La mujer del viajero en el tiempo, de Audrey Niffenegger

11/28/2014 4 Comments

Me gustan las novelas que te hacen llorar, lo reconozco. Adoro las grandes historias de amor, aunque me aburren las novelas rosa predecibles. También me gustan las historias fantásticas y de ciencia ficción, pero soy bastante crítica con ellas también. Por eso esta historia me gustó mucho, tiene bastante de ambas cosas: un protagonista que viaja en el tiempo, y una historia de amor atemporal (por eso de estar representada a lo largo de todos esos saltos en el tiempo, no porque sea el nuevo Lo que el viento se llevó).

Mi problema principal con las historias de ciencia ficción o similares es que generalmente no acaban de convencerme las explicaciones ‘científicas’ que intentan darme. Siempre me chirría algo por algún lado. En este libro, en cambio, no pretenden convencerme de que los viajes en el tiempo sean posibles. Como todo en esta vida, suceden y punto, pueda la ciencia explicarlo o no. Y tampoco se complican con distintas líneas temporales, dependiendo de lo que se haya modificado en cada salto en el tiempo. Hay una sola línea temporal, y si Henry (el protagonista) viaja al pasado y se encuentra con ‘Henry’ de niño, es porque cuando él era niño se encontró con su ‘yo’ futuro, que es ese Henry del presente. 

Y sobre esa premisa se desarrolla su complicada historia de amor. Un Henry futuro retrocede y se encuentra con la niña que será su esposa Claire. Y Claire se enamora de Henry desde niña, así que cuando se encuentra al Henry de su presente no puede evitar la emoción, aunque ese Henry no tenga ni remota idea de quién es Claire. Y aunque parece todo muy complicado, la historia está tan bien contada que es fácil seguir el hilo como lo más lógico del mundo. Las cosas siguen su curso normal y la historia es perfectamente coherente y creíble (al menos para mí) dentro de su embrollo. 

La principal crítica de la gente es que, de esta manera, Claire no tiene poder de decisión. Se enamora de Henry porque ya ha pasado en el futuro, no puede elegir. Supongo que será gente que no acepta el concepto de destino, pues piensan que les quita libertad de elección. Pero según mi punto de vista, que algo esté predestinado a ocurrir no significa que no puedas elegir, significa que esa va a ser tu elección dada las distintas opciones. No sé si me explico. Claire se enamora de Henry porque conoce al hombre en el que se va a convertir antes de que ocurra. Cuando conoce a Henry en el presente, ya sabe quién será en el futuro, y quiere pasar la vida con esa persona. Aunque Henry no lo sepa.

Y así transcurre la relación. Henry desapareciendo de vez en cuando para pasearse por el tiempo, mientras Claire intenta superar la preocupación por su bienestar. Pues, cuando viaja en el tiempo, Henry aparece desnudo y sin saber dónde o cuándo. Y entre capítulos totalmente fantásticos de cambios temporales se entremezclan otros totalmente cotidianos de discusiones de pareja o el día a día de un bibliotecario (que a pesar de desaparecer durante horas sigue conservando su trabajo, una de las pocas pegas que no puedo rebatir).

Es principalmente una historia de amor, así que aquellos que esperen un libro de ciencia ficción y aventuras pueden llevarse un chasco. Pero, para los que nos gusta un poco de pasteleo sin llegar a empachar, esta novela es muy entretenida y bastante lacrimógena. Eso sí, no esperes la mayor historia de amor de los últimos tiempos, ni la mejor novela de ciencia ficción que se haya escrito jamás. Pero es una combinación bien llevada y recomendable.


     SILVIA CALO
                                                               

Furores íntimos, de Charlotte Roche

11/27/2014 2 Comments

Elisabeth y Georg son un matrimonio alemán moderno y feliz. Una familia patchwork (tienen cada uno un hijo de sus anteriores parejas) civilizada, bio y liberal. Aparentemente. Porque Elisabeth, que arrastra un trauma desde el divorcio de sus padres, sólo tiene una meta en la vida: seguir para siempre junto a su marido.

Su manera de conseguirlo son tres sesiones de terapia a la semana y complacer a Georg en la cama. En todo lo que quiera. Porno, tríos, prostíbulos... Elisabeth detalla sus incursiones sexuales con una frivolidad infantil apabullante, casi cantarina, como intentando convencerse a sí misma de que a ella también le gusta lo que hace.

La imagen de un matrimonio sustentado en la esclavitud emocional de una de las partes indigna al lector al principio, claro, pero luego, a medida que seguimos los pensamientos de Elisabeth, su postura ante la maternidad, la educación, la relación con sus padres y, sobre todo, el punto de inflexión que supuso en su vida aquel accidente de coche, camino de su (frustrada) boda, en el que perdieron la vida sus tres hermanos y su madre quedó malherida, nos damos cuenta de que no todo es lo que parece.

No digo más, hay que leerlo. Quizás algunos conozcan ya a la autora, pues se labró una carrera como presentadora dicharachera en VIVA y ya publicó un libro, Feuchtgebiete (Zonas Húmedas), que aquí en Alemania fue todo un fenómeno social y por el que fue igualmente criticada y laureada. Personalmente, Zonas Húmedas me gustó menos (demasiado escatológico, de una manera gratuita), pero este me ha encantado. O dado que pensar, que es lo mismo. Y ella me gusta. Es de esas personas que no se molestan en explicar sus sarcasmos.

Un último apunte: es un libro escrito con un lenguaje sencillo, casi infantil. En alemán, con lo que les gusta retorcer el idioma, esta forma de expresarse creo que busca un efecto particular en el lector. En español puede parecer estúpido. No lo es. Por lo tanto, si alguien sabe algo de alemán, aunque sea un poco, recomiendo leer el original.


     FÁTIMA CASASECA
                                                               

El mercado está fatal, de Alena Kh

11/26/2014 2 Comments

Creo en los portazos, en los encuentros inesperados, en las copias de llaves y en las empresas de mudanzas. Creo en pintar las paredes y llenarlas de grietas repletas de nostalgia.

No sé muy bien cómo, cuándo, ni bajo qué circunstancia llegué al blog de Alena. Me imagino que saltando de un sitio a otro, clickando de aquí a allá buscando algo interesante, de repente me paré ante la imagen de dos cepillos de dientes cruzados y un título más que sugerente: Intersexciones. Ante ese ingenioso juego de palabras una no puede más que pararse y leer. 

Muchos de vosotros seguro que conocéis el blog, pero seguro que hay muchos otros que no, así que os presento. Intersexciones es para mí uno de los blogs de más calidad que existen actualmente en la blogosfera y es, desde hace varios años, uno de mis blogs de cabecera. La temática del blog son las relaciones humanas, especialmente las relaciones sentimentales, aunque también se habla sobre amistad, familia, sexo y demás paranoias mentales que a las personas se nos puedan pasar por la cabeza.

Os estaréis preguntando que por qué estoy hablando de un blog. Pues porque ese blog tan querido ha pasado de la pantalla a la tinta dando lugar a un libro: El mercado está fatal: La guerra de las relaciones. 


Alena Kh, la autora del libro y del blog, se define a sí misma en éste último como la ex-soviética, la ex-esposa y la ex-bailarina. Alena es rusa, pero hace años se enamoró de nuestro país y decidió venirse a vivir aquí. Y al principio no entendía nada. Normal. La forma de relacionarse de la gente aquí era absolutamente diferente a la de su país natal. Según sus palabras, aquí la gente nunca decía lo que pensaba y nunca pensaba lo que decía. Somos un país tremendamente complicado y diferente del resto, de eso no hay duda. Spain is different.

En El mercado está fatal Alena intenta aportar algo de luz a todas nuestras ralladas mentales acerca de las relaciones. El libro está convenientemente dividido en cuatro partes: "No tengo pareja", "Me estoy enamorando", "Tengo una relación" y "Me estoy separando". Es imposible no encontrar tu lugar entre sus páginas. Es más, te encontrarás en muchas de ellas y te reirás de ti misma. Hablo en femenino porque la autora dedica el libro a todas las mujeres que se sienten algo perdidas, por lo que se podría considerar un libro dedicado a mujeres, aunque pienso que a un hombre le resultaría igualmente útil e interesante. No somos tan diferentes, de verdad.

Alena escribe con su característico estilo, un estilo directo, con un lenguaje muy coloquial que podríamos considerar de conversación informal entre amigos, lo cual no resta calidad literaria a sus textos, sino todo lo contrario. Siempre me ha fascinado lo bien que escribe y la capacidad que tiene para saber contar y simplificar nuestras complejas emociones. Uno de sus fuertes son las comparaciones, algunas de ellas realmente brillantes: el símil entre una relación tóxica y la adicción a fumar, la comparación entre las relaciones de larga duración y el ver una ciudad con ojos de ciudadano o de turista, o cuando compara el día que se le quedó el dedo atrapado en el fregadero con la relación atascada de una de sus amigas. 

¿Es esencial tener pareja para ser feliz?, ¿cómo sé que estoy preparada para una relación?, ¿sigo alguna estrategia para gustarle más?, ¿sexo en la primera cita, sí o no?, ¿dónde está el límite entre “yo” y “nosotros”? o ¿qué hacemos con los amigos en común? Seguro que te has hecho alguna vez muchas de estas preguntas, o te ha pasado algo de esto: creo que podría ayudarle a superar su ruptura, no consigo olvidarle, hemos perdido la chispa, acabo de enterarme de que está casado o dice que le gusto, pero siempre está ocupado para vernos. Y así hasta 72 capítulos llenos de historias que la autora ha ido recopilando a lo largo de 10 años de amigos y conocidos. En este libro encontrarás las respuestas a todas esas preguntas que siempre te has hecho sobre, por qué no llamarlo así, el amor. ¿De verdad el mercado está fatal?

...

...


     INMA HERENCIA
                                                               

La música del silencio, de Patrick Rothfuss

11/25/2014 3 Comments

Mientras los fans de la trilogía de Patrick Rothfuss, 'Crónica del Asesino de Reyes', esperamos con ansia la publicación de la tercera parte, sobre la cual no se sabe todavía nada más que rumores, nos llega este pequeño aperitivo, 'La música del silencio', novela corta en la que Rothfuss vuelve a introducirnos en el mismo mundo de su conocida trilogía.

En esta ocasión, nos cuenta una historia desde el punto de vista de Auri, uno de los personajes secundarios de su trilogía más queridos tanto por él como por sus fans. Auri es una chica muy especial que vive en la Subrealidad, un conjunto de túneles y pasadizos situados debajo de la universidad donde estudia Kvothe. Auri era una antigua estudiante en esa misma universidad, y por lo que podemos presuponer era una estudiante muy brillante. Además es una de las mejores amigas de Kvothe, una compañera con la que evadirse a veces de la realidad y uno de sus grandes apoyos cuando el chico está pasando por sus peores momentos.

Pero en este libro no se nos habla de Kvothe. Al menos, no directamente. En 'La música del silencio' se nos narra el mundo a través de los ojos de Auri, de esa forma tan especial y característica.
Al despertar, Auri supo que faltaban siete días. Sí, estaba segura. Él iría a visitarla al séptimo día.
Con estas palabras comienza el libro, y la pequeña aventura de Auri, que pasará los siguientes días recorriendo la Subrealidad en busca del regalo apropiado para su próxima visita. Así nos adentraremos en su particular visión de las cosas; Auri puede ver el alma de los objetos que la rodean, puede sentir si un objeto está cómodo o incómodo en un lugar, puede ver su personalidad: si una puerta es tímida, si una tubería es feliz... Y del estado de ánimo y las emociones de todos esos objetos que la rodean, dependerán también sus propios sentimientos. Así que, en definitiva, se preocupa mucho más por que todo lo que hay a su alrededor esté en armonía, que por su propia felicidad. 

Ya en el prólogo Patrick Rothfuss nos advierte que esta novela no tiene mucho en común con sus anteriores novelas, 'El nombre del viento' y 'El temor de un hombre sabio'. Es una novela que no tiene acción, no tiene diálogos y no tiene variedad de personajes (el único que aparece es Auri). Encontramos una historia muy intimista. Así que no es una novela de fantasía normal, sino que es muy especial. También dice que tal vez a muchos de sus fans no les guste, simplemente porque no sigue las pautas tradicionales; pero que sus fans más especiales encontrarán en esta historia algo que no encontrarán en los típicos relatos de fantasía. Y es que este libro es tal y como es el personaje que lo protagoniza: atípico. 

Tal vez sea una historia a veces lenta, incluso a alguien le pueda parecer aburrida (no ha sido mi caso). Pero en sus líneas se distingue el amor de Rothfuss por este maravilloso personaje, además de su prosa que en ocasiones roza lo poético, y que nos hace sentir el mundo tal y como lo siente Auri. 

Es difícil recomendar este libro con el argumento de que te gustará si te gustaron 'El nombre del viento' y 'El temor de un hombre sabio', porque el estilo y el tipo de historia son totalmente distintos. Pero sí que lo puedo recomendar con otros dos argumentos: sencillamente, si os gusta la forma de escribir de Rothfuss, aquí lo encontraréis más puro que nunca; y si os enamoró extrañamente el personaje de Auri, con esta novela la conoceréis un poquito mejor.

La música del silencio. Patrick Rothfuss. Plaza & Janés. ISBN: 9788401343575. España, 2014. 160 páginas. 12,90 euros. COMPRAR 'La música del silencio' en Amazon.

Mis primeros, primeros besos, de Lyona

11/21/2014 4 Comments

La semana pasada llegó a mi casa un paquete. En el frontal de una cajita de cartón podía leerse: “The kissing kit”. Al abrirlo encontré un precioso regalo: un libro sobre primeros besos, una libreta donde apuntar mis primeros besos, un vinilo decorativo y una bolsa de tela donde guardarlo todo. Sonreí. Sin duda se trata de algo muy especial donde todo está cuidado al detalle.

Ahora, una vez leído y asimilado, tengo algunas recomendaciones que darte para que tú, querido lector, tengas un buen acercamiento a este original trabajo. Vamos con ello.

Recomendaciones a la hora de leer Mis primeros, primeros besos, de Lyona.

1. Lo primero es tener en cuenta que estás frente a un libro cómic donde cada dibujo cuenta tanto o más que las palabras que lo acompañan. Si esperas un libro que te dure horas, éste no es tu compañero.

2. Otra cosa que debes saber es que no es un libro para leerse de golpe, porque si lo que quieres es terminarlo sin más, no te llevará más de una hora. Este libro es para saborearlo, como si de un beso se tratara, nunca mejor dicho. Cogerlo a ratitos sueltos y leer uno o dos capítulos es, sin duda, la mejor opción.

3. Y por último, prepárate a que tu mente se dispare a recordar aquellos primeros besos que viviste. Y es que Lyona consigue, a través de veinticinco capítulo-besos, que tus recuerdos afloren y que los revivas en tonos rosa y turquesa.

Mis primeros, primeros besos nace de la necesidad de recordar esos momentos únicos. Palabras y dibujos combinan perfectamente para contar veinticinco primeros besos: desde ese primer beso inocente de prueba en el cole, porque queremos saber qué es eso que hacen los mayores; hasta el primer amor, pasando por esos besos de bares, de amigos o de desconocidos. Tras estas veinticinco historias sobre primeros besos, encontramos un “manual besil” con algunas cositas que deberían evitarse a la hora de dar besos.

...

En definitiva, un libro para sonreír con las situaciones contadas, recordar momentos, sonreír recordando nuestros propios besos, disfrutar de los originales dibujos… Un libro para comerse a besos.


     CLAUDIA PINA
                                                               

Lesbia mía, de Antonio Priante

11/20/2014 1 Comment

Debo decir, para mi vergüenza, que no conocía la labor como escritor de Antonio Priante, pero también puedo asegurar, para mi crecimiento como lector, que ahondaré en su obra durante mis próximas lecturas.

La crítica de esta obra no fue idea mía, sino que fue una sugerencia desde la dirección de esta maravillosa web que es El buscalibros, lo cual hizo que me tomara la lectura de este libro como algo más profesional, no puramente como un libro de entretenimiento. Les adelanto, antes de comenzar a hablar sobre el libro, que me ha maravillado adentrarme en los sentimientos más profundos de un poeta al que he leído y he admirado como es el gran clásico Catulo.

En Lesbia mía encontramos a un joven y enamorado Catulo que cuenta sus encuentros y desencuentros con Clodia, la eterna Lesbia de sus poemas, en una serie de cartas a sus amigos escritores.

Lo primero que me sorprendió de Lesbia mía fue su formato epistolar. Se trata de un formato poco común, pero conocido sobre todo por el género romántico. Es un planteamiento peculiar para una novela, pero que sin duda funciona de maravilla, de modo que, además de avanzar en la trama amorosa a través de las cartas de Catulo y sus compañeros, conseguimos conocer las opiniones acerca de ésta, de sus amigos y compañeros escritores. 

El hecho de poder leer las opiniones de más gente sobre el amor de Catulo y Lesbia nos hace ver cómo la historia entre estos eternos personajes nos lleva a zonas oscuras donde no podríamos haber llegado de otro modo. “(Los hermanos Clodio y Clodia) se quieren tanto que su cariño va más allá del amor admitido entre hermanos […] y ahí en medio tenemos a Catulo, siempre inocente, siempre ajeno a la realidad del mundo”.

Pero no sólo el amor hace que gire el mundo de Catulo, pues, aunque sin duda es el motor argumentativo de la obra, emanan de sus entrañas varias ramificaciones como son las intrigas políticas romanas, de las cuales podemos llegar a obtener información incluso del mismísimo César; o la renovación literaria que vivía la poesía en ese tiempo, con Catulo en cabeza de varios escritores que se esforzaban por alcanzar un modo más progresista e inconformista de ver el mundo.

Tal vez, leyendo estas líneas, usted piense que se trata de una novela de corte clásico y aburrido debido a su temática y a sus personajes, pero le aseguro que no podría rebosar de más modernidad. Sus personajes no son tratados con la solemnidad clasicista que podríamos suponer en una novela de estas características sino que son tratados con realidad y valentía. Lesbia es un hito literario y, en mi opinión, es el personaje mejor traído a esta obra, pues no es una mujer indefensa al uso de la época, sino que es una mujer valiente y con recursos, y ella misma sabe colocarse a la altura de los hombres más poderosos del lugar. Lesbia será llegada a tratar como diosa y se enfrentará a la mujer real como mito que es.

Se trata de una obra seria, pero en ella encontramos un humor sutil y ácido que hará las delicias de los lectores más abiertos a la sonrisa que a la carcajada. Este humor puede ser situacional o, incluso, en las declaraciones de los protagonistas, por ejemplo, cuando Catulo habla del César y afirma que “hoy me ha parecido más alto, más fuerte y más calvo”.

Se trata de personajes reales y, como tales, evolucionan con cada carta que escriben, algo que para mí es muy importante en la literatura. Además, el estilo de Priante es ligero y activo, sin divagar sin sentido en los momentos sin importancia, pero de una calidad literaria apabullante.

Recomiendo esta obra a todos aquellos lectores que busquen una historia real y plausible, con un trasfondo político y literario implícito en cada página y que buscan no quedar indiferentes ante la historia.

"La poesía de las grandes palabras, de las emociones pequeñas, debe acabarse. Solo el pueblo, el grosero y obsceno pueblo de Roma puede ofrecer el sabor y la sal de la nueva poesía. Y el poeta auténtico, con un pie en el lenguaje del pueblo y el otro en el arte de los poetas griegos, asentará de una vez por todas el esplendor de la nueva belleza".


     LUISMI CLEMENTE
                                                               

Homenaje a Cataluña, de George Orwell

11/19/2014 Comenta

A pesar del título del libro, la tercera parte del mismo transcurre en el Frente de Aragón; una experiencia, la que vivió el autor en estos pagos aragoneses que le llevó a escribir párrafos como el que sigue: “Las milicias de trabajadores, basadas en los sindicatos e integradas por gente de aproximadamente las mismas ideas políticas, tuvieron el efecto de canalizar los sentimientos más revolucionarios del país. Yo había ido a parar, más o menos por casualidad, a la única comunidad relativamente grande de Europa occidental en la que la conciencia política y la falta de fe en el capitalismo eran más corrientes que lo contrario...” (página 108).

Un libro intenso, autobiográfico que nos lleva de los rigores tremendos del frente de guerra, viviendo en lóbregas trincheras, a la lucha por el poder en la retaguardia. Los rigores tremendos tienen que ver con las inclemencias del tiempo en campo abierto, con el armamento insuficiente, obsoleto o averiado y la escasa munición; con las esperas y los silencios, con el peligro de que un disparo lejano acabe con tu vida entre otras cosas. Es un libro escrito magistralmente y en el que, a pesar de la crudeza de muchas descripciones, también aparece el humor o una manera sorprendente y desenfadada de contar una peripecia vital de hondo calado. Orwell, con frecuencia, nos hace sonreír cuando escribe: “cuando nos fuimos de Monte Pocero conté los cartuchos y descubrí que en tres semanas había disparado tres veces contra el enemigo. Dicen que hacen falta mil balas para matar a un hombre, por lo que a ese paso necesitaría veinte años para matar a mi primer fascista”; y nos hace pensar, cuando habla del día a día, que recuerda lleno de “frío invernal, de uniformes harapientos de los milicianos, de rostros ovalados de los españoles, del tableteo como una transmisión en Morse de las ametralladoras, del olor a orina y pan podridos y el sabor de la fabada de lata devorada en un pote sucio...”

Orwell articula un relato personal sobre la Guerra Civil española, en la que participó como voluntario, desde diciembre de 1936 hasta junio de 1937. Cuando llegó a España, dispuesto a participar en una guerra en la que creía que Europa se jugaba no caer en las garras del fascismo, se enroló en las filas del POUM (un partido comunista antiestalinista, dirigido por Andreu Nin). En la primera parte del libro, Orwell relata las peripecias en el frente de Aragón (tanto en la sierra de Alcubierre, como en los alrededores de Huesca), donde un fusilero franquista le acertó en el cuello y una bala se lo atravesó, dejándolo un tiempo casi sin voz y malherido y así cuenta su salida del frente: 
“El 25 de abril nos relevó otra sección, entregamos los fusiles, liamos el petate y volvimos a Monflorite. (...) subimos de madrugada a un camión, cogimos el tren de las cinco en Barbastro y, gracias a que tuvimos la suerte de conectar con un tren rápido en Lérida, llegamos a Barcelona a las tres de la tarde del día 26. Luego empezaron los problemas”.

Orwell reflexiona sobre la enorme diferencia de trato, de objetivos, de problemáticas entre el frente de combate y la retaguardia tranquila. Allí, las milicias luchaban contra un enemigo común: los franquistas; y eran solidarias entre sí, perteneciesen al sindicato que perteneciesen. En la retaguardia, en una Barcelona alejada del frente, las energías se gastan en la conspiración y en las guerras intestinas que no acaba de entender. Aquella Barcelona libertaria había dado paso a una ciudad en la que se fractura la izquierda y comienzan los recelos y la guerra interna. El POUM es declarado ilegal y él debe esconderse para no ser detenido y salir del país en cuanto pueda. Tras los sucesos de mayo del 37, contempla, atónito, cómo Barcelona se va viendo dominada por el autoritarismo estalinista del Partido Comunista, y en la que los principios libertarios de 1936 han sido suprimidos.
Más allá de la subjetividad con la que un autor narra su peripecia vital, el lector tiene la sensación de que quien cuenta está contando la verdad, que resulta honesto su relato y eso, tanto en este libro, como en otros del mismo autor lo convierten –de alguna manera- en un escritor moral.

En esta edición, el libro encarta 32 páginas de papel satinado, con documentos interesantes que completan o amplían el texto... Son fotografías, carteles, recortes de prensa (en castellano y en catalán) de aquellos años que, sin lugar a dudas, aumentan el valor del libro, del relato. Finalmente, mi recomendación a leerlo es total y absoluta, para quienes gusten de este género.


     MARIANO CORONAS
                                                               

Consummatum est, de César Pérez Gellida

11/17/2014 4 Comments

.
Porque no se estrechan lazos en encuentros fugaces. 
Porque no son audaces los cuadros sin trazos. 
Porque no se pagan a plazos los trágicos desenlaces. 
 A. Ledesma

'Consummatum est' supone el cierre de 'Versos, canciones y trocitos de carne', en esta ocasión prologada por Lorenzo Silva y donde Love of Lesbian marca el ritmo musical capítulo a capítulo.

En ella, de nuevo, las frases latinas de Augusto Ledesma compiten con los refranes de Ramiro Sancho, los diálogos son tan potentes como ágil la acción, y dolorosamente perversos los poemas. Personajes apenas apuntados en anteriores entregas se desnudan para nosotros ofreciendo un final al aterrador viaje allí donde todo comenzó, de nuevo en Valladolid.

Todo ha terminado, y de nuevo el autor nos indica desde el principio cuándo ese “todo” se consumará. Averiguar cómo será nuestro trabajo, acompañando a Ramiro, perfectamente integrado en un equipo internacional a la altura de la cruel inteligencia de Augusto, que sigue disfrutando de la literatura enfundándose en ella como si la vida no fuese suficiente aún cuando se arrebata al sentir de un impulso o por estudiadas razones.

A lo largo de setecientas páginas, que siguen sin hacerse largas al estar repletas del binomio mágico de la trilogía (la acción combinada con la reflexión y el diálogo), descubriremos la verdad, o quizás muchas, demasiadas verdades. La primera persona en la que Augusto Ledesma se expresa y el omnisciente narrador que nos cuenta el resto de la acción se van turnando para llevarnos a un final definitivo: todas las preguntas obtendrán su respuesta y la historia habrá terminado.

Desde las primeras páginas de 'Memento Mori' hasta la última frase de 'Consummatum est' reconozco haber sido arrebatada por la historia, el ritmo, la fotogenia y la profundidad de los personajes. He sufrido por no ser capaz de leer más deprisa y he cruzado los dedos por la suerte de algunos personajes, he sido engañada, he adelantado pistas a la narración y he disfrutado en cada momento del proceso.

No sé si, tras este enorme esfuerzo, a César Pérez Gellida le quedan ganas de atarse a la mesa para volver a imaginar un mundo en el que no querrías estar pero que no puedes dejar de contemplar tan atrapado como un niño en un escaparate (el tipo de tienda, lo elijes tú), pero yo no dejaré de estar atenta.

La mesa del pecado, de VV.AA

11/14/2014 2 Comments

Vuelvo a las andadas con el tema de la cocina, pero esta vez tengo entre mis manos un libro pecaminoso. Tapas negras con una deliciosa manzana roja que invita a darle un mordisco, ¿no os suena? 

Avaricia, envidia, gula, ira, lujuria, pereza y soberbia. Todos conocemos los siete pecados capitales, pero ¿alguna vez los habíais imaginado asociados a la cocina con distintos tipos de recetas? Pues ocho famosos gastroblogueros, de la mano de Larousse, se han unido en torno a esta sugestiva combinación y han elaborado un magnífico recetario. Un libro que nos presenta una serie de platos que nos incitaran a pecar.

El volumen presenta en primer lugar a estos ocho aventureros. Ellos son Patricia Sánchez, Luisa Morón, Miriam García, Raquel Carmona, Miguel Ángel Roque, Pamela Rodríguez, Patricia García  y Margot Serrano

Una vez hechas las presentaciones pertinentes, podemos adentrarnos en las hojas del libro, cuyo aspecto ya es una auténtica delicia, puesto que muestra unas exquisitas fotografías de los distintos platos, uno de los puntos fuertes del libro.

...

Poco a poco, los autores nos adentran en su particular visión de cada pecado, en cómo interpretan ellos estos conceptos tan peculiares a base de recetas de todo tipo de platos: primeros, segundos y postres. Además, cada receta cuenta con una colaboración especial de un sumiller que propone maridajes con vinos de todas las denominaciones de origen y sugerencias para todo tipo de paladares. Bajo mi punto de vista, éste es otro punto a destacar del libro, ya que escoger un vino para un determinado plato no es tarea sencilla para la gente de a pie que no tenemos idea sobre vinos. Estos vienen presentados de un modo muy claro, con algunas de sus características y datos, y con unos consejos del enólogo acerca de la temperatura ideal para servirlo. 

Pero no todo va a ser pecar y pecar, ya que cada pecado tiene su virtud convertida en plato. Me explico: a la vez que se presentan siete recetas sobre avaricia, antes de pasar al siguiente pecado, nos encontramos con una receta referida a la generosidad. Así se crean deliciosas parejas como son envidia-caridad, gula-templanza, ira-paciencia, lujuria-castidad, pereza-diligencia, y soberbia-humildad. De hecho, una original manera de presentarlos es con hojas negras para los pecados y blancas para las virtudes. Todo está cuidado al detalle. 

No se puede negar que los gastroblogueros se han puesto las pilas con esto de sacar libros, pero la verdad que hacerlo con un hilo conductor tan poco corriente es algo más difícil, y precisamente esa es la clave de su atractivo y elegancia. ¿Os atrevéis a pecar?


     CLAUDIA PINA
                                                               

El Papiro de Saqqara, de Pauline Gedge

11/13/2014 Comenta

Pauline Gedge nos coge de la mano y nos guía por mi admirado Egipto. Esta vez, a través de las páginas del El Papiro de Saqqara, nos adentrará en esta maravillosa civilización para encontrar un famoso papiro que guarda uno de los secretos más valorados por esta sociedad.

Todo se centra en el príncipe Khaemuast, hijo del más grande de los faraones: Ramses II. Nuestro protagonista es un enamorado de la magia, la medicina y la historia; amores que le llevan a buscar el famoso pergamino de Thot, empresa que le obsesiona desde que tiene uso de razón porque el que posea el pergamino, tendrá poder sobre los muertos: al leer el encantamiento los muertos pueden resucitar.
Khaemuast en su afán por la historia se dedica a embellecer tumbas, a limpiarlas y después de acabar, volver a sellarlas para que nadie las pueda profanar y saquear. En una de las tumbas, encuentra un manuscrito que lee sin saber lo que está leyendo: el tan ansiado pergamino de Thot.
A su vez aparecen tres forasteros en la vida del príncipe; una mujer, su hermano y su hijo. Khaemuast se enamora perdidamente de la mujer hasta el punto de hacerla su segunda esposa. Todo empieza a complicarse y será al final de la historia cuando se desvelará el secreto de estos tres personajes.

A pesar de estar basada en una época determinada, no os asustéis los no amantes de la novela histórica, ya que es fácil de leer y no es novela histórica en sí. Para mí, personalmente, algo decepcionante porque siempre que leo este tipo de novela me gusta que esté basada en algún hecho específico de la historia (aunque cuento con que la imaginación del autor puede echar a volar en cualquier momento), pero me gusta que casi todo lo que me cuenta sea lo más verídico posible y no es el caso de esta novela, en la que lo únicamente real es el nombre de Ramsés II, ya que ni siquiera el príncipe se llamaba así. Por esta razón, si te gusta la novela histórica no es de las más recomendables, ya que las hay mejores. Como novela para pasar el rato, no está mal aunque es muy predecible desde el principio.

A mí me tiene cogido por dejarme pasear por el antiguo Egipto


     DAVID
                                                               

Veronika decide morir, de Paulo Coelho

11/12/2014 3 Comments

Y llegó la hora de reseñar uno de esos libros que yo considero retos. Un libro de Paulo Coelho, afamado escritor mundialmente reconocido al que muchos admiran. Yo, amigos, no puedo incluirme en ese grupo. Personalmente, creo que en muchos aspectos hemos llegado a sobrestimar el valor de sus palabras cuando otros autores las han expresado igual o incluso mejor, sin embargo a ellos los dejamos en el olvido por no existir postales de fondo negro e imagen monocromática con su firma que podamos compartir en las redes sociales para expresar cómo nos sentimos. Es cierto que tiene libros buenos, sí, pero muchos de ellos a mí me resultan lentos, lecturas poco dinámicas y que tardan en engancharme. Aún así, sigo dándole oportunidades. Y por aquello de seguir probando, me topé con Veronika decide morir

Paulo, aquí has roto mis esquemas. Me has hecho comerme muchas de mis palabras, y tengo que reconocer que al fin he encontrado una historia tuya con dinamismo, que me ha enganchado de principio a fin.

En Veronika decide morir, Paulo Coelho nos narra en tercera persona la historia de Veronika Deklava. La historia de una chica joven a la que, a primera vista, no le falta de nada -es guapa, agradable, dinámica, inteligente, tiene una familia que la quiere y aprecia, no le faltan las citas- y a la que, sin embargo, le sobran los motivos para querer acabar con su vida. Veronika ya no ve un mañana. No es depresión, no está triste, no le ha pasado nada que la empuje a ello, sin embargo, esta joven se ha cansado de vivir. La monotonía, la falta de excitación en su vida, saber que cada día va a ser lo mismo una y otra vez, y creer que ya vivió todo lo que debía, la empujan a pensar que una sobredosis de somníferos será la solución y la mejor manera de terminar con aquello por lo que ya no siente ninguna admiración: su vida. 

Aquel día, desde aquella habitación en el centro de la capital eslovena, y no sin antes planearlo todo hasta el último detalle, Veronika decide acabar con esa vida que ve vacía de pasión y sentido. 

Pasadas una horas, nuestra protagonista de hoy despierta en el centro psiquiátrico de Villete. Un hospital lleno de lo que muchos llaman “locos” y donde aprenderá el verdadero significado de esa misma palabra, pues un loco no es más que alguien diferente, que hace las cosas de modo distinto a los demás, pero dime tú quién marca en este mundo de locura dónde está la normalidad. 

Allí conocerá a Zedka, a Mari, y al chico esquizofrénico que sonreía cuando Veronika tocaba el piano. De la mano de ellos, de enfermeros, y de algún que otro presuntuoso doctor (casi más loco por sus ideas que muchos de los internos), aprenderá que la vida es distinta a lo que ella pensaba. Que la emoción está donde se quiere sentir, que la pasión no se termina nunca si tú no quieres, y que las ganas no deberían sobrar jamás. 

Una experiencia tan agradable como carente de sentido desde el punto de vista de Veronika, pues los doctores le dicen al poco de despertar que los cuatros tarros de somníferos que ingirió en su intento de suicidio hicieron tanto daño a su corazón que éste no podrá soportar la vida por más de cinco o seis días. 

Una historia que augura finales desde la primera página y que no deja de sorprenderte mientras la lees a velocidad de vértigo. Una lectura altamente recomendable, rápida y que te enseña a apreciar las pequeñas cosas de la vida, ésas que, normalmente, en esto que llamamos día a día, pasan desapercibidas. Una historia con la que Coelho ha conseguido que me dejase de principios para empezar por el final. El final de Veronika. El final de una vida que merecía de verdad ser vivida. Exactamente igual que la de cualquiera de nosotros. 

No os olvidéis de vivir, y haced que cuente.


     MEL A. EZQUERRA