un ayer que parecía olvidado y encerrado en una caja de zapatos en el fondo del armario. De cómo a veces el revivir, es la mejor forma de llevar la vida.

Una historia que proclama la virtud de las segundas oportunidades y nos invita a ver cómo las cosas no son siempre lo que parecen. A veces nuestros recuerdos se encuentran borrosos y donde creemos saber, se esconden nubes de dudas y realidades que desconocemos. Y qué mejor modo de conocer una verdad que creíamos inexistente que tratando todas las cosas que no nos dijimos.

Porque, ¿qué harías tú si tuvieras una segunda oportunidad?


     MEL A. EZQUERRA