Mostrando entradas con la etiqueta andrea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta andrea. Mostrar todas las entradas

Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez

2/03/2015 6 Comments

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo”. Con esta atrevida prolepsis inicia el escritor colombiano Gabriel García Márquez Crónica de una muerte anunciada, que cuenta las razones que llevan al asesinato de Santiago Nasar.

El crimen comienza a gestarse con el enlace de Bayardo San Ramón y Ángela Vicario. En su noche de bodas, al consumar el matrimonio, él descubre que su mujer no es virgen y la devuelve a casa de sus padres. Tras recibir una paliza, ella culpa a Santiago Nasar, un vecino del pueblo, por lo que, dispuestos a restaurar el honor de su hermana, los gemelos Vicario comienzan a perseguirle y a anunciar su intención de asesinarle –con la esperanza de que alguien les detenga–, de la que se hace eco la mayoría del pueblo. Sin embargo, el protagonista no se entera hasta minutos antes de su muerte. 

Por si el título no fuese suficiente declaración de intenciones, la muerte del protagonista se anuncia en la primera línea, si bien no se consuma hasta el final de la obra. A lo largo de la misma, en una cronología rigurosa de los hechos, Márquez desentraña los motivos que llevan a los personajes a actuar como lo hacen y las consecuencias que de ello derivan, manteniendo con maestría el interés en la trama, durante la cual el lector conserva la esperanza de que Santiago Nasar pueda sortear su anunciado final y huir de la muerte que nadie quiso creer. Sin embargo se presenta un choque entre destino y casualidad, y en un engranaje perfecto, calculado al milímetro por el autor, los hechos van encajando para que pasadas las 6:45 Santiago muera apuñalado. 

De este modo, presentada como una tragedia con un fatum inexorable, la intención del narrador no reside en averiguar quiénes son los asesinos de Santiago Nasar, sino en entender cómo fue posible que siendo todo el pueblo conocedor de las intenciones de los gemelos Vicario nadie evitara la consumación del asesinato. Para ello, el autor se vale de una estructura no lineal. Márquez presenta un tiempo cíclico, en el que la fantasía se integra en la realidad como parte de la vivencia de los personajes, y a través de la presentación analítica de los hechos, en un calculado caos narrativo da cuenta de lo que sucedió mucho tiempo atrás, desde donde avanza y retrocede en su relato hasta contar el destino de los supervivientes 23 años después del suceso principal.

La novela desarrolla un suceso ocurrido en 1951 en el pueblo del autor, el asesinato de Cayetano Gentile, cuya muerte fue inevitable a pesar de los esfuerzos que hicieron sus autores para que alguien lo impidiera. Tal vez por eso, Crónica de una muerte anunciada se presenta como un relato que sorprende por su sobriedad narrativa y su prudencia realista, casi periodística, a pesar de lo cual Márquez se permite el lujo de enmarcar los hechos dentro del realismo mágico de la novela contemporánea sudamericana de la que es máximo exponente, logrando a través de su virtuosismo narrativo trasmutar toda esa materia prima en una ficción trascendental.


     ANDREA NAVAZO
                                                               

La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera

10/29/2014 3 Comments

La fiesta de la insignificancia es la novela con la que el autor checo Milan Kundera rompe un silencio de 14 años. Tras esta dilatada ausencia, retoma su habitual análisis sobre el mundo y la condición humana y nos sorprende con menor pesimismo del acostumbrado relacionando el humor, sarcástico, con la insignificancia.

Si vale la simplificación, la novela se compone de un conglomerado de temas recurrentes en la trayectoria del autor, como son la maternidad, el poder, la infancia, la sexualidad, el perdón, la amistad y la existencia. Resulta imposible huir de evocaciones a sus obras anteriores, ya que La fiesta de la insignificancia es, en síntesis, Kundera concentrado en poco más de cien páginas. 

A quienes ya conozcan a Kundera no les sorprenderá la dificultad que supone resumir sus obras. Esta fiesta se inicia con la contemplación de un ombligo con tintes eróticos, y acaba con un señor mutilando a tiros las estatuas de las reinas de Francia en los Jardines de Luxemburgo. Entre tanto la trama no existe más allá de las andaduras de Alain, Ramón, Charles y Calibán, cuatro amigos que viven en París, a través de cuyas historias, como un rompecabezas, se alternan evocaciones al totalitarismo, exposiciones de Chagall, idiomas inventados, anécdotas sobre Stalin, encuentros casuales y mentiras, un niño que ve a su madre por última vez y los problemas de próstata de un presidente del soviet. 

Tras el carácter hiperbólico de su título, la novela ensalza como si nada la trascendencia de lo cotidiano, la ligereza y el absurdo. Con naturalidad de sobremesa transita entre anécdotas triviales y temáticas más hondas, mostrándonos con ironía taciturna lo pequeño antes que lo grande en un juego de espejos en el que la inconsistencia define todo cuanto pasa. 

No hay grandes celebraciones tras la ausencia por casi tres lustros de un autor que reina en el olimpo de las letras. Con 85 años, Kundera regresa al escenario con una obra corta, fácil de leer y difícil de digerir; una tragicomedia filosófica y cotidiana compuesta como un puzle en siete actos que gusta y desconcierta, y con la que regresa a sus comienzos literarios cerrando el ciclo iniciado en 1967 con La broma, y en lo que podría ser una declaración de última voluntad, satiriza con el lector y le invita a reflexionar sobre la insignificancia de la vida.


     ANDREA NAVAZO