Mostrando las reseñas de infantil . Mostrar todas las reseñas.
Mostrando entradas con la etiqueta infantil. Mostrar todas las entradas

El pequeño conejo blanco, de Xosé Ballesteros y Óscar Villán

9/16/2015 Comenta

Cuando hablamos de literatura infantil contamos con una serie de editoriales especializadas en el ámbito. Hay grandes, pequeñas, más o menos conocidas… Gracias a mi profesión (soy maestra de educación infantil) tengo la suerte de conocer un sinfín de títulos de cuentos muy buenos para llevar al aula y, obviamente, detrás de esos títulos hay editoriales que luchan por sacarlos adelante. Hoy quiero descubriros una de esas editoriales capaces de hacer magia: Kalandraka, y uno de sus títulos más divertidos: El pequeño conejo blanco, aunque no es el único, porque te pones a mirar el catálogo y no sabes con cuál quedarte.

El pequeño conejo blanco nos cuenta la historia de un conejo blanco que un día fue a buscar coles a la huerta para hacer un caldo. Cuando nuestro protagonista termina su labor y regresa a su casa, encuentra la puerta cerrada. Y es que se ha metido en su hogar una cabra que no lo deja entrar y lo amenaza con saltarle encima de su cabeza. El pobre conejo huye despavorido en busca de ayuda para poder recuperar su casa. En su huida encuentra varios animales, pero todos tienen miedo de la cabra. Hasta que tiene la suerte de encontrarse con una hormiga, que a pesar de su pequeñez, tendrá los suficientes redaños para enfrentarse a la cabra. Y es que la valentía no está reñida con el tamaño. Lo importante está en el corazón. Finalmente el pequeño conejo blanco puede regresar a su hogar y hacer un sabroso caldo para comer, el cual comparte con su nueva amiga.

Se trata de una historia divertida que gusta mucho a los más pequeños por varios motivos: la sencillez de la historia, que atrapa rápidamente gracias a la estructura de repetición que posee (a los niños les encantan los cuentos donde las estructuras se repiten, ya que les permite anticiparse y ser partícipes de la historia pudiendo contarla ellos mismos) y los juegos de palabras y rimas que se suceden. Otra cosa que gusta mucho a los niños es la capacidad de los animales para hablar. Además de contar con las geniales ilustraciones de Óscar Villán, las cuales le valieron para ganar el Premio Nacional de Ilustración de 1999. Sin duda, se trata de uno de esos libros imprescindibles en toda biblioteca de aula que se precie.

El pequeño conejo blanco es un cuento rescatado de la literatura portuguesa, y su primera edición es de 1999. Actualmente va por la undécima, y estoy segura que seguirá teniendo muchas más.

El pequeño conejo blanco. Xosé Ballesteros y Óscar Villán. Kalandraka. ISBN: 978-84-8464-565-8. España, 2015. 32 páginas. 13 euros. COMPRAR 'El pequeño conejo blanco' en Amazon.

El secuestro de la Clave de Sol, de Concha Fernández

7/31/2015 Comenta
Musicolandia es un país, donde las notas quieren vivir...
Aviso previa escucha: las canciones de este libro tienen un alto nivel adictivo, tengo 26 años y no paro de tararear las fantásticas melodías de este audiolibro infantil.

Desacorde está pensando en secuestrar a la Clave de Sol para que se acabe la música en Musicolandia y ya no hagan más fiestas escuchando a Mozart, pura maldad, pero Armonía sospecha algo. ¿No les parece una premisa maravillosa? ¿¡Pixar, a qué esperas para comprar los derechos!? Durante los 45 minutos de escucha vemos cómo avanza la trama de la historia mientras conocemos a muchos otros personajes, como Melodía, Bongós, Clave de Sol... Todos son personajes entrañables llenos de musicalidad y color (sí, color), excepto Desacorde, cuya maldad llega a ser perturbadora.

Ya que se trata de un audiolibro cuyo público destinado es infantil, decidí llamar a mi prima de cuatro años para ver cómo reaccionaba al cuento, ya que pensaba que no disponer de imágenes podría ser un impedimento para un niño del siglo XXI, pero nada más lejos de la realidad. Son 45 minutos en los que el niño va a quedar absorto por esta aventura y puedes apreciar cómo sus emociones van evolucionando con la historia, incluso pude verla sobrecogerse con las apariciones de Desacorde. ¿Cómo consiguen esto? Con unos personajes realmente bien construidos, con unas voces muy bien diferenciadas que nos permiten seguir una conversación sin ningún problema y unos sonidos de ambientación perfectamente integrados y muy musicales. En cierto modo me recordaba a los casetes de cuentos clásicos que tenía cuando era crío en los que un narrador te contaba un cuento, pero potenciado hasta un nivel mucho más evolucionado. Cada voz, cada sonido, cada melodía... Todo queda encajado de un modo perfecto para que solo con el sonido baste para acaparar el cien por cien de la atención de los niños (y de los no tan niños).



Literaudio está realizando proyectos a un nivel muy alto, como el audiolibro 'Luna: Apogeo', de Rubén Azorín, y está apostando por una modernización de la literatura de manera que pueda acercarla a un público mayor con el formato del audiolibro. Este es el segundo libro que escucho, pero puedo decirles que me encanta esta experiencia y que voy a repetirla.

NOTA: No se preocupe, mi querido lector, si Desacorde consigue sobrecogerle, a mí también me ha pasado.

El secuestro de la Clave de Sol. Concha Fernández. Literaudio. 19,50 euros. España, 2015. COMPRAR 'El secuestro de la Clave de Sol' (libro + CD) en Amazon o en Literaudio.

[VIDEORRESEÑA] El libro perdido, de Edward Berry

7/05/2015 1 Comment


'El libro perdido' es la primera parte de una saga de doce libros para niños de entre ocho y doce años. Diego y Alba, dos pequeños hermanos de Barcelona, se enfrentan a un gran misterio. Algo les ha ocurrido a los cuentos clásicos y todas las historias han cambiado. ¿Serán capaces de salvar la literatura?

El libro perdido. Edward Berry. Editorial la Galera. ISBN: 9788424653996. España, 2015. 256 páginas. 14,90 euros. COMPRAR 'El libro perdido' en Amazon.


El rey de la casa, de Marta Altés

4/27/2015 1 Comment

Marta Altés es una ilustradora y escritora de cuentos infantiles que estudió diseño gráfico en Barcelona. Después de trabajar durante años como diseñadora gráfica, decidió seguir el camino de la ilustración, que había sido su sueño desde niña, y esto la llevó a Londres, donde actualmente reside y trabaja como ilustradora y escritora de cuentos infantiles.

En Blackie Little Books, la colección de libros infantiles de Blackie Books, ha publicado libros como 'Soy un artista', 'Mi nueva casa' o el libro del que os voy a hablar hoy, 'El rey de la casa'.

Creo que si queremos inculcar en los niños un amor o un gusto por la lectura, tiene que ser desde muy pequeños, y con libros que les atraigan, a los que puedan acercarse incluso solos. 'El rey de la casa' apenas tiene texto, en su mayor parte está compuesto por ilustraciones, y son unas ilustraciones muy sencillas pero muy efectivas, en el sentido de que un niño puede seguir el argumento del cuento simplemente siguiendo las ilustraciones. Por supuesto que también contiene algo de texto, frases muy cortas y sencillas, ideal para que los padres puedan acompañar a los hijos en la lectura, o para que los niños empiecen a reconocer letras o palabras.


Las ilustraciones de Marta Altés acompañan perfectamente al texto: son sencillas, expresivas, pero a la vez tremendamente adorables.

La historia que nos cuenta este libro es muy sencilla: un gato muy mimado y expresivo vive felizmente en su casa con sus dueños, hasta que su paz es perturbada por la llegada de un perro tonto y juguetón que pronto acapara la atención de todos. Pero nuestro simpático gato no estará dispuesto a ceder su puesto de Rey de la Casa muy fácilmente.

Sin duda me parece un libro perfecto para los más pequeños de la casa, para que vayan familiarizándose con la lectura y sientan que pueden empezar a enfrentarse solos a la lectura de un libro.

El rey de la casa. Marta Altés. Blackie Books. ISBN: 9788416290079. España, 2015. 32 páginas. 14,90 euros. COMPRAR 'El rey de la casa' en Amazon.

Prohibido leer a Lewis Carroll, de Diego Arboleda y Raúl Sagospe

2/13/2015 6 Comments

Me declaro fan total y absoluta de Disney y todo lo que tiene que ver con dicha compañía. Tuve prácticamente todas las películas habidas y por haber, y mis tardes de sábado cuando era niña implicaban ver una de esas películas. Mis favoritas fueron 'La Bella y la Bestia' (prometo que algún día tendré una biblioteca en mi casa como la que la Bestia tenía en su castillo), 'El Rey León' (hace poco conseguí ver el musical y me encantó) y 'Merlín el encantador' (siempre conseguía hacerme reír). También tuve 'Alicia en el País de las Maravillas' y no sé por qué, pero nunca llegué a sintonizar del todo con aquella historia (creo que el gato de Cheshire me daba un poco de mala espina y el conejo blanco me ponía un poco nerviosa, siempre corriendo de un lado a otro). Pero hace poco llegó a mis manos 'Prohibido leer a Lewis Carroll' y todos mis esquemas sobre Alicia se rompieron. Devoré el libro en muy poco tiempo y ahora me he reconciliado con el País de las Maravillas. 

Esta historia arranca en la década de los treinta, con la publicación de un anuncio en un diario francés:
Prestigioso matrimonio en Manhattan, Nueva York, precisa urgentemente institutriz francesa para su única hija. Se requiere buenas referencias, sin duda buena educación y, muy importante, imprescindible: capacidad para mentir (tanto en inglés como en francés).
Este anuncio llega hasta Eugéne Chignon, una joven institutriz conocida por su irrefrenable capacidad para provocar desastres. No hay maldad en ella, y puede educar perfectamente a cualquier hijo de noble, pero la pobre muchacha es un poderoso imán para el caos. 

Antes de emprender su viaje a Nueva York, Eugéne recibe una carta del matrimonio Welrush con una serie de condiciones para desempeñar su nuevo trabajo. Lo curioso de todas esas “recomendaciones” es que si no se cumplen, será inmediatamente despedida. Y lo más curioso de todo es que están relacionadas con no mencionar absolutamente nada de Lewis Carroll ni de sus obras, especialmente de 'Alicia en el País de las Maravillas'. La tarea de la institutriz se tornará especialmente difícil desde el momento en que la auténtica Alicia Liddel, de 83 años (la Alicia que inspiró el relato de Lewis Carroll), visite Nueva York.

La pobre institutriz llega algo nerviosa a su nuevo hogar, pero enseguida se gana la confianza de la niña a la que debe cuidar y engañar en algunos momentos (cosa que no va con ella y que cada vez se le hará más difícil). Eugéne teme el momento en que Alicia Liddel llegue a Nueva York, porque sabe que al final todo se descontrolará. 

Una historia plagada de personajes entrañables a la par que peculiares: la patosa institutriz francesa, el estirado matrimonio Welrush, la fantasiosa niña rubia, y el extraño tío glotón que se pasa prácticamente todo el libro comiendo o boca abajo. Están tan bien caracterizados que mientras estás leyendo eres capaz de verlos, porque además, el libro cuenta con unas preciosas ilustraciones de Raúl Sagospe coloridas y divertidas que combinan perfectamente con el relato. Prácticamente todas las páginas llevan alguna ilustración, pero no sobra ninguna.


Con un lenguaje sencillo y bien escogido, Diego Arboleda llega tanto a niños como a adultos. Porque además de ser un relato cargado de fantasía que hará las delicias de los más pequeños, como adultos podremos ver lo absurdo del mundo en que vivimos, en el que damos prioridad al qué dirán antes que a espolear la imaginación de una niña. 

'Prohibido leer a Lewis Carroll' es una genial aventura tan bien construida y tan divertida, que te sabe a poco. Enamorará a todos los públicos, niños y no tan niños. Carcajadas aseguradas. Merecidísimos tanto el Premio Lazarillo 2012 de Creación Literaria como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2014.
Prohibido leer a Lewis Carroll. Diego Arboleda y Raúl Sagospe. Anaya. ISBN: 978-84-678-4012-4. 208 páginas. 12 euros. COMPRAR 'Prohibido leer a Lewis Carroll' en Amazon.

Catherine, de Patrick Modiano

1/16/2015 2 Comments

Cuando conocí a Catherine, vi a una niña con gafas que vivía en París con su padre. A primera vista me resultó una niña normal. Luego descubrí su peculiar modo de ver el mundo, y fue entonces cuando la historia me atrapó. Hoy vengo a contaros cómo es esta niña y por qué es especial.

La historia de Catherine está contada por ella misma. Ahora es una adulta que vive en Nueva York con su hija y trabaja dirigiendo una escuela de ballet. Entre sus alumnas hay una niña que lleva gafas, que antes de cada clase las deja sobre una silla, lo mismo que ella hacía cuando asistía a la academia de Madame Dismailova. Porque con gafas no se hace ballet. Y es entonces cuando se pone a recordar.

Catherine vive en París con su padre, encima del almacén donde él trabaja. Ambos llevan gafas. Su madre vive en Nueva York, y es bailarina. De hecho, nuestra protagonista también quiere ser bailarina. Cuando la niña empieza a asistir a clase de ballet en una academia, y tiene que quitarse las gafas para poder bailar, se da cuenta de que puede vivir en dos mundos paralelos: el mundo real, y el “mundo borroso”, blandito y tierno. Pero a Catherine no le importa no llevar gafas para bailar, al contrario, le gusta y dice que así baila mejor, sin gafas tiene una especie de velo de dulzura en la mirada.

Catherine es la historia de una niña contada a base de sus recuerdos algo borrosos. En tono inocente conoceremos a la pequeña, a su padre y sus turbios negocios, al socio (algo pelma) de su padre… todo siempre de un modo sencillo y entrañable. Porque si una palabra puede definir este libro es esa: entrañable.

A una bonita historia como ésta, sólo puede acompañarla una cuidada edición con unas ilustraciones inmejorables de la mano del gran Jean-Jacques Sempé. Tanto los dibujos como los tonos elegidos son muy adecuados para la historia narrada. Es de agradecer cuando se cuidan todos estos aspectos, ya que dan lugar a pequeñas obras de arte.

...

Sin duda, Catherine es todo un regalo.


     CLAUDIA PINA
                                                               

Yo mataré monstruos por ti, de Santi Balmes

12/31/2014 6 Comments

Escuchando la canción 'Un día en el parque', de Love of Lesbian, podemos extraer una frase que ya se ha hecho famosa: "yo mataré monstruos por ti", y precisamente, el cantante y compositor de este grupo, Santi Balmes, ha cogido dicha frase para dar título a su primer libro.

Hace tiempo que quería leer este cuento, y he tenido la suerte de empezar a trabajar con alguien que ama los cuentos tanto como yo, que dispone de un montón de títulos geniales y que me ha prestado éste.

'Yo mataré monstruos por ti' es una historia sobre el miedo a lo desconocido desde el punto de vista de Martina, una dulce niña que tiene miedo a irse a dormir porque está convencida de que debajo de su cama hay una civilización de monstruos; y el de Anitram, una simpática y peluda niña monstrua, que teme a los humanos. Ambas protagonistas temen que mientras duermen, uno de sus bracitos se quede colgando de la cama y las arrastren a un mundo extraño y desconocido. Finalmente, las dos pequeñas superarán sus miedos gracias al apoyo de sus padres y a un simple gesto como es darse la mano por la noche.


El lenguaje sencillo y las preciosas ilustraciones de Lyona, hacen de este cuento una maravilla. Pero no se trata sólo de un cuento infantil, sino que además del claro mensaje a los más pequeños para que se vayan a dormir solos, también nos sirve a los adultos como recordatorio, porque somos muchos los que mostramos rechazo a las cosas que no conocemos.

Me encantan los cuentos que van más allá, que enseñan además de entretener. Es por ello que éste ya se ha convertido en uno de mis imprescindibles en mi biblioteca de aula.

Yo mataré monstruos por ti. Santi Balmes. Ilustraciones de Lyona. Principal de los Libros. ISBN: 9788493897888. España, 2015. COMPRAR 'Yo mataré monstruos por ti' en Amazon.

El pequeño Nicolás, de René Goscinny

9/10/2014 1 Comment

Cuando yo tenía veinte años, decidí irme a estudiar a Francia los dos últimos cursos de la carrera. Yo no hablaba francés y tuve que hacer una inmersión salvaje, para, en poco más de cuatro meses, poder asistir a clase y enterarme de algo. La inmersión estaba destinada a que pudiera hablar y entender, pero no se puede ir a la Universidad siendo medio analfabeta, así es que también había que escribir. Me pareció una buena idea leer algún libro en francés para acelerar las cosas y entonces fue cuando me recomendaron leer Le petit Nicolas, porque, me dijeron, tiene un lenguaje infantil –y por lo tanto, fácil– y son muy divertidos. Y me hice fan y por eso he querido hablar de estos libros aquí.

El pequeño Nicolás es una serie de libros cuyo protagonista es Nicolás, un niño de 6 ó 7 años, escritos por René Goscinny, si bien se pone siempre como co-autor a Sempé, que realizó las ilustraciones con las que se editan los libros. En teoría se trata de literatura infantil, aunque yo siempre he sostenido que se trata de libros que los disfruta cien veces más un adulto, porque sólo un adulto puede reirse a carcajadas con la mirada a través de la que Nicolás nos cuenta el mundo: los libros están escritos en primera persona, y sólo de ese modo te trasladan toda la ingenuidad del pequeño Nicolás. Yo creo que esa es la clave del encanto de los libros del pequeño Nicolás, si bien las historias y las cosas que le pasan son muy divertidas. 

Las historietas del pequeño Nicolás son como chistes bien contados. Nos cuenta, con toda su inocencia, las cosas que le pasan a él y las que suceden a su alrededor. Sus aventuras en el colegio, o de vacaciones, las relaciones con sus amigos (entre los que están el gordo, el listo, el bruto, el rico, el vago), con su maestra, con sus padres, un ecosistema de personajes entrañables en el que Nicolás pasa su infancia y descubre el mundo. Y así, te cuenta que un día decide fumar con sus amigos y terminan todos enfermos; o que ensayan cantar la Marsellesa porque viene un ministro al colegio y montan tal lío en el ensayo que los encierran a todos en la lavandería para que el ministro no salga corriendo; o que le gusta una niña, o que se pega con otra; o las peleas entre los padres por su culpa, aunque él nunca comprende que es por su culpa. Y tú mientras tanto te partes, porque lo cuenta con la inocencia del niño, aunque se trasluce la fina ironía del autor adulto que lo escribió. El gran Goscinny, que creó también las divertidísimas historias de Astérix.

Yo los he leído en francés aunque también tengo alguno en español porque al volver a España me dediqué a recomendarlos a todo el mundo, y debo decir que traducidos pierden algo de su encanto y de su gracia. La serie es de cinco libros, creo, aunque también hay un libro de historietas inéditas que se editaron con posterioridad a la primera serie. Por eso, si conocéis un poco el francés y no habéis leído al pequeño Nicolás, intentadlo en el idioma original: finalmente, son libros para niños y, por lo tanto, el lenguaje es muy sencillo. Y si no, pues en español, que también os reiréis mucho.



     CARMEN J.
                                                               

El Grúfalo, de Julia Donaldson y Axel Scheffler

10/31/2013 4 Comments

Éste será el primer libro infantil que reseñe, y como tal, estaba segura de que tenía que ser el grúfalo. Además aprovecho para así festejar Halloween y presentaros a este monstruo tan... peculiar. Si a mí me llegan a decir que el personaje favorito de ficción de mi hija iba a ser un monstruo, y cito literalmente "con una verruga venenosa y las rodillas asquerosas" no me lo hubiera creído nunca. Pero así fue. Este famoso personaje de Julia Donaldson viene haciendo las delicias de los niños de todo el mundo desde que se publicó por primera vez en el año 1999.

Lo leímos juntas la primera vez y lo entendí todo, ya que contiene todos los ingredientes para hacer de él una obra maestra de la literatura infantil: un texto a base de rimas, rápido y fácil de memorizar (y canturrear), una historia sorprendente, un prota pequeñito y un antihéroe genial donde los haya. Si a eso le añadimos unas ilustraciones que te dejan con la boca abierta, tenemos el grúfalo.

Su argumento no podía ser más sencillo: un ratón crea un monstruo imaginario para defenderse de tres depredadores que se cruzan a su paso, un zorro, un búho y una serpiente más que hambrientos. A todos les vende la trola del grúfalo. Para su sorpresa, el grúfalo acaba siendo más real de lo que él esperaba. Es también una historia de ingenio, de inteligencia por encima de la fuerza, y de como podemos afrontar nuestros miedos. Perfecto para sacar a debate esos "monstruos" que habitan siempre las cabecitas de los más pequeños de la casa.

Altamente recomendable, ideal como primera lectura, este libro hará las delicias de todos en casa, desde los más pequeños hasta los más grandes, y nos sacará una sonrisa casi sin quererlo.

"Pero, ¿quién es este bicho monstruoso, con esas garras y colmillos horrorosos?
¡Qué dientes más horribles, qué rodillas más asquerosas!
¡Que desparramados dedos espantosos! ¡Qué verruga en la nariz más horrorosa!
Sus ojos son más grandes que dos naranjas; su lengua es muy negra y alargada,
Y tiene el lomo lleno de espinas moradas. "

El bicho se las trae, para qué negarlo. Espero lo disfrutéis en familia, y feliz Halloween a todos y todas.

Publicado por Cristina Serrano
Publicado por Cristina Serrano   

¿A qué sabe la luna?, de Michael Grejniec

2/14/2013 2 Comments

Esta publicación va a ser la tercera que haga en El Buscalibros, y todavía no me he presentado como Dios manda. Mi nombre es Claudia, y soy maestra de educación infantil, dato importante hoy debido al libro que os traigo. Gracias a mi profesión, de vez en cuando me doy algún que otro paseo por la zona de literatura infantil de la biblioteca ya que allí también se pueden encontrar verdaderas joyas (aunque también es cierto que hay de todo y que muchos “autores” pueden aprovecharse de un buen ilustrador para sacar sus libros, pero bueno, eso ya es otro tema del que hablaré algún día). Hoy vengo a enseñaros a qué sabe la luna.

Ya cuando estaba en la carrera me nombraron un montón de libros de literatura infantil, pero como a veces suele pasar, esa lista la memoricé para un examen y luego ya no me acordé más. Pero la suerte quiso que el año que empecé a trabajar, una de mis antiguas profes me invitó a su clase y me enseñó cómo trabajaba y algunos libros a tener en cuenta. A qué sabe la luna volvía de nuevo a presentarse ante mí, y entonces me decidí a buscarlo. 

Me ha costado encontrarlo, pero por fin puedo decir que es mío, y con él ya tengo varios títulos bonitos para leer tanto a mis futuros alumnos como a mis hijos (el día que eso pase) porque se trata de uno de esos libros que encandilan a los más pequeños. 

Esta historia parte de la curiosidad de los animales, que querían averiguar a qué sabe la luna, si sería dulce o salada, pero claro, nadie era tan alto como para llegar hasta ella para poder probarla. Es la pequeña tortuga la que da el primer paso y se sube a la montaña más alta que encuentra. Pero sigue sin alcanzarla. Entonces llama a uno de sus amigos, y así hasta varios animales. 

Se trata de una historia donde no hay diferencias entre razas, todos son amigos, hay compañerismo y todos se ayudan para alcanzar un fin común. ¿Llegan al final a la luna? ¿A qué sabe? No os lo diré yo, unas poquitas hojas bastan para que lo averigüéis y cuando lo sepáis seguro que sabéis de algún niño al que podáis contarle esta bonita historia.

Publicado por Claudia Pina