CRÍTICAS DE CINE Y DE SERIES
Cargando...

Los incursores, de Mary Norton


Decía August Comte que el pensamiento humano pasa por varios estadios; el primero era el teológico: todos buscamos una explicación absoluta de las cosas y necesitamos atribuir una causa última que justifique lo dado. Así, mediante la imaginación, los pueblos primitivos, y todo individuo en el comienzo de su vida, acaba justificando el fetichismo, es decir, que el universo se encuentra dotado de seres animados responsables de su funcionamiento. Todo está vivo y todo es «causa sui», responsable de sí mismo. De esta forma, es comprensible que en nuestro imaginario común puedan entrar todos aquellos con quienes compartamos, aunque sólo sea, la capacidad de comunicación; de reconocerlos como prójimos. Todos los universos serían composibles, puesto que en todos encontraríamos la posibilidad de ser.

Y en eso creo que siempre se han fundado los cuentos infantiles, la capacidad del niño para dar credibilidad a la fantasía; y la del adulto, para acabar aceptando las versiones más peregrinas de la realidad. Por eso cuando Mary Norton escribe 'Los incursores' no hace sino removernos ese imaginario común, esa certeza interior de que los seres mágicos coexisten con nosotros en este mundo y la explicación a muchos misterios se encuentra en ellos. En una bellísima edición que incluye 'Los incursores' y 'Los incursores en el campo', Blackie Books reedita este clásico de la literatura infantil, más que recomendable también para adultos, especialmente para todos aquellos que nos criamos con la serie televisiva de los ochenta 'Los Diminutos', basada en la obra de la escritora inglesa.

La historia es sencilla; con nosotros, en nuestras casas, conviven pequeños seres, los incursores, que reciben este nombre porque necesitan excursionar a nuestras viviendas para proporcionarse alimentos y utensilios necesarios en su vida común. Llevan una existencia similar a la nuestra, con idioma y costumbres iguales, pero en una escala menor. La protagonista de las dos historias que se nos presentan en este volumen es Arriety, la más pequeña de los incursores, que aburrida de vivir siempre escondida, decide acompañar a su padre en una de sus excursiones a la gran casa, y allí conoce a uno de sus habitantes, un niño de quien muy pronto se hace amiga, y que, obviamente y como en todo cuento que merezca ser contado, le cambiará la vida.

Con una ambientación al más puro estilo «british», y una fórmula literaria elegante y cercana, 'Los incursores' se alza como libro de referencia infantil, capaz aún de despertar el deseo de todo adulto de buscar magia en lo cotidiano, en ese punto de fusión con el niño que cohabita en nuestro interior; aquel que, como diría Nietzsche, nos hace decir un «sagrado sí» a la vida, y a cualquier posibilidad que la justifique. Aunque sea en los márgenes de la fantasía.

Los incursores. Mary Norton. Traducción de Héctor Silva Míguez. Blackie Books. ISBN: 978-84-16290-28-4. España, 2015. 344 páginas. 21 euros. COMPRAR 'Los incursores' en Amazon.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada