La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero

9/29/2013 1 Comment

 "Pero la vida no tiene otro final posible que la muerte; y antes, si tienes mucha suerte, la vejez"


Rosa Montero y Marie Curie, dos mujeres diferentes unidas por la necesidad de escribir para superar el dolor, el miedo y de algún modo el terrible absurdo que supone que él ya no esté aquí porque ha sido arrebatado de la vida.

El breve diario de Marie tras la sorpresiva muerte de Pierre desencadena la pluma de Rosa a caballo entre el retrato intimista y la modernidad de los hashtags entendidos como “pensamientos en construcción".

Rosa Montero periodista y escritora se enfrenta, de la mano de Marie, doble premio Nobel, a la pérdida del amado sin caer en sensiblerías que a ambas hubieran asustado; permitiéndonos disfrutar, desde el feminismo como posición natural, de una biografía diferente que nos muestra algo más de una mujer realmente sorprendente.

Pablo y Pierre forman parte imprescindible de la narración, son la causa del torrente de sentimientos y sensaciones del Diario de Marie y de la obra de Rosa, ambos viven y respiran en sus páginas, que sin embargo no llegan para amparalos. Sencillo en su composición, ameno y profundo al mismo tiempo, afronta la muerte, el amor y el hecho de ser mujer dejando un agradable sabor en la boca, con tan solo unas notas de agua salada, porque la vida merece ser vivida con pasión y de ello tanto Marie como Rosa son grandes ejemplos.

La ridícula idea de no volver a verte. Seix Barral. 240 páginas. PVP 18€, en formato ebook 10,99€

Publicado por Pilar Vaquero   

La felicidad es un té contigo, de Mamen Sánchez

9/27/2013 Comenta

El inspector Alonso Jandalillo, o inspector Machego como prefiere que lo llamen ya que quiere parecerse al Quijote por sus inmortales gestas, es un hombretón de mediana edad al que le encargan un caso de desaparición. El desaparecido es nada menos que Atticus Craftsman, hijo de Marlow Craftsman, aristócrata inglés dueño de una importante revista relacionada con la literatura. Resulta que el señor Craftsman padre, mandó a su hijo a España a cerrar la sucursal de Librarte, ya que había dejado de ser rentable, pero al poco tiempo de estar en Madrid, Atticus desaparece sin dejar ni rastro. 

Por otro lado encontramos a cinco compañeras de trabajo y amigas, que van a ser despedidas sin contemplaciones porque la revista en la que trabajan ya no da dinero. Berta, Soleá, María, Asunción y Gaby son las trabajadoras de Librarte y no están dispuestas a consentir que las despidan sin más. Así pues, estas cinco mujeres son las últimas en ver con vida a Atticus, y niegan saber dónde está ahora. 

Novela que empieza en Madrid y acaba en Granada, que mezcla la aristocracia inglesa con la sangre gitana granadina, con engaños, fraudes, humor y amor. De lectura rápida, con personajes reales como la vida misma a los que les coges cariño por su manera de enfrentarse a la vida y por sus meteduras de pata, con un final bastante esperado a la par que entrañable y que entretiene sin darle muchas vueltas a la cabeza.

Imagen: ferlomu

Publicado por Claudia Pina   

La vida imaginaria, de Mara Torres

9/25/2013 Comenta

Vuelvo a El Buscalibros para escribir sobre la primera novela de la periodista y escritora Mara Torres, a quien podemos ver todas las noches en La 2 Noticias.

La vida imaginaria, finalista Premio Planeta 2012, es una historia contada en veinte capítulos que trata sobre el sentimiento más ancestral: el desamor. Autores de libros y canciones, poetas, cineastas y pintores, han encontrado en la amargura de la pérdida una fuente inagotable de expresión. Cada uno lo vive de manera diferente, lo que permite contarlo de forma irrepetible. Mara Torres, ha querido contar el desamor de la mano de Fortunata Fortuna, aunque cabe sospechar que en las páginas del libro hay mucho de su vida personal.

Comento hoy una novela contemporánea que sitúa a Fortunata Fortuna, conocida como Nata, en una incipiente ruptura con su novio Beto. Como cualquier otra joven de su edad debe aprender a respirar, caminar y levantar el vuelo sin la persona que hasta ahora la ha acompañado en su viaje. ¿Cómo hacerlo? No existe la fórmula. El paso de los días marcará su nuevo camino

Sin embargo, la tarea es tan complicada que Nata se aferra a lo que fue y nunca más será, construyendo una vida imaginaria que le proporcione una esperanza y atenúe su dolor. En esa etapa de duelo, la joven sigue manteniendo conversaciones ficticias con el que fuera su novio, le visita en su casa, le pide perdón, se autoinculpa del fracaso mientras espera desorientada su vuelta. La poderosa mente de Nata se resiste a poner punto final a esa antigua vida, perpetuando la agonía: “A nadie le interesas ya, Beto. Ni tú, ni nosotros. Pero a mí, sí. No vayas a pensar que porque me haya escrito un mail uno del trabajo voy a olvidarme de lo que te he prometido. Ni de coña. Pero ni de coña”.

Junto a ella, como no podía ser de otra forma, Rita y Carlota. Aquellas amigas que te curan, te escuchan, te arrancan sonrisas, te ven romperte la piel a tiras, te lamen las heridas y recogen lo que queda de ti cuando tu novio, en este caso Beto, sale de la vida de Fortunata. Con ellas, la protagonista de esta historia comenzará a reescribir su existencia de forma individual, lo que permitirá al lector conocer los miedos y los problemas de una trentañera que trabaja en una agencia de publicidad en el momento en que la crisis azota con especial crudeza al sector de la comunicación. 

La vida imaginaria es una novela que profundiza en las etapas que vive el ser humano ante una ruptura sentimental. La negación, la esperanza, la pena... la confirmación de la ruptura, el duelo, el resurgir, el volver a empezar, la cobardía que precede a una nueva ilusión. Además, aborda la obsesión de la juventud, educada en la creencia del amor eterno e inagotable, por encontrar la fórmula magistral que garantice la felicidad en pareja. 

No es un libro para quien espere una escritura descomunal, labrada a punta de cincel. Sus páginas están salpicadas de un lenguaje joven y coloquial propio de la juventud contemporánea. En efecto puede parecerte una historia corriente, como de hecho muchos lectores han apuntado, pero contada con ternura y ritmo, de una forma tan íntima que te hará revivir tu propia historia de desamor, esa que todos llevamos dentro.

Publicado por Aroa Parras

Chamán, de Noah Gordon

9/19/2013 Comenta

Hace tiempo os hablaba de El Médico libro de Noah Gordon, era la primera parte de una trilogía y hoy os quiero hablar de la segunda parte; Chamán.

De la mano de Rob Cole nos iremos al oeste norteamericano aún por colonizar, tiene que emigrar de su tierra natal por razones políticas.
Una vez instalado en el salvaje oeste Rob se casa y tiene un hijo que será el verdadero protagonista del libro. El muchacho recibe el mismo nombre que el padre que muere dejando a Chamán, apodo del chaval, todo el peso de la novela.

El chico está sordo pero eso no es impedimento para seguir la tradición familiar y terminar siendo médico a la vez que hereda el "don" familiar.

Conoceremos el devastador racismo que había en la época y la crueldad de los colonos hacia los indios, verdaderos habitantes de la zona, que como en toda conquista son masacrados hasta la saciedad por el egoísmo y el afán de conquista del ser humano.

Novela publicada hace ya bastante tiempo, decir que aunque forma parte de una trilogía el autor nos deja leer los libros por separado, es decir, que puedes leer ésta sin haber leído la primera, son libros independientes aunque yo recomiendo leerlos en orden para saber de dónde viene esta familia y entender el don que tienen y que les hace casi por obligación ser médicos.

Libro entretenido,de fácil lectura, ameno y por mi parte recomendable.


Publicado por David    

¡Llama a la comadrona!, de Jennifer Worth

9/18/2013 Comenta
¡Llama a la comadrona! de Jennifer Worth es el libro en el que se basa la serie de la BBC del mismo nombre. He de reconocer que cuando conocí la existencia de la serie, y después del libro, no me sentí atraída por su temática. Pensé, erróneamente, que destilaría cursilería y ñoñería a raudales. Gran error por mi parte enjuiciar así el libro de Jennifer Worth, ya que está cargado de emotividad y humanidad sin caer en la sensiblería.

¡Llama a la comadrona! cuenta la historia real de la propia autora, quien en los años 50, se traslada al Convento de San Ramón Nonato en el barrio East End de Londres para completar su formación como enfermera y especializarse en la profesión de comadrona. Worth, además de contarnos sus experiencias como comadrona, hace una gráfica descripción de los barrios marginales del Londres de posguerra y de las condiciones insalubres de sus habitantes. No es este libro una compilación de relatos sobre partos, sino que nos cuenta historias que unas veces nos dibujarán una sonrisa en el rostro, y otras harán que se nos escape alguna lagrimilla. Una de esas historias es la de Conchita y Len Warren, y sus ¡25 hijos! (sí, habéis leído bien), una pareja formada por una española y un inglés, que se entienden a la perfección a pesar de que Conchita no sabe inglés y Len no habla español, y es gracias al cariño que se tienen y al bilingüismo de sus hijos que hacen de intérpretes de sus padres.

Lectura muy recomendable que deja un buen sabor de boca y que yo aconsejaría leer especialmente a todo aquel que esté relacionado o interesado en el mundo de la medicina, y en particular en la profesión de comadrona o comadrón, porque los tiempos han cambiado gracias a gente como las monjas de San Ramón Nonato y los hombres pueden dedicarse a esta bella profesión.

Doppelgänger o el gemelo malvado

9/16/2013 2 Comments
Hoy no traigo una reseña, sino un término relacionado de la misma manera con la literatura, el cine, la televisión e incluso la pintura, y es el término del "gemelo maldito" o su vocablo alemán, Doppelgänger. Su nombre nos indica Doppel (doble) y Gänger (andador), para que nos entendamos, un doble nuestro que coexiste en nuestra época y camina paralelamente a nosotros. Este término fue acuñado por primera vez en la novela Siebenkas del poeta y filósofo Jean Paul Richter. Las teorías que explican el término Doppelgänger son infinitas, aunque normalmente convergen en un doble de aspecto exacto o muy similar al nuestro pero de moral invertida, que lo puede llegar a hacer maligno. A partir de aquí, las teorías sobre la clonación, universos paralelos o incluso viajes en el tiempo refuerzan la existencia de estos gemelos malvados. Robert Louis Stevenson lo hace a través de un brebaje en el Dr Jekill y Mr Hyde, e incluso hay quien ve uno de estos gemelos en Frankestein de Mary Shelley. Hasta Wally de ¿Donde está Wally? Tiene un "alter-ego" gemelo a el que viste de amarillo y negro.

Veamos como el término no nos resulta tan extraño. En literatura lo hemos oído incluso con este mismo término de Doppelgänger de mano de Julio Cortázar en Rayuela, o en el Hombre Duplicado de Saramago, donde el protagonista descubre a su doble a la edad de 38 años. Y no podemos olvidarnos de uno de los desdoblamientos más malvados que nos ha dado la historia de la literatura, y que fue Jack Torrance de El Resplandor, novela magistral de Stephen King.¿Y qué me decís de Cisne Negro? Como podéis ver, la lista es interminable...

Si nos adentramos ya en otros aspectos del término podemos incluso ¡alucinar! con la historia de Edward Mordrake, quien no teniendo bastante con padecer de un doppelgänger, el suyo vivía aposentado en su propia nuca, nadie lo escuchaba excepto él mismo. Edward acabó con su vida a los 23 años e incluso dejó escrito que antes de enterrarlo le extirparan esta segunda cara para poder "descansar en paz".

 Sin duda, si un Doppelgänger marcó un antes y un después en mi vida, fue en el año 1991, la primera vez que vi Twin Peaks. Quien haya tenido la suerte de haberla visto sabe de lo que hablo, y si no la habéis visto, ¿a qué estáis esperando?. Bob (y aquí no desvelo nada que no se sepa desde un principio) es uno de los dobles que más pesadillas ha causado durante los 90. Y debe ser que me gustan los dobles, oigan, porque este término me ha perseguido en cuanto he leído, en cuánto he visto en televisión o en cine. No es de extrañar que me enamorara de los universos paralelos de Fringe, del "Doppelgänger" de Walter y de Olivia. 


Otras teorías, ya las más conspiratorias, nos aseguran que cada uno de nosotros tenemos 7 alter-egos repartidos por el mundo y que viven nuestra misma época, quizá en un lugar recóndito del mundo, quizá a la vuelta de la esquina. Yo no me molestaré en "buscarme" no sea que no me guste lo que encuentro... Y vosotros, ¿Tenéis un doppelgänger favorito?

Edito unas horas después para corroboraros que los Doppelgängers me persiguen. Poco más de una hora después de escribir esta reseña empiezo el relato "El espejo" del libro de 24 relatos de mi querídisimo Haruki Murakami "Sauce ciego, mujer dormida". Quien quiera leer como describe Murakami con su maestría habitual un Doppelgänger a través de un espejo, que lo lea, y ya de paso, que se acabe el libro, y después que vaya con los otros de Murakami, que no defraudan.

Publicado por Cristina Serrano

18 Billetes a la Realidad, de Eduardo Rubio Aliaga

9/13/2013 Comenta
Pasaban 5 minutos de la hora fijada  cuando Eduardo Rubio Aliaga apareció por la esquina del bar en que habíamos quedado. Bajo el brazo llevaba el motivo de nuestro encuentro: su primer libro, 18 Billetes a la Realidad.

A Eduardo lo conocí con la misma sonrisa de aquel día, entre tímida y segura, una mezcla de sensaciones parecida a la que se tiene al leer su libro. Le conocí hace casi 3 años cuando soportaba mis tediosas clases de Historia del Arte en el instituto, y aún así seguimos manteniendo cierto contacto a través de Facebook.

Precisamente fue a través de Facebook como me enteré que había escrito un libro. Sentía cierta curiosidad en leer su libro, en ver como se las había arreglado para escribirlo y como es que además lo vende en Amazon. Todas estas dudas fueron satisfechas durante nuestra charla hace apenas un mes.



"- Se trata de una colección de relatos" - asegura Eduardo."- Son relatos cargados de realidad, con mucha descripción de los ambientes. Hay realismo dramático, romántico, mágico... El título se debe a que son 18 relatos con la intención de ser muy realistas".

Y lleva razón en la definición de su libro. Esa colección de relatos conjuga una variedad de ambientes, personajes y situaciones que hace al lector tener un gran abanico de posibilidades en la lectura. No abusa del lenguaje sobre cargado. Tampoco se hacen aburridas sus descripciones y en efecto están cargadas de gran sentido del realismo como queda bien reflejado en uno de los relatos que más me ha gustado "Entre pitos y flautas".
Es precisamente un relato de sexo explícito, pero creo que es donde más cómodo he visto a nuestro joven autor. Parece como que las palabras van entrelazadas unas con otras sin ninguna brusquedad, a pesar de que la carga erótica es descomunal, no se pierde el hilo (si la mente, imaginándote la escena) de una orgía de gran intensidad.

"- Es totalmente autoproducida. Lo he hecho todo a través de Internet y buscándome la vida". Creo que esta es la faceta más significativa de esto. Ha sido él quien lo ha diseñado, maquetado, registrado y producido. A cambio Amazon, la empresa encargada de su impresión, le ha facilitado un enlace para venderlo en su portal de Internet, bien en formato tradicional, bien en formato electrónico.

18 Billetes a la realidad es ópera prima y eso se nota. Tiene unas dotes innegables para la escritura, pero también se aprecian en su escritura matices, detalles, flecos... que desaparecerán con los libros que Eduardo escriba. Y creo que no tardará mucho, pues él me comunicó que tiene en ciernes otro proyecto, demostrando su gran capacidad creativa, su juventud y sus ganas de trabajar.

No lo pensé mucho. Mientras quedaba con él le propuse ser un Buscalibros más, a lo que accedió rápidamente. Creo que su incorporación puede aportar un matiz diferente, además de añadir todavía más frescura a nuestro querido blog, refugio del buen lector.

Animaos a descargar o comprar su libro, estoy seguro de que os gustará y podréis comprobar el gusto por la escritura de nuestro nuevo colaborador.

Publicado por Carlos Masó

Manfred, de Lord Byron

9/09/2013 Comenta

Lord Byron y Mary Shelley coincidieron en Ginebra durante el verano de 1816. Fue un tiempo fructífero para ambos: Lord Byron, con veintiocho años, comenzaría la redacción de Manfred, un poema dramático «especulativo», mientras que Mary Shelley iniciaría la escritura de un pequeño cuento, fruto de una pesadilla, y que sería más tarde su famosa novela Frankenstein.

1816 fue además un año singular: el año sin verano. A raíz de la erupción del volcán Tambora (Indonesia), una nube de ceniza llenó el cielo de Europa de rojizos y alteró la meteorología: hubo fuertes lluvias, los ríos se desbordaron, las cosechas se perdieron, y el continente sufrió hambre y saqueos en la lucha por la supervivencia.

Después de cenar, y debido a las inesperadas lluvias de agosto, Lord Byron y Mary Shelley se distraían con su familia y amigos deambulando por los salones de la villa Diodati, una mansión ubicada cerca del lago de Ginebra. En el exterior el mundo era un conjunto desordenado de tormentas, y en la comodidad burguesa de sus habitaciones se narraban oralmente historias de fantasmas. 

Lord Byron crea Manfred en ese verano extraño, en un lugar, Suiza, y un momento, que son puro romanticismo, exaltación del sentimiento, desequilibrio, pero también ambición del conocimiento, ansia que no está exenta de peligro. La escritura es el espejo de los últimos avances científicos de París y sobre todo Londres, del trabajo de grandes investigadores de  la época victoriana como Sir Joseph Banks. Pero también la escritura se contagia de ellos y aspira a ser el fruto de un método científico: el escritor parte de la observación rigurosa de los hechos, una observación al natural cuando el tiempo permite salir de la casa y caminar por las montañas eternas suizas, después la corroboración empírica de lo que uno ve o siente, pero al final la pluma y el tintero (¡menos mal!) traicionan la exactitud científica, y llevan el goce del lector hacia alturas poéticas como las de Manfred, donde ese rigor en la investigación y el detalle se cruzan con la locura más absoluta.

Manfred es un héroe introspectivo, insondable (y como diría Borges, cualquier hombre lo es), dominado por la melancolía y la culpa. Un «half dust, half deity», cuya lucha es la de un cuerpo mortal contra una mente que aspira a ser tiempo fuera del tiempo, y así no sucumbir a la locura. Un hombre marcado por la culpa, y que no puede sino ser el trasunto del propio autor, que debió huir de Londres a Suiza tras el escándalo social creado por la relación mantenida con su hermanastra.

El poema de Lord Byron es la pieza simbólica del mundo donde se escribió: un lugar que parece estar siendo descubierto, donde la naturaleza es siempre un personaje, a veces peligroso, un mundo donde las emociones se adivinan en los progresos científicos del momento, y así que las metáforas utilizan conceptos cosmológicos recién descubiertos. Manfred es un poema que no impresiona por bello, sino por la pureza de su concepto, por su ajuste, como un complejo engranaje, al mundo en que está escrito, a los motores del mismo, a la necesidad del saber, al conflicto entre mente y corazón, a la búsqueda en vano de los propios sueños, al roce constante de la muerte.

Se suele decir que el nivel de una obra literaria lo marca el número de veces que ha sido mencionado, si no copiado, o servido de fuente de inspiración, a generaciones futuras. La singularidad de Manfred es que ha dejado una huella más musical que literaria. Inspirados en la tragedia del personaje, Robert Schuman compuso un poema dramático musicado, y Tchaikovsky su Manfred Symphony, una obra monumental, infinita, y que acaba con el sonido estremecedor de un órgano: quedan apenas unos minutos para que acabe la obra y sobresalta ese nuevo instrumento. El organista ha estado sentado de espaldas a la orquesta durante una hora, en silencio, esperando a que llegue su compás y pueda expresar todo el lamento acumulado. Esa espera solitaria, ese sonido último que parece una llamada imposible a la supervivencia, no pueden ser mejor evocación sonora de la obra de Lord Byron.

Manfred es un poema que puede encontrarse en cualquier antología del escritor británico. En Amazon las obras completas de Lord Byron pueden descargarse gratuitamente; su correspondencia es también muy recomendable. El cuarto movimiento de la sinfonía Manfred de Tchaikovsky puede escucharse en este enlace, bajo la dirección de Riccardo Muti: http://www.youtube.com/watch?v=NTtZ6Fw9JyQ. Para quien quiera llegar al momento del órgano, que adelante el cursor hasta el minuto quince. Al poco rato aparecerá.

Diario de un ama de casa desquiciada, de Sue Kaufman

Inma 9/06/2013 Comenta
Lees el título y piensas...otro libro de una mamá quejándose de su ajetreada vida y sus revoltosos hijos. Pues no.
Este libro cae  en mis manos mientras me paseo por las estanterías de la biblioteca, buscando una lectura ligera para llevarme a la playa. No conozco este título, no conozco a Sue Kaufman, y por supuesto, no sé que de este libro se hizo una película. Pero de alguna manera, tal vez las prisas por no dejar a mis hijos solos demasiado tiempo en la sección de libros infantiles, me lo llevo nada más leer el título. Y me equivoco rotundamente. Este libro no se vino conmigo a las vacaciones. Porque fue abrirlo y no querer cerrarlo. Me lo ventilé en dos días.

Diario de un ama de casa desquiciada, de Sue Kaufman


Diario de un ama de casa desquiciada es el diario de Tina Balser. Tina es un ama de casa americana de finales de los años 60. Es guapa, tiene clase, tiene una carrera, su marido gana pasta. Pero ella no es feliz. Atrapada en una aburrida y dependiente vida que le diseñaron su psicoterapeuta, su padre y su marido, no es ella misma. Sus sueños de ser pintora se han esfumado. El snob de su marido la lleva a fiestas de gente estirada, la recuerda lo mal que hace sus tareas de ama de casa a diario y sus hijas no muestran mucho más respeto por ella.

Por eso Tina compra unos cuadernos donde desahogarse y contar sus desaventuras...de una forma natural, personal, cercana y sobre todo hilarante. Directamente, Tina te atrapa y consigue que como lector la comprendas y te pongas en su piel, y por supuesto, de su parte.

Además de que el tema del ama de casa desquiciada me atrae de forma natural, me encanta la capacidad de esta autora de escribir sobre las propias desaventuras con ese sentido del humor no cargante tan difícil de conseguir. Por otro lado, esta lectura te transporta al Nueva York de los 60, sus fiestas, sus gentes, sus decorados, sus pretensiones...

Recomendable al 100%. Este libro está considerado como una novela representativa de la nueva conciencia femenina de mediados del siglo XX en Estados Unidos. Es algo más que una ama de casa quejándose. Es la lucha de una mujer por salir sola de la angustia sin ninguna ayuda.

La delicadeza, de David Foenkinos

9/04/2013 Comenta
En una historia de amor, el alcohol acompaña dos momentos opuestos: cuando se descubre al otro y hay que narrarse uno mismo, y cuando ya no hay nada que decirse.
La delicadeza es como uno de esos perfumes suaves y livianos de olor exquisito que se venden en pequeños frascos. Es como una ligera falda de algodón agitada por el viento. Es también la fuerza del choque de las olas junto a las rocas. Es, en definitiva, una de esas cosas bonitas que engrandecen el alma. Un regalo. Una carta de amor a la literatura y a la vida.

La grandeza de esta obra está en su sencillez, así como lo importante de la vida está en los pequeños detalles. Se trata de una historia simple y desgarradora, contada con sinceridad y optimismo.

El libro comienza contándonos la bella historia de amor de Nathalie y François. Juntos forman una pareja perfecta, se complementan, se entienden y se aman de una manera idílica. Sin embargo, un día esta felicidad se verá truncada por la repentina muerte de François. A partir de este momento, Nathalie se sume en un profundo dolor del que tendrá que ir recomponiéndose poco a poco, recuperando las ganas de volver a vivir. Serán decisivos en su vida dos chicos completamente diferentes, que le harán volver a replantearse su derecho a vivir y a amar de nuevo.

La novela cuenta con 117 breves capítulos, lo que facilita una lectura muy ágil. Una de las cosas más originales y que más me cautivó del libro es que no todos los capítulos hacen avanzar la trama, sino que hay algunos que son simplemente una frase, un trozo de canción o un detalle de algo que ha tenido lugar. Esto le confiere más belleza si cabe a esta obra de la que son preciosas hasta las notas al pie.

Foenkinos se adentra en el terreno del dolor y de la esperanza sin buscar la lágrima fácil o el morbo y sin caer en la cursilería de las novelas rosas sin fondo. Consigue adentrarse en los sentimientos de sus personajes y del lector con una facilidad y una sencillez extrema, dibujando unos personajes de los que no se olvidan jamás. Una lectura imprescindible.
La suya era una belleza como para poner puntos suspensivos por todas partes...